AMANDINE OFRECE DELIVERY FRANCES

  • #TOGO es el nuevo servicio delivery implementado por el restaurante, para los amantes de la gastronomía francesa.
  • Amandine Bistró ha reforzado sus procesos de limpieza e higiene, alineados con las medidas de salubridad entregadas por la OMS.

Comprometidos con la salud y el bienestar de los comensales, y reforzando los procesos de limpieza e higiene, alineados con las medidas de salubridad entregadas por la OMS par el COVID-19, Amandine Bistró incorporó un sistema delivery llamado #TOGO con despacho exclusivo en el restaurant, el cual operará de 8:00 am a 19:00 hrs. Este, cuenta con un menú especial para quienes deseen disfrutarlo desde sus casas u oficinas.

La propuesta mezcla la deliciosa gastronomía francesa con toques locales, algunas de las preparaciones son la Reineta Amandine acompañada de un cremoso de papas,  Filet a la Pimienta con salsa de pimienta verte y papas sarladaise confitadas en grasa de pato, el Confit de Esturión al Champagne en aceite de oliva, puré de coliflor, pak choy grillado y salsa de champagne al caviar oscietra. Además, se puede pedir clásicos postres, como el Volcán de Manjar y Tarte Tatin.

Amandine abrió sus puertas en el Barrio El Golf hace apenas un mes, a cargo del reconocido chef belga Rudi Scholdis, quien cuenta con más de 35 años de carrera y una trayectoria que incluye haber trabajado en cuatro restaurantes con estrellas Michelin.

Horario Delivery: 8:00am a 19:00hrs.

Número Delivery: 228921204

Dirección: Enrique Foster 30, Hotel Hyatt Centric, Las Condes.

Redes Sociales: @amandine.bistro

BAR-RESTAURANTE NORMANDIE: TRADICIÓN FRANCESA EN PLENO PROVIDENCIA

El Normandie, como bien es conocido por sus comensales, se ha ganado el corazón del paladar santiaguino, principalmente del que se mueve por Providencia, a punta de ricos platos de cocina francesa casera. Es un clásico que ya lleva 15 años en el mercado.

Aún así, con tan vasta trayectoria, no había tenido la posibilidad de probar su gastronomía. Hasta ahora.

IMG_5617

El Normandie deja bien parado el concepto de brasserie; es un lugar en donde puedes disfrutar por carta desde una glamorosa cena con clásicos parisinos, hasta un plato más simple como un sánguche. Todo en un ambiente relajado, de luces tenues, de colorida decoración, que exhibe entre sus paredes una larga miniatura del famoso trasatlántico de los años 30.

IMG_5605

Comenzamos la velada con una entrada simplemente grandiosa, y muy generosa. «Moules au vin blanc» son unos choritos al vapor con vino blanco y un toque de perejil, servidos en un caldero de hierro que le da toda la onda. Un plato que incursionó en el Normandie y que se mantiene como uno de los favoritos. Se adiciona una tacita para poder sacar caldito del caldero. A mi parecer, la porción se malcalculó para dos personas, porque bien pueden comer cuatro y quedar felices. Es delicioso.

IMG_5573

Otro infalible son las «Chèvre Chaud», unas tostadas con queso de cabra caliente, oliva y orégano. Para quienes amamos el queso de cabra no podemos dejar de disfrutarlas. Claro que hay que comérselas rapidito porque se enfrían con facilidad.

IMG_5583

Por aquí viene una novedad. Dentro de las nuevas propuestas del Normandie están las de ofrecer platos veganos y vegetarianos a sus clientes. Esto, a raíz de la tendencia gastronómica que se ha ido popularizando en el último tiempo. Fue así como, junto a mis comensales, pudimos disfrutar de unas «Berengenas Cordon Bleu» con y sin queso, de cabra por supuesto, para aquellos paladares que buscan una alternativa diferente a lo clásico.

IMG_5589

Continuamos con platos ya conocidos por todos quienes han tenido el placer de ir al Normadie; «Boeuf Bourguignon», «Confit de Pato» y «Saumon Au Vin Blanc». Platos enjundiosos y honestos, con mucho sabor, tal como es la carta del Normandie. Espero que sigan donde mismo por otros 15 años más. ¡Ah! y no se vayan sin antes probar un postre típico como Crème Brûlée o Tarte Tatin. La sensación al irse será mucho mejor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Dónde? Avenida Providencia, 1234, Providencia.

 

LA BRASSERIE OFRECE UNA RENOVADA VARIEDAD DE DESAYUNOS A PARTIR DE LAS 08:00 A.M.

La Brasserie abre más temprano y ofrece nuevos desayunos para empezar el día a lo gourmet, incluso con sabor a trufa, en pleno corazón de Providencia.

Tanto en el salón como en su renovada terraza – que dispone de señal wifi-, se puede disfrutar de desayunos preparados con los mejores ingredientes: pan de Eric Kayser, croissant y pan de chocolate francés, café de grano orgánico, jugos de frutas naturales, mermelada hecha en La Brasserie, junto a distintas preparaciones elaboradas sobre la base de huevos orgánicos.

desatuno la breasserie

El huevo trufado de La Brasserie  encabeza la propuesta. Y sí, está disponible a partir de las 08:00 h. para quienes desean un despertar trufado. Para los amantes de la omelette, nuestro chef cocina una al minuto, en variedad de queso, jamón, champiñón o ciboulette. O si prefiere, un café o té matutino con bollería típica francesa.

La Brasserie además  incluye desayunos armados para una o dos personas.

Desayuno francés: café cortado más pan baguette con mantequilla y mermelada.

Desayuno La Brasserie para dos personas: jugo natural, café o té, omelette de jamón y queso, cesta de panes con mermelada y mantequilla.

Desayuno completo: café o té, jugo natural,  paila de huevo con jamón, cesta de pan y bollería, con mantequilla y mermelada.

Desayuno continental: café cortado, huevo revuelto con tocino al plato, pan de molde y macedonia de frutas.

El horario del desayuno es entre las 08:00 y 12:00 h, para luego iniciar el tiempo de almuerzo, en donde siempre están disponibles los platos clásicos de La Brasserie: mechada bourguignonne; cordero al ajo y perejil con gratín de papa trufado; croute de médula; terrina de conejo; crudo con huevo; raviolinis de carne asada con crema de trufa; ñoquis en jugo de carne y huevo pochado; pescado del día con salsa vierge y puré de papa-brócoli; lomo liso con salsa de balsámico, junto a endivias gratinadas, surtido de pescados ahumados, entre otros.

Más información en: info@labrasserie.cl.

 

LO NUEVO DE LA BRASSERIE: EL CHEF FRANCK DIEUDONNÉ SIEMPRE SABE COMPLACERNOS

Ir a La Brasserie fue, es y seguirá siendo siempre un placer. Pareciera ser que el chef Franck Dieudonné sabe cómo deleitarnos siempre, en cada bocado. Esta vez La Brasserie luce un look diferente, más maduro, un poco más bohemio, para que sus comensales disfruten tanto de día (desayunos desde las 08:30 a las 12:00) hasta la noche.

Tuvimos el deleite de ir a conocer las nuevas propuestas que se sumaron a la carta y el resultado fue simplemente delicioso. Un viaje de sabores y texturas de principio a fin.

Comenzamos con una Terrina casera de conejo confitado a las finas hierbas, una entrada ideal para ecuando se está poniendo el sol. Luego pasamos al que yo denomino el «caballito de batalla» de La Brasserie y era impensado no volver aprobarlo. Su mítico Huevo Trufado. Como appetizer no falla, es delicioso y además bonito. El garzón te ofrece pimienta y es regla ponérsela, si no, no es igual. Lo maridamos en gran sincronía con un Gewürztraminer de la línea Bicicleta de Cono Sur.

bra 4

Para continuar lo hicimos con Millefeuille de salmón con champiñón, salsa de finas hierbas y verduras de la temporada. Un plato suave en boca y una de las nuevas apuesta de la La Brasserie.

Pero como todo sibarita, queríamos saber más. Así que Franck nos consintió con otra de las nuevas entradas de la carta. Un Croute de Médula con cebolla acaramelada. Una entrada a mi parecer delicada, para paladares entrenados, pero que no deja de ser sabrosa en un primer bocado. Además, viene sentadita en una masa crocante que contrasta con la textura de la médula. Toda una delicatessen.

bra 5

Otras cosas que debes saber de La Brasserie: 
– Sólo cinco países tienen la trufa: Francia, España, Italia, australia y Chile.
– Ellos tienen su propia huerta.
– Su carta es muy versátil y honesta. Quiere decir que lo que está en la carta es porque realmente está.
– Freddy, su anfitrión, es un dulce. Al igual que Manuel y todos sus garzones.
– No dejen de probar los postres. La tarta Tatín está para chuparse los dedos.

Vayan a verlos. Nosotros de seguro volveremos pronto.

¿Dónde? Guardia Vieja 181, local 4, Providencia.

¿PARA QUÉ IR A PARIS SI TENEMOS A BISTRÓ YUNGAY?

El Barrio Yungay es un barrio con historia. Es un barrio que logra transportarte a otros tiempos, otras épocas, con un aura de romanticismo y nostalgia que logra sin esforzarse demasiado. El restaurante Bistró Yungay no pudo ubicarse en un mejor lugar. 

En la calle Huérfanos, entre Esperanza y Libertad, está Bistró Yungay. Una casona antigua del 1900, de paredes con ladrillos al descubierto, alojan el proyecto gastronómico del cocinero Adrián Carrasco, quién, con puro amor por la cocina francesa, levantó su restaurante hace sólo seis meses, apostando por una comida rica, con dedicación y que encantara a todos sus comensales.

bistro 1

El lugar es realmente mágico. Las luces tenues, los asistentes disfrutando, la música de Edith Piaf, Charles Aznavour y Maurice Chevalier, que no para de sonar, la decoración ecléctica y ese aire parisino.

Junto a mi comensal nos sentamos en el segundo piso, ansiosas por probar lo que se venía. Las expectativas eran altas. Yo estaba muy entusiasmada. Se acercó Adrián a nuestra mesa y nos adelantó lo que sería una experiencia inolvidable. «Cocina de barrio con inspiración francesa», es su lema. 

bistro 2

Lo primero que probamos para entrar en calor fue una Tabla Paris, un tentempié de queso crema en mermelada de morrón con pan tradición, que fue inspirada luego de una anécdota personal de Adrián. Esta simple, pero deliciosa tabla, la maridamos con un vino Chardonnay Lomas del Valle de Casablanca, que le entregó el contraste preciso al queso crema gracias a su acidez. Un inicio perfecto. 

bistro 3

Continuamos con el fondo. Y tenía que ser un clásico de la comida francesa. Y si están pensando en el Boeuf Bourguignon, están equivocados, aunque también lo probamos y estaba exquisito. Esa carne en cubos cocinada al vino, con cebollas, zanahorias, jugo de tomate, champiñones, tocino…¡Uf! Se me hace agua la boca sólo pensarlo. 

Pero no, no fue Boeuf Bourguignon.  Nuestro segundo plato fue una Cassoulet perfectamente cocinada a tres fuegos (alubias, pollo y cerdo por separado). Este plato consiste en un guiso de alubias, que son unas legumbres como los porotos, con carne de cerdo, embutidos, pollo y especias en un pocillo de greda que termina de darle un toque único. Además, la cocción suelta un caldito con un pequeño toque amargo que es ideal para untar el pancito. 

bistro 4

Te recuerda inmediatamente a esos platos que nos hacía nuestra abuelita. Humeante, aromático, que activa automáticamente nuestra memoria olfativa. Sí, tal cual en la película Ratatouille, una de mis favoritas por cierto. La Cassoulet es un plato al que se le dedica mucho tiempo en la cocina y los resultados son maravillosos. ¡Tienen que probarlo!

El original lleva pato, pero Adrián quiso darle un sello más criollo al hacerlo con pollo. Y le quedó súper rico. Se siente más nuestro. Lo maridamos con un espectacular Chono Carmenere del Valle de Colchagua, año 2013. Bistró Yungay, si bien tiene comida bien rica, tiene también buenísimos vinos y al alcance del bolsillo. Además, no venden gaseosas y tienen agua de lluvia. ¡Sí! agua de lluvia, pregunten por ella. 

Cerramos la noche con un postre frío servido en un pocillito de lata. Una torta Bordeaux que lucía coqueta frente a nosotros quería que la comiéramos, y sus deseos fueron órdenes. Reducción de vino y miel, queque de frutas, salsa de manjar, frambuesa y crema de chantilly más esencia de vainilla. Suave y consistente. La idea de comerlo bien es ir con la cuchara desde el inicio hasta el fondo para obtener todos los ingredientes y para que la explosión de sabores haga lo suyo. 

Esta delicia la acompañamos con un moscatel espumoso italiano Fashion Victim de la Viña Astoria. Dulce como él solo, pero sin llegar a ser empalagoso, potenciando nuestro postre. 

bistro 5

La carta del Bistró Yungay está llena de sorpresas. No tienen nada frito y se nutre de las bondades que nos ofrece la cocina francesa, una cocina rica en ingredientes, una cocina con amor. Tienen una variedad de tres ensaladas que no llevan lechuga, para demostrar que se puede hacer mucho más con otros vegetales y aderezos. 

Yo aplaudo al chef Adrián Carrasco de pie, porque si bien no tiene el título de chef, ha sabido levantar un rinconcito para deleitarse en el Barrio Yungay a punta de experiencias, buenos deseos y buena mano para cocinar, asesorado por supuesto de grandes cocineros. El Bistró Yungay se ha vuelto uno de mis lugares favoritos de Santiago al que volvería una y otra vez, sin tener miedo de volver a enamorarme de ellos. 

¿Dónde?:
 Huérfanos 2897, Barrio Yungay, Santiago.

LA BRASSERIE: INNOVANDO EN TORNO A LA TRUFA

Llevan poquito tiempo abiertos y para mí fue toda una revelación. Tuve la oportunidad de probar el famoso «Huevo trufado», pero de eso les hablaré más adelante. 

Ubicados en el corazón de Providencia, tienen una apuesta gastronómica ligada a la comida francesa con un producto estrella que podemos encontrar en pocas partes: la trufa. Y para que lo sepan, la trufa no se come solamente en formato dulce. 

bra 1

Al llegar me recibió su propio dueño y chef Franck Dieudonné, quien lleva 15 años en nuestro país y se ha encargado de cocinas tan importantes como la del hotel Radisson y la del famoso Ópera. La Brasserie la abrió por una inquietud personal tras haber tenido un restaurante anteriormente en Concepción. «Al público chileno le atrae la comida francesa», me dice. 

La Brasserie luce como un restaurante informal en donde se pueden probar sabores excepcionales. Es así como comenzó la aventura de mi paladar al probar dos deliciosas entradas: «Longaniza de ciervo, mermelada de cebolla y tostadas» y el ya popular «Huevo Trufado». Del primero puedo destacar la increíble fusión que logra el dulzor de la mermelada de cebolla en contraste con la longaniza de ciervo, suave y sabrosa. Del segundo, nada que decir, sólo que es casi una obligación probarlo. Quedarán fascinados, tal como yo quedé. Es un huevo pochado con pasta de hongo trufado, perejil y tocino sobre una tostada. 

bra 2

Compartiendo un jugo natural de arándanos y una cerveza, pasamos al plato central. Franck me preguntó si prefería el pescado o la carne y en esta oportunidad elegí el pescado. Llegó a mi mesa un plato de «Salmón Grenoblise» con limón, alcaparras, perejil y crutones. Se me hace agua la boca tan sólo volver a pensar en él. Las alcaparras le dan un toque casi perfecto a la suavidad del salmón. 

bra 3

Mientras disfrutaba de mi comida, Franck me hablaba acerca de la trufa, la cual muy pocos países tienen y Chile es un privilegiado en ese aspecto. De sabor fuerte y muy aromática, la trufa se ha transformado en el producto estrella de La Brasserie y Franck en su embajador. En un principio partió trabajando con trufa importada desde España y Francia y luego comenzó a trabajar (hasta la actualidad) con Katankura, proveedores chilenos. 

bra 4

Para cerrar mi estadía en La Brasserie y, como es costumbre cerrar con algo dulce, pedí «Arándanos en sabayón de champagne y cumble de almendras», un postre muy dulce que lo recomiendo para compartir. 

Franck me dice que la comida de La Brasserie es «franca, directa y rica» y que te queda en la memoria gustativa. «Si no tocamos la fibra de la gente con el sabor, la gente se olvida», añade.  

bra 5

Ojo, ellos tienen trufa todo el año, así que no duden en venir cuando se les antoje. Además, tienen meú ejecutivo y un menútrufado que incluye entrada, plato de fondo, postre y una copa de vino por 15 mil pesos. Obviamente todos los platos tienen trufa, así que no se lo pierdan. Lo que es a mí, me encantó. 

¿Dónde?: Guardia vieja 181, local 4. Providencia.