BARANDIARÁN, UN CLÁSICO PERUANO EN RENOVACIÓN DE SUS PLATOS

Cuando me preguntan por algún buen restaurante de comida peruana hay una marca que sin duda ha dejado registro en nuestros archivos gastronómicos; el Barandiarán, del carismático chef peruano Marco Barandiarán.

De estilo colonial, colorido, ornamentado y de techos altos, su local ubicado hace muchísimos años en calle Manuel Montt recibe en la actualidad a sus comensales con una carta renovada en la que se sumaron algunos cócteles y platos para seguir encantando paladares.

Dentro de la coctelería de autor, engalanan la actual propuesta el Negro Sano y el Naylamp, en honor a uno de los hijos de Marco. El primero es un trago con presencia, de respetable alcohol, frappé y muy aromático con Tabernero Italia, pepino, albahaca, jugo de limón y agua tónica. El segundo con Tabernero Quebranta, curazao azul, pulpa de piña, jugo de naranja y zumo de limón, lleno de colores, frescura y dulzor, quizás bastante, pero perfecto para mi.

Y con una suave reineta (pesca del día) como protagonista se presentó el Ceviche Carretillero, parte de los nuevos platos, que cumple perfectamente con lo que se espera de un ceviche aunque quizás un poco más seco. Un hermoso juego de colores en plato, texturas, temperaturas y justa acidez. Un calamar crocante que sin duda le da ese toque especial. Ojo, que se puede pedir picante, pedir realmente peruano.

En total son 16 los nuevos platos entre entrantes y fondos. Como Al Pesto con Sábana, por ejemplo, que es bastante generoso en queso parmesano pero se siente bien, aunque hay que descubrir bajo él el verdadero sabor del pesto, que es delicioso. Una pasta al dente, bastante colorida por supuesto y rica, acompañada de una sabrosa escalopa, jugosita y crocante. ¡Pídalo!

Y con un Risotto con Filete al Vino, cerramos la velada en Barandiarán, conociendo parte de lo nuevo. Este plato, muy aromático por el romero que adorna la carne, es jugoso, de cucharear sintiendo el toque del vino. Viene con una salsa de crema de ají amarillo y queso y se puede escoger el punto de cocción del filete que se siente muy amable en boca. Un buen, muy buen plato.

El chef Javier Barandiarán está a cargo de la cocina en la casa matriz de Providencia y espera a sus comensales con todo el cariño que puede entregar a través de su gastronomía y de la sazón peruana que siempre nos termina conquistando.

¿Dónde? Manuel Montt 315, Providencia.