LA ELEGANCIA Y LA EXCELENTE GASTRONOMÍA DE AUTOR SE REÚNEN EN CASA ESMERALDA

Cuando un restaurante te recibe en una casona patrimonial con una deliciosa cocina de autor, un ambiente lujurioso y especial, luces tenues, atmósfera cálida y excelente atención, quieres que la velada no se termine nunca. Y esa fue exactamente la sensación que me dio Casa Esmeralda cuando entré.

IMG_5626

Tuve la fortuna de probar, de la mano del joven chef Manuel Balmaceda, un increíble menú de siete tiempos que forma parte de su oferta gastronómica. Los otros menús son de tres y cinco tiempos. Todos los platos, presentados de manera minuciosa y bella, son maridados con diferentes vinos de autor.

Dentro del comienzo me llamó bastante la atención una panera de pan integral de masa madre con higos y mantequilla saborizada con hierbas. Un tentempié bastante rico para comenzar a enamorarme de la cocina del lugar. El paladar vinero se abrió con un Extra Brut del Valle de Casablanca.

Ya iniciando, llegó a mí una rica Crema de zapallo, almeja, coco y cedrón con un cubo de zapallo confitado en jengibre. Una delicadeza de plato con mucho sabor. Perfecto para engancharte desde que comienzas a vivir esta experiencia.

IMG_5642

Continuamos con un Pulpo Asado con aceite de longaniza y puré de manzana. Un plato fresco. Acto seguido vino uno de mis favoritos; Suelo de otoño, una propuesta vegetariana con tortellinis, hongos, yema de corral confitada en aceite de jengibre y vegetales glaseados. Bello, colorido, enjundioso y muy rico.

IMG_5662

Un País Tres Vacas del Valle de Marga Marga fue el encargado de acompañar una Panceta suflada sobre demi-glace de manzana, semilla de mostaza y timbal de mote. Un acierto más del chef. Presentación impecable, sabores únicos. ¿Qué más podría venir para deleitarme?

IMG_5669

Y sí, había más. Y aquí quiero detenerme en un punto y defender la tendencia de los “menús de tiempos” a la hora de salir a comer. La gente cree que no quedará conforme con las porciones, que no saciará su hambre, pero creo que están muy equivocados. Yo iba en el cuarto tiempo recién y estaba esforzándome por seguir. No quería dejar pasar nada de la cocina de Casa Esmeralda. ¡Todo esfuerzo vale la pena! dicen.

Y claro que lo valió. Lo último en platos principales y calientes fue un Asado de Tira con espuma en base a puré de berenjenas. Una cocción lenta al vacío por 48 horas que dejó a la carne hacer lo suyo; casi deshacerse en boca. Su vino fue un Karma Carmenère del 2016.

IMG_5678

Lamentablemente todo tenía que llegar a su fin. Pero son varios los que esperan con ansias este momento. Llegaron los postres. Dos muestras del talento del chef Manuel Balmaceda. Dos sellos dulces perfectos y necesarios para terminar de ser feliz en Casa Esmeralda. Uno de ellos fue un Marquise de chocolate semi amargo con macarrón de ciprés y helado de lavanda sobre crumble de avellanas. El maridaje: el premiado y reconocido pisco Waqar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunas cosas que deben saber: Tienen estacionamiento gratuito para sus clientes. Sus horarios de atención son de Martes a Sábado desde las 19:00 hrs. y los valores van desde los $28.750 por un menú de tres tiempos que los valen infinitamente.

¿Dónde? Esmeralda 716, Santiago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *