LAS PIZZAS Y PASTAS QUE SE TOMAN BRUNAPOLI ESTA TEMPORADA

Son más de 20 nuevos platos los que está presentando Brunapoli esta temporada, siempre con ese exquisito toque napolitano que trajo a sus dos locales en Santiago el chef Raffaele Medaglia junto a Francesco Vannucci, empresario gastronómico.

Y es que aquí las pizzas y las pastas son la especialidad de la casa, siendo la única pizzería napoletana en Santiago que ha sido certificada por la Associazione Verace Pizza Napoletana. Los platos son simples: pocos ingredientes y muchísimo sabor.

Comienzo contándoles de dos de sus nuevas pizzas; la Pizza Romana ($8.900) con la clásica base de salsa de tomate, mozzarella, anchoas y orégano, una muestra húmeda, sencilla y con un golpe de sabor fantástico -por las anchoas- Por otro lado, la Pizza Mortazza ($12.900) que se presenta en el ítem Pizze Speciali, tiene mortadella, mozzarella y pistachos, una poco usual combinación que funciona de maravillas mezclando muy bien la grasa de la mortadella y el pistacho. Rica.

Otras dos opciones, si bien diferentes, pero muy ricas de esta nueva carta, son el Panuozzi Luigi ($7.500) y la Burrata al Cartoccio ($14.900). El primero es básicamente como un sándwich de masa de pizza con milanesa de pollo, tomate, palta y mayo casera. Fiel representante de la gastronomía italo-argentina que vemos en Brunapoli. Por otro lado, la Burrata al Cartoccio, también de masa de pizza, frita esta vez, está rellena de queso mozzarrella, acompañada de tomates cherry y albahaca. Un queso suave que se funde por el calor creando un plato delicioso y muy fácil de comer.

¿Hablemos de pastas? Porque en Brunapoli son expertos. Varios platos para comentar aquí, comenzando con el Spaghetti alla Carbonara ($10.500) una pasta simple -seca, traída desde Italia- que se acompaña de salsa carbonara con huevo, guanciale -que es como una panceta que aporta crocancia- y queso pecorino. Un sabor que entra con fuerza, pero que se va suavizando al estar en boca. Les puedo comentar también acerca del Tagliatelle al Ragú di Agnello ($10.500) perfecto para los amantes del cordero que se va camuflando con las pasta de manera justa y bien pensada.

Y si hablamos de pastas rellenas de fabricación propia de Brunapoli, tenemos a los coloridos Gnocchi di Barbabietola e Noci ($9.900) una pasta de betarraga con salsa de cuatro quesos, nueces y speck -tocino italiano deshuesado- espumosos en el paladar pero con el toque crunchi. La betarraga está ahí todo el tiempo. Además, les cuento del Ravioli Ricotta e Spinaci al Limone e Pistacchio ($11.500) ¡que nombre, no! Pero no se asusten, porque solamente son unos sabrosos raviolis rellenos generosamente de espinaca con un toque ácido. Delicia.

Y un postre para terminar. El Cheesecake alla Ricotta ($4.900) es fresco y cremoso, perfecto para cerrar cualquier velada en Brunapoli e irse con una sonrisa plena.

¿Dónde? Avenida Nueva Costanera 3961, Vitacura / Camino Los Trapenses 407, Mall Vivo, Lo Barnechea.

BRUNELLA: LA COCINA INSPIRADA EN CAPRI QUE LLEGÓ AL BAZAR GOURMET DE PARQUE ARAUCO

¡Mamma mía! En lo personal siempre agradeceré cuando un nuevo lugar de comida italiana abre en algún rincón de la capital. El Bazar Gourmet, creado hace algún tiempo en el espacio Food Hall del Parque Arauco, ha sido sin dudas el escenario ideal para nuevas, novedosas y ricas aperturas gastronómicas. Y aquí entra a jugar Brunella.

Abrieron a principios de este 2019 de la mano del grupo Mil Sabores -mismos dueños de Tanta, Barra Chalaca, La Mar y Muu, entre otros- para ofrecer una auténtica experiencia napolitana con gran variedad de pizzas y deliciosas pastas como principales. Y también antipastos, por supuesto.

Para comenzar, pueden probar el Carpaccio di Manzo, con láminas de res, rúcula y trozos de parmigiano ¡un clásico! fresco y liviano.  Otra rica opción es el Tartare de Tonno preparado con atún, zapallo italiano y tomate, una entrada colorida y con ricas texturas en boca.

Las pizzas son una de sus especialidades. Creadas en horno napolitano certificado, puedes pedirlas en tres tamaños diferentes: Pizzino de 25×10, Napoletana de 33 cms y Al Metro de 80×25, en donde puedes incluir hasta tres sabores diferentes como la Diavolala favorita de Francesco Vannucci, empresario gastronómico italiano, dueño también de Brunapoli y Mangi– que tiene salsa de tomate, mozzarella y salame napoli picante que se hace presente pero no llega a invadir. También puedo recomendar la Tartufina, que es realmente exquisita y se arma con mozzarella, hongos porcini, trocitos de speck (jamón) y aceite de trufa blanca que le entrega un personalizado sabor. No se olvide de probar mi favorita: la Margherita.

En el caso de las pastas, todas traídas directamente desde Italia, no dejen pasar la Lasagna alla Bolognese que debería funcionar perfectamente en cualquier ristorante. En Brunella funciona deliciosa y cremosamente, con una buena acidez entregada por los tomates frescos. Por otro lado el Tortelloni Panna e Prosciutto, relleno de ternera braseada, salsa de crema y jamón cocido es de sensación suave y relleno abundante. Punto a parte es que los garzones van directamente a la mesa con parmesano fresco a coronar cualquiera de tus pastas, a tu antojo.

Lo siguiente fue una total novedad. El Malfatti es una pasta similar al gnocchi hecho de queso ricotta y espinaca con salsa de cuatro quesos. ¿Se imaginan cómo es al probarlo? Es sencillamente maravilloso, de una rica textura, muy similar a una albóndiga, lleno de sabor emulsionado de manera correcta con la salsa. Para mi, es un imperdible de Brunella.

Y si hablamos de gastronomía italiana, los postres no pueden faltar. Es impensable pasar por Brunella sin probar el Tiramisú esponjoso y frío, con cada capa montada uniformemente que nos transporta directamente al país de la bota. El otro postre, que a esta sibarita poco dulcera sorprendió gratamente, fue el Scialatelli Friti. Ponga atención; trozos de pizza fritta con nutella y pistacho. Una delicia crocante para compartir.

Brunella entrega un ambiente informal repleto de color y un techo alimonado (mírelo cuando vaya) en donde los comensales pueden disfrutar de una propuesta italiana sin grandes pretensiones, pero con sabores que no fallan.

¿Dónde? Bazar Gourmet, Parque Arauco.

 

JUEVES DE ABRIL ALLA ITALIANA ICON HOTEL SANTIAGO

Comienza abril rápidamente y con ello, novedades en Bazzar Restaurant, de Icon Hotel Santiago, como las cenas italianas que podrás disfrutar cada jueves de este mes.

Las pastas son y serán siempre bienvenidas, los sabores italianos encantan de principio a fin.

Comenzaremos la noche con un aperitivo a la mesa, un cocktail entre Ramazzotti Spritz, Bellini o copa de espumante junto a una selección de bruschettas; para luego continuar con  un variado mesón de antipastos.

El plato de fondo se podrá seleccionar entre 5 pastas y 2 risottos, que irán variando cada  semana a elección del chef.

El cierre nada mejor que una degustación de postres entre tiramisú, panna cotta, frutos del bosque y gelatto di frutti sobre galletón, servido a la mesa.

La cena incluye ½ botella Leyda Reserva SB o CH  o Misiones de Rengo Reserva CS o ME, cierre perfecto, un aromático café Italiano o infusión.

Valor por persona $18.500

Cada jueves de abril, desde las 8:30pm

 

MANOS EN LA MASA Y DISFRUTE EN TODO MOMENTO. LAS CLASES DE COCINA DE KITCHEN CLUB

Un importante boom culinario se vive en nuestro país hace algún tiempo. Es innegable. Son varias las personas entusiasmadas con las clases de cocina o con seguir a influenciadores en las redes sociales que llenan sus plataformas con los paso a paso para lograr exquisitas preparaciones.

Bajo este contexto, aparece en Chile hace cuatro años Kitchen Club, club de cocina para amantes y aficionados de los fuegos que ofrece diferentes alternativas para quienes vibran con el arte de la gastronomía y los sabores.

Me tocó tomar la clase de Pastas Frescas y Salsas dictada por el talentoso y carismático chef Javier De Solminihac. La dinámica es distendida, de muchas risas, conversación, de meter las manos en la masa (si no está dispuesto a eso, mejor no vaya) de obtener tips, de hacer todas las preguntas que se quieran, de cocinar, obviamente, y comer.

Kitchen Club pone a disposición de los comensales todo lo necesario para llevar adelante el curso que dura al menos un par de horas. Aquí, se aprenden diferentes técnicas de preparación de acuerdo a un menú previamente establecido para que los alumnos preparen, guiados por el chef de cabecera. Ojo, que estamos hablando de profesionales de la talla de Sergio Barroso, Ciro Watanabe y Juan Manuel Pena Passaro, solo por nombrar algunos.

Y entre plato y plato preparado las creaciones se prueban. Algunos dicen que esa es la mejor parte, junto a una barra abierta de aguas, vinos y otros manjares líquidos para acompañar. Se come sobre la misma mesa en la que se hacen las preparaciones y en la que, todos por igual, limpian como si fueran los anfitriones.

La mesa larga al final se viste del máximo de 14 alumnos que son parte de la experiencia. En esta última cena se comparten anécdotas y experiencias vividas durante la clase. Es imposible no salir con una sonrisa de todo esto.

Y si no te gustan las pastas, no hay de qué preocuparse. Hay cerca de 50 cursos para todos los gustos, paladares y estilos; comida Thai, comida Peruana, curso de Curry y Tandoori, cocina India, Remen y Noodles y así suman y siguen. ¡Es el paraíso para los cocinalovers! Y tampoco es necesario tener conocimientos previos.

No dejes de visitar www.kitchenclub.cl y sumarte a una maravillosa experiencia en torno a cocinar. Yo, lo disfruté a concho.

¿Dónde? Av. Kennedy 7518, Vitacura, Santiago.

LA BUENA MESA DE VENDETTA

Con una sabrosa propuesta italo-chilena se instaló Vendetta en Patio Bellavista. Pero no, no es el primero, ya que tienen dos más (Plaza Egaña y Vespucio). Y si bien llevan solo dos meses en este polo gastronómico y turístico del centro de la ciudad, ya hay varios comensales que han quedado enganchados de su gastronomía.

Y es que la verdad es muy rica. O al menos lo que yo pude probar. Abundante, armoniosas presentaciones, sabor, enjundia.  Una carta de tragos no muy grande pero sí diversa. Y aunque estamos en otoño y hace frío, se me hizo perfecta la idea de abrir con este Ceviche Mixto con camarones ecuatorianos grandotes, salmón, pulpo, palta, choclo y otros agregados que lo transforman en un plato lleno de vida.

Hay una gran carta de Antipasti en Vendetta, así que me aventuré en probar los siguientes: Un Carpaccio de Res con infalible queso azul, alcaparras, limoneta, queso pecorino y grissini. Sé, que de solo leer la descripción de este plato, se les hizo agua la boca. Un Antipasti con personalidad. De mis favoritos. El otro fue un Crudo Vendetta con filete de res picado a cuchillo que se nota al tenerlo en boca. De esos platos que son perfectos pata compartir.

Como dato “no gastronómico”, les puedo contar que la decoración de Vendetta está inspirada en lo urbano de la ciudad de Nueva York y cumple muy bien. Es un lugar amplio, con varios y diversos salones, segundo piso, donde caben cerca de 250 personas. Y fíjense en las sillas cuando vayan. Las trajeron de la misma gran manzana de un colegio en demolición. Me pareció fascinante.

Las pizzas son un fuerte en Vendetta. Es importante decir que ellos fabrican algunas de sus pastas, panes, pizzas y postres.  Ahora bien, tienen en carta quince pizzas a la piedra y podemos leer, por ejemplo, la pizza Al Funghi Trufado, A lo Pobre o Scampi. Yo probé dos: Mi favorita, la Pizza Margarita, que es tan simple y tan rica. Siempre. Y aquí, con masa de borde aireado y crocante, no muy diferente a la masa de la Pizza Buffala con harto pomodoro, mozzarellla y parmesano.

Y para seguir siendo feliz, probé parte de los Especiales de la Casa que son básicamente pastas. Y aquí quiero hacer un alto, porque les advierto que no pueden irse de Vendetta sin probar la Lasaña de Osobuco que, a la opinión de esta humilde sibarita, se lleva todos los aplausos. No haré grandes descripciones más que decir ¡wow!

¿Dónde? Constitución 30, Patio Bellavista, Providencia.

DISEÑO, GASTRONOMÍA Y SUSTENTABILIDAD. ESO, ES HOTEL PIEDRA VERDE EN MACHALÍ

El hotel Piedra Verde de Machalí resultó ser como una caja de Pandora. Jamás esperé encontrarme con un refugio colmado de diseño, espacios bien distribuidos, sustentabilidad, gastronomía y un ambiente cálido y cómodo en este rinconcito de la sexta región.

Son más de 3.100 metros cuadrados construidos los que albergan a pasajeros curiosos de conocer las bondades de la zona como el pueblo minero de Sewel, las viñas del Valle de Cachapoal y el pueblo de Coya o los que buscan solamente un momento de descanso. Otros en cambio lo utilizan como sede para sus reuniones o congresos, instancias para las que el hotel también está preparado. ¿Las habitaciones? 60, muy bien logradas, con paredes revestidas de madera, sensores de ocupación y baño integrado, con un diseño que rompe con la línea, pero que se acopla perfectamente. Dormí delicioso y disfruté todo lo que pude mi habitación.

La comida

Piedra Verde alberga el restaurante Las Higueras con una propuesta de cocina fusión que, por sobretodo, tiene una amplia oferta de carnes y productos de la zona, como el conejo. La cocina, a cargo del chef Andrés Pino, no tiene nada que envidiarle a los grandes exponentes nacionales.

Comencé mi deleite durante el almuerzo y pude probar gran parte de la carta. Un tártaro, pastas, carnes, sándwich y postres que vinieron a confirmar el gran talento y profesionalismo que hay detrás de los fuegos, con platos preocupados, sabrosos y coloridos. Una alta gastronomía perfecta para complementar lo bien que se siente estar en el hotel Piedra Verde de Machalí.

El restaurante también se suma al tema del diseño, con grandes ventanales que entregan luz natural durante el día y provocan un hermoso efecto de luminosidad eterna durante la noche. Las ampolletas parecen pequeñas luciérnagas.

La comida en la noche es igual de rica, la calidad no disminuye. Y para qué decir la atención que brindan los chicos y las chicas que trabajan en el lugar. Acogedora.

La carta se mantiene y se acompaña, al igual que durante el día, de una gran selección de fabulosos vinos, blancos y tintos, del valle del Cachapoal y otros. Solo momentos buenos para el paladar.

¿Y el desayuno? Buffet, lleno de frutas, tentaciones dulces, jugos, tés y panes para llenarse de energía, comenzar el día y disfrutar, por ejemplo, de la piscina que tienen en la terraza, junto al bar. ¡Panorama perfecto!

Diseño y sustentabilidad

Con una inversión de seis millones de dólares e instalado en una zona residencial de Machalí, el hotel Piedra Verde se levantó sobre un terreno ya construido con anterioridad, rescatando estructuras y dándole un sello propio. Un sello verde que se hace cargo de su impacto ambiental con 90% de iluminación LED, materiales de baja emisión en pinturas, pisos y muebles y riegos por canal.

Sus espacios están muy bien pensados. Se nota y se siente un hotel amplio con un diseño definido por su propio dueño y gerente general Flavio Angelini como Vintage Industrial.  Y está a la vista. Paredes de container mezcladas con pisos de madera, alfombras, sillones antiguos y fotografías de mineros. Una larga fila de botellas verdes enmarca uno de sus salones. El fierro también es un elemento muy presente.

El hotel Piedra Verde es un lugar de absoluto descanso. Es un lugar cómodo, bonito y de gran gastronomía. Es perfecto para hospedar cuando se quiere hacer algo en la zona. Es una alternativa segura, moderna y eco-friendly. Es uno de esos lugares que uno agradece que existan.

¿Dónde? Las Higueras 119, Machalí. Región del Libertador General Bernardo O`Higgins.

www.hotelpiedraverde.cl

 

 

 

 

CHILENOS SE UNEN A TRADICIÓN GASTRONÓMICA ITALIANA

Comer ñoquis cada 29 es una tradición que nació en Italia y que vaticina buenos augurios y abundancia. Esta particular costumbre se ha exportado a otras partes del mundo y Chile no ha sido la excepción.

El rito se ha popularizado en Chile y, actualmente, muchas familias lo practican. Según un estudio de Pedidos Ya, los usuarios chilenos escogen esta comida tanto para el medio día como para la noche (25% de los pedidos se hacen entre las 13 y las 15 horas y un 25% entre 20 y 22 horas).

De acuerdo a los datos recabados por la plataforma, el 29 de cada mes los encargos online de este tradicional plato se duplican y hasta triplican con respecto a un día común, así como también el día 30, cuando se aprecia una mayor cantidad de pedidos en comparación a lo habitual. De hecho, concluyen que al menos uno de cada cinco chilenos disfruta de la tradición de “los ñoquis del 29”.

Otro dato a destacar de esta investigación es que más del 50% de los pedidos son de los tradicionales ñoquis de papa, superando a otras preparaciones de esta receta.

 

VAPIANO PEDRO DE VALDIVIA: LAS PASTAS LLEGARON A REVOLUCIONAR PROVIDENCIA.

Llevan muy poquito tiempo abiertos, pero ya están dando mucho de que hablar. Y es que Vapiano no es una marca nueva. Ellos están hace un tiempo en el Boulevard del Parque Arauco y han conseguido, a punta de ricas pastas, posicionarse como una de las grandes alternativas del lugar.

Pues bien, esta nueva apuesta en Providencia no se escapa del éxito que ya tienen en Las Condes. Con más de 500 m2 este nuevo local se instala justo en las esquinas de Nueva Providencia con Pedro de Valdivia. Tiene un estilo moderno, con mesas altas y otras más bajas, para compartir con otro comensales, para convivir mientras se disfruta de su rica gastronomía. El verde es otro sello de Vapiano que lo hace destacarse.

IMG_4483

El sistema de pago es muy novedoso, ya que mediante una tarjeta vas a cada una de las estaciones en donde estarán los VAPIANISTIS preparando tu plato; lasañas, pastas, risottos, pizzas, ensaladas. Una cocina completamente abierta que te deja no sólo ver cómo se va armando tu plato, sino que también te permite participar.

IMG_4457

En mi visita (ya era tercera vez que afortunadamente iba) tuve la oportunidad de probar más variedades de la carta e irme también por algunas recomendaciones o specials.

Es casi impensado no comenzar una velada a la italiana sin un buen Antipasti, por lo que probamos, junto a los demás comensales, el Piatto Antipasti con prosciutto, parmesano, vegetales asados, champiñones, aceitunas verdes, Salami Napoli, pesto de albahaca y mozzarella fior di latte, aunque también hay una versión con mozzarella Di Búfala. Un perfecto tentempié para compartir. *Dato importante: Los Antipasti son perfectos también para los After Office con los amigos junto a un buen trago. Los Aperol y espumantes están 2×1 de 20:00 a 01:00 hrs. 

IMG_4450

El vino que acompañó nuestra velada fue un Veramonte Merlot 2015 suave y frutoso. En Vapiano hay una amplia carta de vinos y algunas cepas se vende tanto por botella como por copa.

Pasemos a los platos. Esta vez me quedé enganchada del Risotto Pomodoro Scapi que lleva camarones, cebolla y vino blanco en salsa de tomates con un toque de pesto basilico hecho en casa. Es un plato de color predominante, buena acidez y justa cocción de los granos del risotto. Realmente delicioso y la porción es bastante generosa, hasta se puede compartir. Pero mejor no, jeje.

IMG_4471

Dentro de las muchas opciones de pasta, entre ellas integrales, veganas y sin lactosa, probamos la Crema Di Funghi, una pasta vegetariana con fusilli, mezcla de champiñones y setas frescas salteadas con vino blanco, acompañadas de una salsa cremosa y un toque de perejil. Perfecta, al dente, sabrosa.

IMG_4480

Entre conversaciones y buena comida llegó Luis Miguel, nuestro garzón, quien con gran amabilidad  y simpatía nos ofreció la selección de postres entre ellos Crema Di Fragola, Tiramisú, Panna Cotta y Mousse de Chocolate. Pero a mi parecer los que se robaron la atención fueron los dos specials de la casa; Crema de Banana con Noce Caramelo, un rico y fresco postre vegano, y la Nocella Cheesecake que definitivamente no podía parar de cucharear. ¡Delicias!

Lo cierto es que Vapiano se instala en el corazón de Providencia con una fórmula exitosa ya probada. Con opciones de comida italiana tan ricas que te vas a hacer adicto a su sabor y también a la forma entretenida y lúdica que tienen de atenderte. Todo se fabrica ahí mismo, menos los embutidos, y además tienen servicio de Take Away y Delivery, lo que solo seis locales de Vapiano en el mundo tienen. Somos privilegiados.

¡Ah! Y no se pierdan las sopas de temporada, están increíbles.

¿Dónde? Avenida Providencia 1984, Providencia.

 

CADENA DE RESTAURANTES VAPIANO CELEBRÓ LA APERTURA DE SU NUEVO LOCAL EN PROVIDENCIA

Tras el éxito de su local en Parque Arauco y al comprobar que el concepto de comida fresca, con ingredientes de primera calidad y hecha en el mismo momento ha encantado al público chileno, Vapiano celebró la apertura de su segundo local, esta vez en el corazón de Providencia.

El nuevo Vapiano está ubicado en Avenida Providencia 1984 (esquina Pedro de Valdivia), y  en sus más de 500 mt2, prima la madera, el mármol, y los árboles de olivo que aportan un toque mediterráneo.

El evento contó con la presencia de embajadores y representantes diplomáticos de Austria, Alemania, Ecuador, India, República Dominicana, Uruguay, Turquía, Emiratos Árabes, de la Alcaldía y gabinete de la Ilustre Municipalidad de Providencia, concejales de la comuna, autoridades, representantes de la prensa y proveedores, además de rostros de nuestra televisión tales como Héctor Morales, Michelle Carvalho, Ingrid Parra y Germán Schiessler, quienes disfrutaron y se dejaron sorprender por los chefs que prepararon los platos solicitados frente a los invitados, quienes decidían como querían que se preparara su elección según sus propias preferencias.

Vapiano Pedro de Valdivia espera recibir a sus clientes a toda hora del día: en la mañana para que disfruten de un buen café, a la hora de almuerzo y comida para que se sorprendan con las pastas frescas hecha en casa, las deliciosas pizzas, las ensaladas gourmet y los irresistibles postres. Y también al atardecer, donde el bar, su amplia terraza y los antipasti serán los protagonistas.

En la ocasión, Manuel Anders, gerente general de Vapiano Chile, se refirió sobre la apertura oficial del nuevo local en Providencia: “Elegimos esta hermosa comuna por ser uno de los principales polos gastronómicos de la capital, con un barrio muy diverso en el que conviven armónicamente oficinistas, residentes, turistas y estudiantes”, manifestó el gerente general.

“Hoy es un día histórico para la familia Vapiano. Estamos inaugurando el Vapiano número 181 del mundo, el número 10 en Latinoamérica y el número 2 en Chile. Nos enfocamos en ir despacio porque día a día nos preocupamos de seleccionar los mejores ingredientes; porque día a día preparamos nuestras pastas frescas;  porque recibimos a nuestros clientes con una gran sonrisa y vamos despacio porque queremos revolucionar la forma de comer en Chile”, sentenció Anders.

La cadena cuenta con más de 180 locales alrededor del mundo, en más de 40 países de los cinco continentes. A nivel global, atiende a más de 40 millones de clientes al año, a lo que se suma que solamente durante 2016 se abrieron 32 nuevos locales en el mundo.

DA NOI: FAMILIA, TRADICIÓN Y EXQUISITAS PASTAS

Gracias a todas las experiencias que he vivido recorriendo diferentes restaurantes, me he dado cuenta de algo; un restaurante no saca nada con tener la mejor comida, un lugar de lujo con mesas perfectamente decoradas o servir el mejor champagne del mundo si no tiene un factor fundamental: amor. Y esto, se transmite en el Da Noi desde que pones el primer pie en la puerta.

Siempre había querido ir a probar sus pastas. Me habían hablado tan bien de esta trattoria que cuando recibí la invitación no pude más de la emoción. Junto a mi comensal, llegamos al local en la esquina de Sucre con Av. Italia (qué barrio más rico). Al entrar, nuestra mesa estaba reservada y con eso sumaron inmediatamente mil puntos a su favor, jeje. El mesero encargado de atendernos fue Jaime quien con amabilidad, simpatía y mucha disposición nos presentó la carta (digital, nada menos) y nos comentó los ricos platos que estaban en ella. No conforme con eso, se ofreció para darnos un tour por el lugar que cuenta con diferentes salones, una cocina humeante a la vista y su propia fábrica de pastas (o sea, pastas frescas al minuto).

danoi 1

Las paredes del Da Noi, que en noviembre cumple 21 años de servicio, están decoradas con una serie de cuadros del pintor Santos Guerra que las transforma en una verdadera galería de arte.

Al volver a nuestra mesa, y luego de saludar a todo el personal que se nos cruzó en el camino, nos recibió una apetitosa y sencilla tabla “Capitán Pastene” con Prosciutto, Coppa, Salchichón de Montecorone, queso parmesano, aceitunas y salsa pomodoro. Bastante bien para dar inicio a una merienda consistente en pastas. No queremos salir con el estómago enojado.

Era de esperarse que fuéramos a maridar la comida con un buen vino y esos momentos Da Noi nos sorprendió. Ellos tienen su propio vino pensado y elaborado especialmente para beber y disfrutar con pastas. El “Magdalena” es un Carmenere del Valle de Itata muy frutoso y fresco.

El nombre no está puesto al azar, no señor. Magdalena es la nieta de don Juan Ponce, dueño de este paraíso italiano. También tienen el “Quota”, un blend que lleva un colorida etiqueta diseñada por el mismo Santos Guerra.

danoi 2

Las estrellas de la jornada llegaron para ser devoradas. Bajo las recomendaciones de Jaime, nos dispusimos a disfrutar de dos delicias; un “Agnolotti de Salmón Ahumado” relleno igualmente con salmón ahumado y queso mozzarrella acompañado de salsa de camarón y Provensal y, por otro lado, un “Agnolotti Da Noi” hecho con masa de tinta de calamar rellena de carne de jaiba y ricota, acompañado de salsa rosa (pomodoro y crema). Si pudiéramos describir la sensación de llevar semejantes manjares culinarios a nuestra boca en un emoticón, sería este 😀  ¡Qué pastas más ricas mamma mía!

danoi 3

¿Recuerdan que en un principio mencioné la palabra amor? Pues bien, en Da Noi se nota que todo lo hacen con amor. Desde que entras se siente un calor de hogar que lo llegan a confirmar todos sus meseros con tanta amabilidad que ofrecen para atenderte, siempre sonriéndote. Ese es un valor agregado que no encontramos en todos los restaurantes. ¡Y puchas que se agradece! Además, sus pastas también se fabrican con amor (y los mejores ingredientes) porque son frescas, con textura y deliciosas al paladar.

Hay tres cosas que no podemos dejar pasar antes de cerrar esta nota. Primero, el Da Noi vende pastas y platos al detalle. Segundo, no pueden dejar de probar la última novedad de la carta;  el “Agnolotti de Alcachofas”. Y tercero, pero no menos importante, tienen que reservar y comer en el Comedor de la Nonna, ambientado con muebles antiguos y lleno de fotos de antaño de la familia dueña. ¡Es hermoso!

danoi 4

Agradecemos infinitamente la invitación que nos hizo don Juan y Luis Ponce, su hijo. Tengan más que seguro que volveremos y que, al pensar en pastas, siempre pensaremos en ustedes. Da Noi…L´arte di mangiare bene.

¿Dónde? Avenida Italia, 1791, Ñuñoa.