UNA TENDENCIA QUE SIGUE EN ALZA

Perfecto para acompañar cualquier momento del día, el rosé dejó de ser una categoría dormida y cada vez son más sus seguidores. Según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), la producción y el consumo de vinos rosados ha registrado un incremento del 20% en la última década. ¿Las razones? Es una refrescante alternativa al vino tinto, va bien con todo tipo de platos (desde el aperitivo hasta el postre, desde un sencillo sándwich hasta un plato ultra gourmet) y es más liviano que otras cepas.

Sin embargo, el consumo de rosé nos viene acompañando desde hace varios siglos atrás. Se dice que los griegos tomaban esta cepa a través de una práctica mitológica en el que diluían vino tinto con agua. A nivel local, es un hecho que el rosado se ha instalado entre los chilenos y, contrario al mito machista que dice que es un vino creado para el mercado femenino, su color no tiene nada que ver con ser un producto exclusivo para ellas. Incluso, el rosé tiene un cuerpo superior a muchos vinos blancos.

Si bien muchos consumidores lo toman preferentemente en el verano, los entendidos dicen que es ideal para cualquier época del año, siempre cuidando de servirlo a unos 6 y 8 grados. De hecho, el día oficial del vino rosé en Chile es en otoño, el 11 de junio.

El rosé de viña Maquis

Viña Maquis, una de las bodegas más antiguas del Valle de Colchagua y ubicada en el corazón del Valle de Colchagua, donde el río Tinguiririca se encuentra con el estero Chimbarongo, elabora un rosé que es considerado uno de “los mejores del mundo”. Este 2019 Maquis Rosé fue reconocido con 91 puntos por Descorchados y 90 puntos por Tim Atkin. Creado a partir de un 85% de malbec y un 15% de cabernet franc, las uvas utilizadas para su preparación -así como para el resto de los vinos de Maquis- provienen 100% de viñedos propios. ”De color rosa muy pálido y elegante. En nariz es un rosé muy expresivo con notas de frutas tropicales como mango y frutillas frescas en un delicado fondo floral” afirma Rodrigo Romero, enólogo de viña Maquis.

La cosecha 2019 de Maquis Rosé contiene 12,5 % alcohol, su selección de racimos y uvas fue efectuada de forma 100% manual, se realizó despalillado y prensado de la uva, drenaje y clarificación del jugo luego de una corta maceración y las temperaturas de fermentación fueron entre 13ºC y 16 ºC.  “Desde el sector más fresco de los viñedos de Maquis, junto al estero Chimbarongo, este es un Rosé  – blend de Malbec (85%)  y Cabernet Franc ( 15%), que desde el viñedo se piensa como rosado, protegiendo las uvas del sol y cosechando tempranamente para obtener este delicioso rosado, fresco y brillante en frutas rojas. La acidez es vibrante, como para una ensalada de atún”, Patricio Tapia, Guía Descorchados.

Maridajes con Maquis Rosé

Ostiones gratinados con un puré de habas y tocino

Mar y tierra. Una combinación perfecta para un rosé profundo, expresivo, seco y con delicadas notas

salinas. Una receta que captura en toda su dimensión los sabores chilenos.

Tarta mediterránea con tomates asados y queso parmesano

Los tomates y los vinos rosados se aman con locura. Mientras la tarta seduce con sus notas mantecosas y sabores umami, el vino refresca el paladar y nos hace agua la boca.

Dim sum fritos con carne de cerdo y salsa agridulce

Estos milenarios ravioles chinos hoy conquistan los paladares occidentales. Son deliciosos. Acompañados con salsa de soya y miel, y una copa de Maquis Reserva Rosé, representan un paraíso en la boca.

UNA CEPA QUE HAY QUE PROBAR

Cabernet Franc, el “papá” de la cepa Cabernet Sauvignon, es hoy una de las variedades más emblemáticas de Viña Maquis. Ubicada en el Valle de Colchagua esta bodega familiar tiene más de 100 años de historia y ha sido premiada en innumerables ocasiones por la calidad indiscutida de sus vinos.

Uno de ellos es el Maquis Gran Reserva Cabernet Franc, que destaca por la elegante configuración de sus taninos en conjunto con una equilibrada acidez natural, además de intensos aromas y gran frescura.

Elaborado a partir de un 92% de Cabernet Franc, 5% de Carménère y  3% de Petit Verdot, las uvas utilizadas para su preparación -así como para el resto de los vinos de Maquis- provienen 100% de viñedos propios.

Destaca que gran parte de su proceso de vinificación es artesanal y manual, con el objetivo de que la uva sea intervenida lo menos posible y pueda mostrar todo su potencial a través del cuidado y profesionalismo que sólo el equipo de Viña Maquis puede entregar.

“Creemos que nuestro Cabernet Franc es la variedad que mejor expresa la esencia del terroir de Maquis y representa el espíritu y visión que tenemos como equipo de la viticultura y enología”, explica Ricardo Rivadeneira, gerente general y enólogo de Viña Maquis.

Premiado en innumerables ocasiones por los principales críticos y medios especializados, Maquis Gran Reserva Cabernet Franc es un vino muy versátil, ideal para el otoño y perfecto para acompañar pastas, carnes a la brasas y platos con pato o cordero. A la venta en El Mundo del Vino y supermercados.