VUELVEN LAS SESIONES CATAD’OR.

Dos productores, junto a un entusiasta grupo se reúnen a compartir y conversar en torno al vino.

Inaugurado en mayo de este año en el primer piso del Hotel Cumbres Lastarria, Catad’Or Wine Barra es un lugar que más allá del disfrute y del gozo del vino – cuenta con más de 400 etiquetas -, es sinónimo de historia, cultura y encuentros tras cada descorche. Justo ahí, la noche del martes 29 de octubre vuelve una nueva versión de Sesiones Catad’Or, encuentro donde un grupo de entusiastas del vino compartirán en un ambiente relajado e íntimo, ideas y sensaciones en torno a esta bebida que tanto nos gusta y de la cual siempre tenemos algo nuevo que aprender. En esta oportunidad, beberemos y compartiremos junto a Ricardo Pérez de Viña Korta y Mariane Schwaderer de Schwaderer Wines, quienes nos contarán sobre su forma de hacer y vivir el vino, por supuesto mientras probamos parte de sus mejores etiquetas. Todo esto, acompañado de una rica selección de bocados del premiado chef Claudio Úbeda. Sin duda una oportunidad imperdible y única para disfrutar del vino en este cosmopolita barrio de Santiago.

Coordenadas.

Martes 29 de octubre, 20.00 Hrs.

Catad’Or Wine Barra

Hotel Cumbres Lastarria – José Victorino Lastarria 299, Santiago

Valor (solo preventa) $ 21.900

Reservas al mail info@instantedevinos.com  o al teléfono +56 (9) 7759 5987

Organizan: Instante de Vinos, Wherelunch y Catad’Or Wine Barra.

¿BUSCANDO TERRAZA DE VERANO? AQUÍ ESTÁ BRISTOL BAR DE HOTEL PLAZA SAN FRANCISCO

Un verano con temperaturas muchas veces insoportables (al menos para esta sibarita que es invernista total). Eso, nos trae la necesidad de buscar con mayor inquietud buenas terrazas para disfrutar durante las tardes después del trabajo, o de lo que sea que te mantiene ocupado durante el día. El Bristol Bar, del hotel Plaza San Francisco aparece como una buena alternativa de sunset.

Con una carta de coctelería y comida inspirada, por cierto, en los colores y sabores de verano, a cargo de Axel Manríquez en los fuegos y Sebastián Castillo y Pablo Fuentes en el bar, encontramos frescas opciones para pasar las altas temperaturas capitalinas. Tragos versátiles hechos con diversos destilados como protagonistas. ¿Un Basil Passion ($6.500) como el de la foto para comenzar? Gin, earl grey, naranja, maracuyá, albahaca y brut. Fresquito como él solo.

Punto que suma a favor de Bristol Bar, que funciona hace aproximadamente siete años en el hotel, es que tienes una vista preciosa a la iglesia San Francisco. Además, tus cócteles y preparaciones de comida se hacen a la vista. Dicho esto, puedo sugerir para acompañar la coctelería un Mini Sándwich de Cerdo ($5.900) con queso Pepper Jack y salsa barbecue. Suave en boca, dulce, con una carne deshilachada muy sabrosa.

¿Qué tal para esta tarde un Atardecer en San Francisco? ($6.500) Literal. Y no solo puedes tenerlo si no que también beberlo. Remolacha fresca con vodka, piña, jugo de limón, licor de naranja y brut. De un rojo opaco, de sabor a remolacha, pero no invasiva, matizado con sus demás ingredientes. Un trago diferente.

Los horarios para ir a disfrutar de esta terraza son de lunes a viernes de 18:00 a 22:00 horas, muchas veces con la compañía de un lúdico karaoke, para divertirse al ritmo de las diversas voces que puedas encontrar en el bar.

Otras variantes en la carta de comidas son las de Ceviche de Salmón ($7.800), cuatro porciones, y que siempre es una buena opción para refrescar el estómago. Este trae manzana y apio y aunque quizás le faltó un poco de sazón, está bastante bien con leche de coco y cilantro. También tenemos las Brochetas de Vacuno ($6.900), un poquito egoístas de carne, pero blandidas y bien aliñadas con soya. Y las Empanaditas de Queso Camarón ($5.200) si que están ricas. Acompañadas de una salsa Norma (algo así como una provenzal) con una masa crocante y de centro amable, quedan perfectas para maridar.

Para cerrar, sugiero probar el Yurani ($6.500), «unión» en Quechua, que es una mezcla de piscos Mosto Verde Italia de Perú y Mistral Nobel DO de Chile, syrup de algarrobina, maracuyá y limón. Con un aroma delicado a anís, es cítrico y muy refrescante. Dato: Happy Hours incluye dos tragos a elección más un acompañamiento de la carta de comida por tan sólo $12.900 por persona.

¿Dónde? Avenida Libertador Bernardo O´Higgins 816, Santiago.

 

 

 

 

RED LUXURY BAR DEL HOTEL THE HIP REALIZÓ EL LANZAMIENTO DE SUS NUEVOS CÓCTELES CON ORIGINAL PERFORMANCE Y GRAN ASISTENCIA DE PÚBLICO

Moda y coctelería se unieron este jueves 31 de enero en The Hip, un concepto trendy en el segmento de hoteles capitalinos, cuyo diseño rompe esquemas en cada una de sus siete exclusivas habitaciones.

Por primera vez Nicanor Bravo, prestigioso diseñador de vestuario y José Álvarez,  destacado mixólogo del Red Luxury Bar del hotel, que ha sido elegido como el mejor de Chile ofreciendo cócteles de autor, usando una selección de más 1.000 etiquetas diferentes, se asociaron para mostrar sus originales propuestas artísticas.

Bravo dio a conocer una colección de siete exclusivos vestidos inspirados en igual número de cócteles de autor realizados por José para este cautivador proyecto.  “Me involucré en un 100% con esta invitación, pues para mí, además de ser un gran desafío, fue un tremendo honor trabajar con Nicanor, un profesional de gran calidad, quien representó nuestros cócteles en sus vestidos de manera muy acertada”, señaló José Álvarez, explicando al mismo tiempo, cómo logra sus creaciones. “Lo primero que hago es imaginarme el cóctel, el sabor y la estética, posteriormente lo dibujamos y finalmente lo desarrollamos con mi equipo”.

Para el diseñador, en tanto, esta iniciativa resultó ser una gran experiencia, ya que se fusionaron dos disciplinas de manera muy original. “Para mí esto fue una performance muy entretenida que tuvo como fin mostrar cómo el arte se puede expresar de diferentes formas. Cuidé cada detalle en cada uno de mis vestidos para interpretar lo mejor posible los cócteles del talentoso José, siempre poniendo especial atención a ciertos elementos para incorporarlos a mis diseños”, indicó Nicanor Bravo.

La nueva carta de cócteles de Red Luxury Bar, ubicado en Patio Bellavista, ya está disponible. Quienes quieran ir a probarla tendrán una experiencia de texturas, sabores y aromas, las puertas estarán abiertas para  vivir un viaje de diferentes sensaciones.

 

SANTIAGO EN “MODO VERANO”

Para muchos, enero y febrero son los mejores meses para disfrutar la ciudad, conocer nuevos lugares y pasar animadas noches en compañía de amigos. Después del trabajo, en un after office, la elección de una buena terraza es fundamental.

NH Collection Plaza Santiago abrió la suya con el fin de convertirla en un espacio “vivo” dentro del hotel, tanto para sus huéspedes como para el público general, quienes cuentan con una entrada directa por calle Nueva Tajamar, en Las Condes. En el lugar, la música acompaña las tardes-noches y relaja el ambiente en medio del ajetreo de la ciudad.

“Nuestro plan es darle un nuevo carácter a la terraza a través de una carta de temporada, compuesta por una exquisita selección de tapas, ideales para acompañar refrescantes cócteles de autor donde predominan los sabores los cítricos y amargos”, cuenta David Dehnhardt, Director de F&B de NH Collection Plaza Santiago.

El hotel creó una inspiradora carta de cócteles, que mezcla, entre otras cosas, jugo de piña, limón o tomate, frangélico y licor de frutilla con nuestro destilado nacional como ingrediente estrella.

Dentro de la nueva carta se puede disfrutar el cóctel “Poesía de Ovalle”. Hecho a base de pisco, licor de frutillas, jugo de naranja, vermouth rosso y amargo de angostura, este trago dulce de color rojizo puede fácilmente convertirse en el sabor del verano.

Otra de las sorpresas es el llamado “Un amanecer en Jerez”, con el que el nuevo barman del hotel NH Collection Plaza Santiago, Paolo Naranjo, participará en el torneo Tío Pepe Challenge, concurso internacional de coctelería con Vinos de Jerez que reúne cada año a más de 400 profesionales. Este vino mezclado con jugo de limón y piña, pisco chileno y syrup de canela, busca rescatar su legado en Latinoamérica.

También se pueden encontrar remakes de los clásicos de la coctelería como el Bloody Mary, el Moscow Mule o el Negroni, renovados con ingredientes locales como el pisco o el Trakal, un nuevo destilado de la Patagonia que se obtiene de peras y manzanas sureñas; distintas bayas, como murta y maqui, que le dan cuerpo; y aceites esenciales de hierbas como menta y laurel.

Un recomendado de la casa es el “A BRAS Chilean negroni”, elaborado con pisco, vermouth rosso y campari. Un clásico negroni, pero más suave y con notas dulces. La oferta se complementa con el “Green Tea & Tonic”, un gin & tonic aromatizado con infusión de té verde y limón.

Para picar, la cocina de A BRAS en NH Collection Plaza Santiago elaboró una selección de tapas donde destacan el ceviche de atún con chips de papas chilotas, camarones al ajillo en salsa de coco y tostadas de pan de campo al merquén, y una tradicional tortilla de papas nativas acompañada de tomate triturado en ajo.

Todo sucede en la terraza

Para animar la semana, el hotel tiene preparados una serie promociones durante el verano:

Lunes – “Remake de clásicos”: Para empezar la semana, todos los tragos que son una reversión de cócteles clásicos tendrán un 15% de descuento.

Martes – “Ellas invitan”: las mujeres que paguen sus propias cuentas obtendrán un 15% de descuento.

Jueves – “Cata de cerveza”: Para ir terminando la semana, NH Collection Plaza Santiago ofrecerá degustaciones de cerveza.

Y eso no es todo, como beneficio exclusivo para los huéspedes del hotel, se realizarán actividades todas las semanas en el bar, tales como catas de vino y clases para preparar los mejores tragos, entre otras.

¿Dónde?

A BRAS- Hotel NH Collection Plaza Santiago, Av. Vitacura 2610, Providencia.

Número de contacto

229 231 250
 

LA SABROSA RENOVACIÓN DE CATAE DE LA MANO DE DAVID LÓPEZ

La carta de Catae, el restaurante del hotel Renaissance Santiago, se renovó. Y no solo la carta, sino que también quien lleva la batuta y se dispone a deleitarnos con sus creaciones; el chef ejecutivo David López quien anteriormente trabajó por años en el hotel Ritz.

Entrar a Catae produce una sensación de confort. Sus colores, luces y mobiliario te dan una cálida bienvenida y te preparan de buena manera para saborear los manjares que allí existen. Esta renovada apuesta se inclina por una cocina de autor con estilo propio y atractivos montajes. Con esto, el chef busca acercar el restaurante a los huéspedes (y los no huéspedes) a través de los sabores que recorren nuestro país.

El menú que degustamos esta vez, nuevamente junto a colegas comensales, fue una potente muestra de cinco tiempos. Y de entradita yo quedé fascinada.

Como entrada una Quínoa de Colores con un huevo al centro y mini ensalada crocante. Hace mucho tiempo que no probaba un plato tan sencillo y rico. Sus ingredientes funcionan casi a la perfección. Un plato tibio cuyo huevo cocinado a baja temperatura nos entrega la mejor salsa del mundo al romperlo sobre la quínoa y la ensalada crocante con charqui. El plato tiene una apariencia terrosa con mucha textura y emulsión. Aún lo saboreo.

El primer plato principal fue un Caldo de los 7 Mares. Un plato colorido y entretenido ya que se presenta en la mesa en seco y un garzón vierte sobre él el caldito, que acertando nuevamente, viene a una agradable temperatura. Su protagonista es una suave Merluza Austral sellada y cocinada en el mismo caldo, además de pulpo, papas chilotas y mariscos. Un plato muy sabroso y con carácter propio.

Y nos fuimos con un clásico que, generalmente, funciona muy bien. Garrón de Cordero con puré de coliflor, un vegetal tan nuestro y tan olvidado que puede lograr maravillas en la gastronomía, tal como este puré tan suave, elegante y algo crocante. El muslito del cordero sureño se cocinó por 8 horas con un previo marinado de 12 y, como todo cordero bien preparado, se partía solo de tocarlo. Los toques finales a este plato los entrega el ajo negro.

El chef David López se acerca mucho a su objetivo; mostrar Chile al mundo a través de su cocina, la que califica como honesta, cercana, con sabor y carácter.

Finalmente pasamos al ítem que más aman, lo sé, los postres. Comenzamos con una deconstrucción de un clásico nacional, el Mote con Huesillos. Trigo, dulce y helado conforman esta propuesta que no pueden dejar de probar. Un puré de huesillo con helado de mote que harán que no eches nada de menos el tradicional vaso de los carritos. Tiene exactamente lo mismo, menos el cuesco. Es rico, fresco y lo corona una especie de galletita muy crocante (un poquito dura) hecha de lo que sobra del mote. Un versión moderna para un postre con tanto trayecto.

Y cerramos con uno que me sorprendió gratamente. Como saben, los postres no son mi fuerte, pero este me dejó demasiado feliz y sin querer soltar la cuchara.  Algo tan simple como Papayas con Crema pero hecho de una manera tan rica y una presentación tan entretenida que volvería solamente a probarlo de nuevo a Catae. Las papayas, por supuesto directo de la IV región, son cocidas en almíbar y puestas en guarda. Pero lo que más me gustó, además del sabor tan de antaño que entrega, fueron las hojitas en masa filo que parecieran ser un suelo de otoño (dibuje un corazón aquí) Ni siquiera quería tocarlas pero había que hacerlo. Bajo ellas aparece majestuoso un parfait con trozos de esta fruta serenense. ¡Una delicia visual y para el paladar!

Mi experiencia en Catae fue genial. Sin duda se convirtió en una de las apuestas de restaurantes de hoteles más atractivas y bien logradas que me ha tocado probar. Felicidades a su nuevo chef y al gran equipo detrás de tanta maravilla.

¿Dónde? Hotel Renaissance Santiago, Avenida Presidente Kennedy 4700, Vitacura.

LA ELEGANCIA Y LA EXCELENTE GASTRONOMÍA DE AUTOR SE REÚNEN EN CASA ESMERALDA

Cuando un restaurante te recibe en una casona patrimonial con una deliciosa cocina de autor, un ambiente lujurioso y especial, luces tenues, atmósfera cálida y excelente atención, quieres que la velada no se termine nunca. Y esa fue exactamente la sensación que me dio Casa Esmeralda cuando entré.

IMG_5626

Tuve la fortuna de probar, de la mano del joven chef Manuel Balmaceda, un increíble menú de siete tiempos que forma parte de su oferta gastronómica. Los otros menús son de tres y cinco tiempos. Todos los platos, presentados de manera minuciosa y bella, son maridados con diferentes vinos de autor.

Dentro del comienzo me llamó bastante la atención una panera de pan integral de masa madre con higos y mantequilla saborizada con hierbas. Un tentempié bastante rico para comenzar a enamorarme de la cocina del lugar. El paladar vinero se abrió con un Extra Brut del Valle de Casablanca.

Ya iniciando, llegó a mí una rica Crema de zapallo, almeja, coco y cedrón con un cubo de zapallo confitado en jengibre. Una delicadeza de plato con mucho sabor. Perfecto para engancharte desde que comienzas a vivir esta experiencia.

IMG_5642

Continuamos con un Pulpo Asado con aceite de longaniza y puré de manzana. Un plato fresco. Acto seguido vino uno de mis favoritos; Suelo de otoño, una propuesta vegetariana con tortellinis, hongos, yema de corral confitada en aceite de jengibre y vegetales glaseados. Bello, colorido, enjundioso y muy rico.

IMG_5662

Un País Tres Vacas del Valle de Marga Marga fue el encargado de acompañar una Panceta suflada sobre demi-glace de manzana, semilla de mostaza y timbal de mote. Un acierto más del chef. Presentación impecable, sabores únicos. ¿Qué más podría venir para deleitarme?

IMG_5669

Y sí, había más. Y aquí quiero detenerme en un punto y defender la tendencia de los «menús de tiempos» a la hora de salir a comer. La gente cree que no quedará conforme con las porciones, que no saciará su hambre, pero creo que están muy equivocados. Yo iba en el cuarto tiempo recién y estaba esforzándome por seguir. No quería dejar pasar nada de la cocina de Casa Esmeralda. ¡Todo esfuerzo vale la pena! dicen.

Y claro que lo valió. Lo último en platos principales y calientes fue un Asado de Tira con espuma en base a puré de berenjenas. Una cocción lenta al vacío por 48 horas que dejó a la carne hacer lo suyo; casi deshacerse en boca. Su vino fue un Karma Carmenère del 2016.

IMG_5678

Lamentablemente todo tenía que llegar a su fin. Pero son varios los que esperan con ansias este momento. Llegaron los postres. Dos muestras del talento del chef Manuel Balmaceda. Dos sellos dulces perfectos y necesarios para terminar de ser feliz en Casa Esmeralda. Uno de ellos fue un Marquise de chocolate semi amargo con macarrón de ciprés y helado de lavanda sobre crumble de avellanas. El maridaje: el premiado y reconocido pisco Waqar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunas cosas que deben saber: Tienen estacionamiento gratuito para sus clientes. Sus horarios de atención son de Martes a Sábado desde las 19:00 hrs. y los valores van desde los $28.750 por un menú de tres tiempos que los valen infinitamente.

¿Dónde? Esmeralda 716, Santiago.