VIÑA MAQUIS, EL SECRETO MEJOR GUARDADO DE COLCHAGUA.

Un completo programa de enoturismo pensado para aquellos que buscan sorprenderse con exclusivos paisajes y vinos es la última novedad de Viña Maquis. Degustaciones, tours por los viñedos, almuerzos en el bosque de paltos y un recorrido por los diferentes rincones llenos de historia es parte de las actividades que se pueden realizar.

Es una de las bodegas más antiguas de la zona y está asociada a la producción de vinos desde el siglo XVIII. Viña Maquis está ubicada en el corazón del Valle de Colchagua, en la zona de Palmilla, donde el río Tinguiririca se encuentra con el estero Chimbarongo. Son 140 hectáreas de suelos aluviales, un terroir excepcional para la producción de cepas nobles, entre las que se destacan el Cabernet Franc, Carménère y Cabernet Sauvignon.

Visitar Viña Maquis es descubrir y disfrutar de un entorno natural único, rodeado de dos ríos, un precioso bosque de paltos y un jardín diseñado por el paisajista belga Frank Adriaenssens.

En junio 2019 Viña Maquis abrió sus puertas al enoturismo, dando a conocer su historia y filosofía a través de un paseo por los viñedos, corredores biológicos y bodega.

Actualmente se ofrecen tres tours, dos de ellos incluyen el recorrido por la viña y degustación de sus vinos Ultra Premium e Iconos respectivamente. Mientras que el tercero, el tour Jardines de Maquis, ofrece un paseo por la viña y sus jardines, además de una degustación de los mejores vinos y un almuerzo campestre bajo la tranquilidad de un bosque de paltos.

Las degustaciones son guiadas por un equipo experto que describe cada vino de manera atractiva y muy didáctica, especialmente pensando en los que se inician en el mundo del vino pero, a su vez, con todo el contenido para los más conocedores, explicando la relación que existe entre cada cepa y su lugar de origen.

Viña Maquis ofrece una experiencia de lujo que combina sorprendentes paisajes, un terroir único y vinos de la más alta categoría.

 Para reservas, ingresar a www.turismo.maquis.cl, escribir a turismo@maquis.cl o llamar al +56 9 6568 8804. Fundo Los Maquis s/n, Palmilla, Cochagua.

 

CASA VALLE VIÑAMAR RECIBE EL PREMIO INTERNATIONAL BEST OF WINE TOURISM 2020 EN LA CATEGORÍA PRÁCTICAS SUSTENTABLES EN EL TURISMO DEL VINO

En el marco de la Annual General Meeting organizada por la Red Great Wine Capitals, Casa Valle Viñamar recibe reconocimiento en la categoría Sustentainable Wine Tourism Experiences en los Premios International 2020 Best Of Wine Tourism.

Los Premios Best Of Wine Tourism de Great Wine Capitals celebran la innovación y la excelencia en el enoturismo en las diez regiones vitivinícolas más importantes del mundo. Esta instancia ofrece una oportunidad para que las bodegas, restaurantes y espacios enoturísticos obtengan reconocimiento por su compromiso, excelencia y así sembrar precedentes para que cada día el mundo del turismo del vino continúe brindando experiencias de alto nivel.

Se realizó la ceremonia, durante la Cena de Gala en Bourdeaux, Francia y el premio fue recibido por Mario Agliati, Presidente de la Asociación de Empresarios Vitivinícolas del Valle de Casablanca y Representante de Valparaíso Casablanca Valley en Great Wine Capitals. Quien en su discurso, aprovecho la instancia para agradecer por la preocupación manifestada por todos los países de la red, respecto la situación actual que vive Chile, recalcando que “en medio de estos días intensos para el país, este premio trae una alegría pues es de gran importancia que una viña perteneciente a Valparaíso Casablanca Valley haya obtenido un reconocimiento en prácticas sustentables en el turismo del vino a nivel mundial, ya que refleja que en nuestro Valle existe una concientización, se están ejecutando medidas y que todo el que visite las instalaciones de nuestras viñas podrá vivir una experiencia que conversa, incorpora y respeta el medio ambiente”.

La necesidad de ser protagonistas y ejecutores de prácticas sustentables es urgente, la naturaleza y el medio en el que nos desarrollamos requiere que lo respetemos, para que así cada una de nuestras actividades estén en armonía con su desarrollo. Esta necesidad traspasa todos los sectores y en especial al turismo, que diariamente convive con el medio ambiente y percibe la necesidad de hoy ejecutar medidas concretas en pro de su cuidado y preservación.

Miguel Torres Chile celebra 40 años de pasión por la viticultura chilena

  • La agricultura orgánica, el comercio justo y la innovación, desde el respeto por la tradición, son los pilares fundacionales de la bodega
  • Uno de sus principales aportes a la viticultura chilena es la recuperación de variedades ancestrales como las cepas país y carignan

En 1979, la llegada de Familia Torres al valle de Curicó contribuyó a dinamizar la viticultura chilena, con el aporte de importantes innovaciones enológicas para esa época, rescate de variedades olvidadas, desarrollo de la agricultura ecológica y proyectos orientados al comercio justo. Miguel Torres Chile cumple hoy 40 años desde su fundación y se ha consolidado como una de las bodegas de referencia del país andino, distinguida como ‘Viña del año 2018’ por la asociación Vinos de Chile. Cuenta con un equipo de más de 200 colaboradores y tiene 400 hectáreas de viñedo en propiedad, repartidos en ocho fundos en las regiones de Maule, Bío-Bío y Ñuble. Elabora cerca de diez referencias de vino y el pisco El Gobernador, que se comercializan en más de 115 países.

Lo que atrajo a Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres y 4ª generación, a iniciar su singular aventura en Chile, fueron los consejos de su buen amigo Alejandro Parot y la búsqueda de un nuevo desafío vinícola. Aunque la viticultura en Chile no tenía el desarrollo que luce hoy, Torres supo vislumbrar un enorme potencial en el remoto valle de Curicó, con excelentes condiciones de clima y suelo para elaborar vinos de gran calidad.

Tras la compra de las primeras 100 hectáreas del viñedo Santa Digna (Maquehua-Curicó), la primera apuesta fue aportar una tecnología entonces innovadora en el contexto vinícola chileno: depósitos de acero inoxidable y barricas de roble francés para la crianza de los vinos. Con ellas, se elaboraron las primeras añadas de Santa Digna, la línea de vinos más conocida de Miguel Torres Chile, hoy certificada como Fair Trade (Comercio Justo), que comenzó a exportarse en 1981.

Vinos singulares

Uno de los capítulos más apasionantes de los 40 años de trayectoria de Miguel Torres Chile ha sido el descubrimiento de variedades relegadas al olvido y viñas ancestrales que dan lugar a vinos únicos. Miguel Torres Maczassek –Presidente Ejecutivo de Miguel Torres Chile desde fines de 2009 y 5ª generación de la familia– describe a Manso de Velasco, la viña de parras de cabernet sauvignon de más de 115 años que da lugar al primer tinto icono que presentó la bodega chilena, como «un superviviente de la revolución agrícola». Por otra parte, la recuperación de la uva país, con la que se elabora el espumante rosado Estelado y La Causa País, han sido también otra de las grandes contribuciones de la bodega a la viticultura chilena. Su apuesta por esta cepa histórica ha supuesto un apoyo fundamental para el trabajo de miles de agricultores.

«Me vienen a la memoria aquellas viñas viejas, de 200 años, escondidas y olvidadas, sin un vino que les diera voz. Los viñedos eran explotados y los vinos malvendidos para ser mezclados con otros. Pero en la vieja Europa, las cepas añejas son un tesoro y creímos que también en Chile podíamos dar valor a estos viñedos. Fue un proyecto que nos sobrepasó emocionalmente, pero la variedad país resucitó: sus viñas nos regalan una historia antigua de Chile que todavía hoy sigue viva», comenta Torres.

En la filosofía que defiende Miguel Torres Chile de recuperar las variedades tradicionales se enmarca también el recate de la carignan, que en el valle del Maule ofrece una expresión singular, con cepas centenarias. El proyecto VIGNO (Club de Vignadores del Carignan) fue una de las innovaciones más relevantes, y se presentó con la primera añada del tinto Cordillera Carignan 1996. El proyecto enológico en el Valle de Itata es el que da vida a La Causa, una colección de vinos que pone en valor variedades antiguas como la moscatel y cinsault, contribuyendo al mismo tiempo a recuperar la historia vitícola chilena, ya que fue en este valle donde se originó la viticultura hace más de 300 años.

Por fin, otro de los grandes desafíos de la Familia Torres en Chile ha sido encontrar suelos de piedra pizarra como los de Priorat, un proyecto que empezó a definirse en el año 1995 con la adquisición del fundo Empedrado, en Constitución, a 180 km al sur de Curicó. Con la primera añada de Escaleras de Empedrado 2012, primer pinot noir chileno plantado en terrazas de piedra pizarra, se concreta por fin el sueño de un vino que parecía imposible: «Los grandes vinos nacen de las dificultades –asegura Miguel Torres Maczassek–, al final la naturaleza recompensa a aquellos que se aventuran a buscar sus límites».

Comercio justo

Durante su etapa al frente de Miguel Torres Chile de 2009 a 2012, Torres Maczassek, que considera Chile como su «propia casa» – definió la estrategia futura de la bodega apostando por la sostenibilidad, la viticultura orgánica y foco en los vinos de gama alta.

Tras la crisis derivada del terremoto de 2010, decidió́ orientar la bodega hacia el denominado ‘Comercio Justo’ y se convirtió en una de las primeras bodegas en tomar ese camino y obtener la certificación ‘Fair Trade’ ese mismo año. «El terruño no existe sin el que lo cuida», asegura. “Bajo el marco del comercio justo buscamos una estrecha colaboración con los viticultores, una relación que va más allá del trabajo y que es finalmente una forma de vida común y de entender juntos del viñedo».

Ecología y cambio climático

Enfocado su compromiso en la viticultura orgánica, el 100% de sus viñedos están certificados como orgánicos desde 2012 y destina grandes esfuerzos a proyectos de sostenibilidad y recuperación de variedades tradicionales, trabajando con pequeños viticultores.

Para hacer frente al desafío del cambio climático y contribuir a mitigar sus efectos, Miguel Torres Chile trabaja en la reducción del peso de las botellas, que impactan significativamente en la huella de carbono, e invierte cada año en energías renovables. También ha adquirido en 2018 un fundo de 5.000 hectáreas en la Patagonia, “Fundo Los Cóndores”, destinado a la plantación de árboles para compensar, con esfuerzos propios, sus emisiones de CO2.

Experiencias turísticas y gastronómicas

Miguel Torres Chile ha apostado por el enoturismo y ofrece visitas y experiencias en su bodega de Curicó para dar a conocer la riqueza vitivinícola chilena. Más de diez mil visitantes, muchos de ellos brasileros, llegan hasta Curicó cada año para conocer la bodega y aprender sobre el mundo del vino y sus labores agrícolas.

También contribuye a difundir la cultura del vino a través de la gastronomía, ya que es con la cocina que el vino se enaltece y se disfruta mejor. Así, cuenta con el Restaurante de Vinos Miguel Torres, ubicado en la misma bodega en Curicó, y La Bodeguita Miguel Torres, en Santiago de Chile, un establecimiento que apuesta por la cocina chilena del autor con el vino como protagonista.

Santa Digna Rosado, edición especial 40º aniversario

Para celebrar su 40º aniversario, Miguel Torres Chile ha lanzado al mercado una edición especial de Santa Digna Rosado, el primer vino con el que se estrenó la bodega. La botella se presenta un diseño único representado por la flor nacional chilena, el Copihue.

Es una forma de celebrar el sentido de pertenencia que siente Familia Torres en Chile. «Elaborar vinos en Chile es un orgullo –asegura Miguel Torres Maczassek–; nuestra misión, por encima de todo, es proteger estos paisajes y sus viñedos con un sentimiento de compromiso y de trabajo que celebramos al final de cada día y renovamos al día siguiente».

LANZAN NUEVA CAMPAÑA DE PROMOCIÓN ENOTURÍSTICA

La Ruta del Vino Valles de Curicó ha puesto en marcha una novedosa campaña digital de promoción enoturística, que apela a las emociones y experiencias bajo el hashtag #EnoDestinoCuricó. La iniciativa pretende desarrollar diferentes actividades asociadas a la producción del vino, que tendrán una amplia difusión a nivel nacional, con la finalidad de situar al circuito turístico curicano como un destino único y consolidado.

La campaña de difusión se compone de una serie de acciones y actividades, entre las que se cuenta el desarrollo de una estrategia online a través de diferentes plataformas de comunicación a nivel nacional. Además de presentaciones en hoteles, ferias, la realización de Fam Tour, eventos deportivos, sociales y culturales asociados al vino” comenta Alejandra Inda F., Gerente de la Ruta del Vino Valles de Curicó. “La invitación es que todos puedan descubrir y compartir mediante #EnoDestinoCuricó las alternativas que ofrece la ciudad en torno a sus atractivos” agrega Inda.

Uno de los objetivos de esta renovada campaña implica posicionar al Valle de Curicó como un destino generoso en vinos de calidad, diversidad de cepas y estilos, elaborados mediante prácticas sostenibles y donde surge toda la autenticidad y pasión de las bodegas familiares que integran a la Ruta del Vino. Este proyecto busca, además, destacar a sus habitantes como parte importante del patrimonio de la ciudad, junto a su gastronomía, festividades, herencia cultural, naturaleza, entre otras bondades.

Dentro de la oferta turística que actualmente la Ruta del Vino ofrece en la región, se potenciarán tours como “Armonía y naturaleza” que conecta al turista con el sector de Los Queñes; “Trekking y relajo” con caminatas y visita a spa en los sectores de Palmilla y Majadilla y “Encanto” que ofrece vino y magia en el pueblo de Vichuquén, todos con duración de 3 días- 2 noches. Además de esto, la Ruta ha preparado su IV Trail “Corriendo entre viñedos” para este mes de abril en Viña Las Pitras, y estuvo presente en la pasada Fiesta de la Vendimia de Ñuñoa con la clásica barra de vinos del Valle de Curicó promocionando su oferta turística y próximas activaciones en el país.

La innovadora idea de promoción cuenta con el apoyo de SERCOTEC de Maule a través del Proyecto JUNTOS “Servicios Enoturísticos del Valle de Curicó”, y reúne a las empresas Hotel Boutique Raíces, Restaurante Miguel Torres, Agrícola Santa Rosa y a la Ruta del Vino Valles de Curicó.

Más información de programas turísticos:

www.rutadelvinocurico.cl