BRUNELLA: LA COCINA INSPIRADA EN CAPRI QUE LLEGÓ AL BAZAR GOURMET DE PARQUE ARAUCO

¡Mamma mía! En lo personal siempre agradeceré cuando un nuevo lugar de comida italiana abre en algún rincón de la capital. El Bazar Gourmet, creado hace algún tiempo en el espacio Food Hall del Parque Arauco, ha sido sin dudas el escenario ideal para nuevas, novedosas y ricas aperturas gastronómicas. Y aquí entra a jugar Brunella.

Abrieron a principios de este 2019 de la mano del grupo Mil Sabores -mismos dueños de Tanta, Barra Chalaca, La Mar y Muu, entre otros- para ofrecer una auténtica experiencia napolitana con gran variedad de pizzas y deliciosas pastas como principales. Y también antipastos, por supuesto.

Para comenzar, pueden probar el Carpaccio di Manzo, con láminas de res, rúcula y trozos de parmigiano ¡un clásico! fresco y liviano.  Otra rica opción es el Tartare de Tonno preparado con atún, zapallo italiano y tomate, una entrada colorida y con ricas texturas en boca.

Las pizzas son una de sus especialidades. Creadas en horno napolitano certificado, puedes pedirlas en tres tamaños diferentes: Pizzino de 25×10, Napoletana de 33 cms y Al Metro de 80×25, en donde puedes incluir hasta tres sabores diferentes como la Diavolala favorita de Francesco Vannucci, empresario gastronómico italiano, dueño también de Brunapoli y Mangi– que tiene salsa de tomate, mozzarella y salame napoli picante que se hace presente pero no llega a invadir. También puedo recomendar la Tartufina, que es realmente exquisita y se arma con mozzarella, hongos porcini, trocitos de speck (jamón) y aceite de trufa blanca que le entrega un personalizado sabor. No se olvide de probar mi favorita: la Margherita.

En el caso de las pastas, todas traídas directamente desde Italia, no dejen pasar la Lasagna alla Bolognese que debería funcionar perfectamente en cualquier ristorante. En Brunella funciona deliciosa y cremosamente, con una buena acidez entregada por los tomates frescos. Por otro lado el Tortelloni Panna e Prosciutto, relleno de ternera braseada, salsa de crema y jamón cocido es de sensación suave y relleno abundante. Punto a parte es que los garzones van directamente a la mesa con parmesano fresco a coronar cualquiera de tus pastas, a tu antojo.

Lo siguiente fue una total novedad. El Malfatti es una pasta similar al gnocchi hecho de queso ricotta y espinaca con salsa de cuatro quesos. ¿Se imaginan cómo es al probarlo? Es sencillamente maravilloso, de una rica textura, muy similar a una albóndiga, lleno de sabor emulsionado de manera correcta con la salsa. Para mi, es un imperdible de Brunella.

Y si hablamos de gastronomía italiana, los postres no pueden faltar. Es impensable pasar por Brunella sin probar el Tiramisú esponjoso y frío, con cada capa montada uniformemente que nos transporta directamente al país de la bota. El otro postre, que a esta sibarita poco dulcera sorprendió gratamente, fue el Scialatelli Friti. Ponga atención; trozos de pizza fritta con nutella y pistacho. Una delicia crocante para compartir.

Brunella entrega un ambiente informal repleto de color y un techo alimonado (mírelo cuando vaya) en donde los comensales pueden disfrutar de una propuesta italiana sin grandes pretensiones, pero con sabores que no fallan.

¿Dónde? Bazar Gourmet, Parque Arauco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *