LAS PIZARRAS CHARDONNAY SE CONSOLIDA COMO EL MEJOR VINO BLANCO DE CHILE

Por tercera vez consecutiva este año, Las Pizarras Chardonnay de Viña Errázuriz logró la máxima distinción de un crítico internacional como el mejor blanco de Chile. Esta vez fue el turno del norteamericano James Suckling, quien en su reciente informe “The Time for Chilean Wine is Now” (“La hora del vino chileno es ahora”), definió a Las Pizarras Chardonnay 2016 como “un vino muy enérgico y poderoso, denso y con múltiples capas”, otorgándole 98 puntos y ubicándolo de este modo como el el Mejor vino blanco de Chile. Más aún, este es el segundo reporte consecutivo de Suckling en donde este Chardonnay se ubica como el mejor blanco de Chile.

Ya en marzo el inglés Tim Atkin MW le había dado 97 puntos a la vendimia 2015 de este vino, y otorgándole el título de “Vino Blanco Chileno del año”. Luego, en abril, Luis Gutiérrez, catador de Chile para la influyente publicación Robert Parker’s The Wine Advocate, calificó esa cosecha con 96 puntos, convirtiéndose no solo en el mejor blanco catado, sino también en el vino mejor puntuado de Chile entre los más de 900 vinos nacionales probados en aquella oportunidad.

De esta manera, los tres reputados críticos no sólo han destacado a Las Pizarras como un “Chardonnay de clase mundial producido en Chile”, sino también han reconocido y consolidado a Aconcagua Costa como una de las apelaciones de mayor potencial en nuestro país.

las pizarras.png

Las Pizarras Chardonnay de Viña Errázuriz está disponible en su cosecha 2014 en tiendas La Cav y en los restaurantes Bocanariz, Baco y Boragó.

La Consolidación de la apelación Aconcagua Costa

El informe de Luis Gutiérrez también destacó la apelación de Aconcagua Costa con altos puntajes para los vinos de Viña Errázuriz provenientes de esta apelación, sumándose a reconocimientos de otros influyentes críticos tales como James Suckling, Tim Atkin MW y el chileno Patricio Tapia. El crítico español se refirió a los vinos catados como: “Increíble despliegue de la gama Aconcagua Costa de Viña Errázuriz, cuyos vinos comenzaron la transformación hacia un estilo más fresco, con menos dulzor y madera. ¡Dios los Bendiga!” Los puntajes confirman los elogios de Gutiérrez: a los ya mencionados 96 puntos de Las Pizarras Chardonnay 2015 se suma Las Pizarras Pinot Noir 2015 con 94 puntos, Aconcagua Costa Chardonnay 2015, Sauvignon Blanc 2016, Syrah 2015 y Pinot Noir 2015 con 92 puntos.

La historia de Las Pizarras: Filosofía orientada al terroir

Desde los inicios de Viña Errázuriz, su filosofía ha sido seleccionar las mejores tierras, uvas, barricas y métodos de vinificación para producir vinos de clase mundial que reflejen su terroir e identidad única. En 2005 Eduardo Chadwick tomó una decisión visionaria al adquirir tierras en Aconcagua Costa, una propiedad única y de una belleza extraordinaria, de clima fresco y con diversos tipos de suelo. Su sueño era crear vinos de categoría mundial, buscando mostrar el potencial de Aconcagua Costa a través de vinos de terroir muy específicos, diversos en su representación geográfica y al estilo de los Grand Cru de Francia. Bajo el liderazgo enológico de Francisco Baettig, todas estas ideas fueron plasmadas en tres principios fundamentales:

  • El terroir será la característica central y más importante
  • Intervención mínima en la bodega en pos de la pureza en boca y verdadero balance
  • La creación de algo que trascienda y perdure a través de las futuras generaciones

Luego de años de mapeo y exploraciones por toda la propiedad, y con la colaboración en terreno de la geóloga francesa Francoise Vannier-Petite, se lograron identificar lotes específicos con un alto componente de roca metamórfica incluyendo piedra pizarra y suelos de chisto que componen este terroir. Extremadamente escaso en las regiones vitivinícolas de Chile, la pizarra y suelos de chisto son considerados uno de los suelos más valiosos. La composición mineral única de los suelos, junto con condiciones climáticas específicas, entregan uvas de un carácter mineral, paladar y aroma excepcionales.

LAS PIZARRAS CHARDONNAY 2015 DE VIÑA ERRÁZURIZ ELEGIDO COMO EL MEJOR VINO BLANCO DE CHILE

Como “un vino que establece un nuevo punto de referencia para los Chardonnay de Sudamérica” calificó el periodista británico y Master of Wine, Tim Atkin, a Las Pizarras Chardonnay 2015 de Viña Errázuriz, luego de elegirlo como el Mejor Vino Blanco de Chile y otorgarle el puntaje más alto a un vino blanco – 97 puntos – en su reporte 2017 sobre nuestro país.

Tras catar más de 720 veinte vinos provenientes de distintos valles de Chile, Atkin afirmó que “este Chardonnay no parecería fuera de lugar en una degustación de Grand Crus de la Borgoña (…) Se trata de un nuevo punto de referencia para esta variedad en Sudamérica”.

Francisco Baettig, Director Enológico de Viña Errázuriz, manifestó que “este resultado es sin duda motivo de orgullo para todo el equipo enológico; creo que es uno de los vinos más atractivos que hemos elaborado”, afirmación con la que Tim Atkin dice estar de acuerdo en su reporte.

Baettig resaltó también el lugar de donde proviene este vino: “Las Pizarras designa una producción limitada equivalente a un Grand Cru de aquellos lotes que tienen una marcada influencia de piedra pizarra. El clima particular y el suelo entregan un vino que se caracteriza por ser vertical, tenso, seco, bien estructurado y mineral. Es por eso que el nombre de estos vinos está directamente relacionado con el lugar, con el terroir.”

 La historia de Las Pizarras: Filosofía orientada al terroir

Desde los inicios de Viña Errázuriz, su filosofía ha sido seleccionar las mejores tierras, uvas, barricas y métodos de vinificación para producir vinos de clase mundial que reflejen su terroir e identidad única. En 2005 Eduardo Chadwick tomó una decisión visionaria al adquirir tierras en Aconcagua Costa, una propiedad única y de una belleza extraordinaria, de clima fresco y con diversos tipos de suelo. Su sueño era crear vinos de categoría mundial, buscando mostrar el potencial de Aconcagua Costa a través de vinos de terroir muy específicos, diversos en su representación geográfica y al estilo de los Grand Cru de Francia. Bajo el liderazgo enológico de Francisco Baettig, todas estas ideas fueron plasmadas en tres principios fundamentales:

  • El terroir será la característica central y más importante
  • Intervención mínima en la bodega en pos de la pureza en boca y verdadero balance
  • La creación de algo que trascienda y perdure a través de las futuras generaciones

Luego de años de mapeo y exploraciones por toda la propiedad, y con la colaboración en terreno de la geóloga francesa Francoise Vannier-Petite, se lograron identificar lotes específicos con un alto componente de roca metamórfica incluyendo piedra pizarra y suelos de chisto que componen este terroir. Extremadamente escaso en las regiones vitivinícolas de Chile, la pizarra y suelos de chisto son considerados uno de los suelos más valiosos. La composición mineral única de los suelos, junto con condiciones climáticas específicas, entregan uvas de un carácter mineral, paladar y aroma excepcionales.