¿CON GANAS DE RICOS SANGUCHITOS PERUANOS? ANDA A ZAMBO

Y fui a probar los tentadores sanguchitos de Zambo, la nueva apuesta peruana del Barrio Bellavista que se instaló hace solo algunos meses en la esquina de Dardignac con Mallinkrodt. Una cuadra con bastantes opciones en cuanto a comer y beber se refiere.

En su carta desfilan varias opciones de sánguches divididos en tres categorías: Los Criollos, Los Cachái (chilenos, obviamente) y Los Gringos, además de ensaladas, picoteos, empanadas y postres. ¿Para beber? Tienen una amplia opción de cervezas de varias partes del mundo, más de 40, incluyendo las sin alcohol y su propio shop.

Y para comenzar, nada más rico que compartir junto a mi comensal un Yucambo que son básicamente bastones crujientes de yuca frita con dos salsas a elección; salsa de rocoto, algo picante, y la salsa de ají brasero, harto más suave.  Yo me declaro una amante de la yuca. Y esta estaba rica, sequita, en grandes cortes y con su carnecita que se sentía suave en paladar, con una crocancia ideal. De esos picoteos que no puedes parar de comer, que «atróh».

Junto a las yuquitas probamos Las Alitas, sugeridas por Ignacio Castillo, uno de los socios de Zambo, y que nunca fallan. Y digo nunca porque tienen una fórmula súper probada: se sirven con una salsa bbq agridulce y algo picantita que no hace otra cosa más, aparte de darles un sabor exquisito, que dejarte chupándote los dedos. Y ese ritual nos gusta. Las Alitas también vienen con salsas que a mi parecer sobran porque por si solas ya están bastante ricas.

–> Póngale el shop Zambo al ladito.

Y entramos en terreno firme. Los sanguchitos. Y vale la pena decir que todos los panes son sellados en mantequilla y se pueden pedir montados, vale decir, con un huevito frito incluido.

Dicho esto, les cuento que nos fuimos por dos magníficos sánguches. Primero, el Mister Luco, una delicia de churrasco de Wagyu con queso chanco, cebolla caramelizada y un toque de mayonesa en pan de molde. Y lo pedí montado. La presentación súper bonita y original como brochetas. El huevo ayuda a emulsionarlo y darle más sabor, más aún. Ñam, ñam.

Y teníamos que probar un criollo. Y elegimos el Chicharrón hecho de costillar de cerdo con camote al hilo, lechuga, mayonesa y chalaquita en pan ciabatta. También montado. La chalaquita actúa de gran manera aportando acidez y frescura a este sanguchito. Una alternativa bastante sabrosa dentro de las preparaciones peruanas como tal. Y existen tres opciones más que no se las contaré para que vayan a conocerlas ustedes mismos.

Ignacio Castillo es uno de los socios y el otro es Yonatan Malis, el mismo dueño de Tambo y Panko. Y lo cierto es que Zambo tiene una difícil tarea para conquistar a sus comensales en una calle, un sector y un barrio tan lleno de ofertas culinarias como lo es Bellavista. Lo bueno, es que tienen el producto, rico y atractivo, además de poseer una inmejorable vista hacia el cerro San Cristóbal.

Todo eso ¿alguien más lo tiene? ¡Buena suerte chicos!

¿Dónde?  Dardignac 0195, Providencia.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *