GALPÓN ITALIA: EL GOLPE DE ENERGÍA Y SABOR QUE FALTABA EN EL TRADICIONAL BARRIO GASTRONÓMICO

¡No deja de sorprenderme! Definitivamente me gusta mucho todo lo que hace el chef Luis Aurelio Garay, mente creativa tras los pasados proyectos 17°56° y Warú (que se extraña). Hoy, está a la cabeza de Galpón Italia, un espacio destinado a los más ricos manjares en torno a la parrilla y con valor agregado en una maravillosa coctelería. La estética industrial y el arte se toman los espacios abiertos del lugar.

Este concepto de picoteo con los amigos, busca que pidas algún buen corte de carne, que vienen en tablas, y lo acompañes de un complemento. Entre ellos, las Berenjenas ($4.800) grilladas a la parrilla, suaves y de sabor muy homogéneo. O el Pimentón Relleno ($4.700) que viene con una mayo de merkén que pica, pero que tiene un rico juego de sabores con el pino de quínoa. La presentación ambos platos son cuento aparte.

La tabla de Malaya de Cerdo ($7.900) es una buenísima elección, bien cítrica, porque viene al limón, con papa mechuñe -del enorme jardín de la papa chilota-, mermelada de zanahoria y menta. Con capa crocante y exquisito sabor.  Y si busca una carne que no esté parrillada, puede irse a la segura con el Crudo de Res ($6.900) -Ganso al igual que la carne de las hamburguesas-machacado y bien sazonado con especias, con una novedosa mayonesa de ceniza vegetal, brócoli asado, pepinillos y alcaparras.

Y si nos vamos directamente al estelar, que son las carnes de corte americano, la Tabla Mix ($15.900) trae generosos 500 gramos que se conforman de Lomo Vetado, Flat Iron y Entraña los que, a la parrilla, se dejan sentir con el sabor y la textura de una carne bien preparada. Además, todas las tablas vienen acompañadas de papas nativas con chimichurri y vegetales asados. Ojo, que también hay una tabla de vegetales como alternativa verde.

¿Hablemos de la tremenda coctelería que tiene Galpón Italia? Porque Yefry Avilera, un gentil y talentoso venezolano, se luce con las creaciones. De entradita partimos con la Poetisa que se compone de pisco St Germain, Campari, jugo de limón e hibiscus, muy refrescante y herbal con ese contraste dulce y amargo que fascina. Por otro lado está el Artesano, que es muy fácil de tomar, por lo que debe tener cuidaaaado. Trae gin, mezcal, jugo de maracuya, limón, Aperol, frutos rojos y syrup y se siente simple y honesto en boca. ¿Otro más? Caribbean Mule tiene carácter y es muy refrescante, de sabor curioso que incita a descubrirlo. Todos, tienen un precio único de $6.500.

Las Setas en Tomatada ($4.600) son el plato cuchareable de Galpón Italia. Son cuatro champiñones rellenos con pino vegetal y parmesano gratinado, sobre salsa de tomate con albahaca, láminas de más queso y aceite de trufas ¡Puntos extra! Sabor con fuerza pero de sensación sedosa y ácida.

Y, como todo lo que hace Luis Aurelio Garay es atrevido, no me asombró cuando me contó que había llegado a la mesa un postre de Cebolla y Pimiento ($3.500) que es básicamente una cebolla -haciendo alusión al vegetal con que se limpia la parrilla- asada con azúcar rubia, pimiento molle y helado de vainilla al bourbón. «Es una locura mía», me comenta Luis junto a la mesa y claro que lo es, pero el resultado es realmente fascinante, no la pase por alto.

¿Dónde? Av. Italia 1175, Providencia.

 

ÁUREA RESTAURANTE: LA COCINA DE ORO DEL BARRIO LORETO

Abrieron hace poquito más de un año con gastronomía que apunta a la cocina chilena de autor, pero con ostentosos guiños de otras culturas -la española va fuerte- en donde el producto nacional es trabajado meticulosamente, con tiempos y técnicas de admirar. Ubicados en una hermosa y renovada casona en el barrio Loreto, donde antes estuvo Casa Alma, llenan el ambiente con una verdosa terraza y un ambiente interior que goza de decoración kitsch.

Los chefs Tomás Saldivia, quien se hizo cargo del pabellón chileno de Expo Milán el año 2015 como chef ejecutivo y que permaneció un año trabajando en la cocina del connotado Celler de Can Roca e Ismael Lastra, especialista en la técnica Cook and Chill -que alarga la vida y mantiene las propiedades de los alimentos-, son los socios fundadores de esta apuesta de montajes delicados y gran sabor.

Comenzamos con un Paté de Ave Casero ($8.900) una receta que le hace honor a los años y que viene en tres variedades; miel de palma y coco tostado, pesto – pistacho y pesto – albahaca. Textura y cremosidad en el paladar que abre perfectamente cualquier experiencia sensorial. Se acompaña de tostadas de la casa. Por otro lado, los Locos en Salsa Tártara y Tártaro de Papas llega como una alternativa fresca para capear los atardeceres llenos de calor. Definitivamente la palta, los locos y la mayo no fallan nunca. Unos moluscos de buena y apretadita consistencia.

La Ración de Choritos a la Marinera son increíblemente ¡wow! Demasiado ricos, que te empapan los dedos de una salsa de tomate cocinada cuidadosamente durante 14 horas, con la ansiedad de abrir las conchitas sin parar para saborear su interior. Tienes que descubrirlos dentro de una olla. No por nada, son uno de los platos estrellas de Áurea.

Y por aquí se deja sentir un guiño a la cocina internacional. Tenemos las Caraqueñas Santiaguinas ($8.900) que vienen rellenas de cerdo mechado atomatado y que son bien crocantes y sabrosas. Y para los vegetarianos, está el Pastel de Choclo con base de pino de berenjenas, queso ricotta y parmesano -mucho, mucho queso- y con unas tímidas legumbres que asoman en más de un bocado.

¿El lado dulce? Un sensual postre de Tres texturas de chocolate para disfrutar acompañado -o solito si es bastante golozo-.

Póngale ojo a la coctelería de autor, el barista Diego Marín lo encantará con creaciones como El Hombre Cosecha con tequila, chancaca, laurel, limón, naranja y Aperol, fresco y de linda presentación, o La Última Esperanza creado magníficamente con gin, calafate y syrup de violeta, muy acaramelado.

¿Dónde? Antonia López de Bello 191, Recoleta, Santiago.

 

SEREMI DE ECONOMÍA LANZA DISTINCIÓN GASTRONÓMICA EN EL MARCO DEL FORO APEC CHILE 2019

La Seremi de Economía, Fomento y Turismo de la Región Metropolitana, Carolina Undurraga, junto con la directora regional de Sernatur, Marilyn Masbernat, entregaron hoy la primera “Distinción Gastronómica Apec” a dos restaurantes del tradicional Barrio Bellavista en Providencia, con miras a la realización de la Cumbre de Líderes que se desarrollará en noviembre en Santiago.

Esta distinción servirá de orientación a las delegaciones de la APEC Chile 2019, para encontrar en los restaurantes adheridos un estándar de atención que se adecuan a sus necesidades, tales como cartas en inglés, personal bilingüe, opciones vegetarianas, entre otras.

Se estima que la realización de la Cumbre APEC generará la visita de más de 15.000 representantes de las economías miembros, observadores, empresarios y prensa internacional.

Por lo mismo, la Seremi Carolina Undurraga detalló que “APEC Chile 2019 es una gran oportunidad, una tremenda vitrina para mostrar nuestro país al mundo y no podemos desaprovecharla. Queremos que, además de nuestros hermosos paisajes, también nos conozcan en el mundo por la oferta gastronómica que hay en Chile y que está a la altura de estos eventos grandes internacionales”.

Es por ello que el Ministerio de Economia, Fomento y Turismo junto a Sernatur han impulsado un distintivo voluntario para aquellos restaurantes que cumplan con ciertos requisitos y que quieran recibir comensales de esta importante cumbre.

 La primera entrega de la “Distinción Gastronómica Apec” fue para dos restaurantes del Barrio Bellavista de la Comuna de Providencia: Polvo Bar de Vinos y pizzería Omertá. Otros 41 restaurantes del mismo sector también recibieron la distinción que será visible en las vitrinas. A la actividad asistió el Gerente General de Sercotec, Cristóbal Leturia quien detalló: “en los últimos años hemos visto cómo cada día, los emprendedores han ido enriqueciendo la oferta gastronómica de nuestra ciudad y eso es lo que queremos mostrar a cada una de las delegaciones internacionales”.

Entre los requisitos que deben cumplir los establecimientos gastronómicos que adhieran a la distinción se cuentan estar debidamente registrado y vigente en Sernatur, poseer cartas traducidas a idioma inglés, contar con al menos una opción vegetariana y de preferencia menú Halal dentro de sus posibilidades, personal bilingüe y entregar algún beneficio, ya sea porcentaje de descuento o cortesía, dentro de la oferta gastronómica que ofrecen.

Por su parte, la directora de Sernatur Región Metropolitana, Marilyn Masbernat, resaltó que “Santiago no es una ciudad de paso, es un destino atractivo e imperdible para el turista que nos visita, ya que es una ciudad que hace sentir una experiencia única donde se mezclan todos los componentes de una gran ciudad: sabores y vinos, cultura y patrimonio, vida urbana, entre otras”.

Para el presidente de la Asociación Gremial de Barrio Bellavista, Álvaro Jadue, “contar con esta distinción Apec viene a confirmar el trabajo que han venido haciendo los restaurantes en su interés por ofrecer cada vez mejores propuestas, de calidad internacional, con una excelente cocina y un mejor servicio. También es el reflejo de lo que se ha hecho como Asociación Gremial del Barrio Bellavista en la promoción de alianzas y un trabajo conjunto entre artistas, empresarios y vecinos del barrio interesados en cuidar su patrimonio social, histórico y urbanístico”.

El llamado de las autoridades es a que se sigan sumando más restaurantes, tanto de Bellavista como de otros barrios gastronómicos de Santiago. Además, los establecimientos adheridos serán incluidos en el sitio oficial de APEC Chile 2019 (https://www.apecchile2019.cl/apec/es)

Para postular, los restaurantes interesados deben hacerlo en www.disfrutasantiago.cl de Sernatur hasta el 29 de octubre.

OMERTÁ: EL SECRETO PIZZERO MEJOR GUARDADO DEL BARRIO BELLAVISTA

Omertá es una pizzería que abrió sus puertas en la calle Constitución -Barrio Bellavista- en noviembre del 2017 de la manos de seis amigos, uno de ellos pizzaiolo, Julio Cuevas. Su oferta principal son pizzas horneadas de masa suave y aireada, perfectas para cualquier hora del día. Además, también tienen antipastos, tablas, ensaladas, calzone, sanguchitos hechos de masa de pizza -Panuozzi- y manjares dulces. Como toda buena propuesta italiana.

La palabra Omertá se define como un código de honor siciliano, la ley del silencio. Un secreto que no se puede revelar. Y si bien fue una sorpresa para mi descubrir esta pizzería, no podría quedarme callada y dejar de contarles los sabores que en ella pueden encontrar. ¿Para comenzar? Un Navegadito que viene perfecto para estos días fríos. Y tan bonito que lo llevan presentado a la mesa. Pregunte por él.

Antes de mangiare, les cuento que Omertá ofrece una carta de pizzas clásicas italianas en donde podemos encontrar la Margherita, que es sin dudas una de mis favoritas ($6.900 / $9.900) o la Quattro Formaggi ($8.900 / $10.900), entre otras.

Pero lo interesante es descubrir los que nos propone en cuanto a sus pizzas especiales o Pizza Specialli. La Lujuriosa de la Tierra ($12.900 / $14.900) bianca, con burrata, jamón crudo, papa en rodaja frita, queso grana padano y aceite de trufa. Este último, uno de los ingredientes que me hizo elegirla. Aromática desde que sale de la puerta del horno. Sabrosa, imperdible. Su hermana, la Lujuriosa del Mar ($12.900 / $14.900), es una fiesta de color y texturas con lo mejor de las costas chilenas; bianca de masa negra con tinta de calamar,  mozzarella, calamares salteados, pulpo, caviar y salsa verde cítrica. Un deleite para el paladar.

Las pizzas de Omertá son de elaboración artesanal, preparadas en un horno traído directamente desde Italia, horneadas a 500° y listas en un abrir y cerrar de ojos. Como una verdadera buena pizza. Su local es acogedor, decorado sin dejar detalle al azar y con música que nos transporta directamente al país de la bota. Mondo Cane, una de mis bandas preferidas, no dejó de sonar durante la velada.

¿Seguimos con más pizzas? La Chimi! ($9.900) es una pizza a la argentina con carne asada, extra mozzarella argentina y un monumental chimichurri de elaboración propia. Deliciosa y muy generosa en queso. Bueno, como todas las pizzas de por aquí. Y una bien propia de nuestra tierra, La Araucana ($8.900 / $10.900) con todo ese sabor ancestral que nos entrega el sur de Chile; lleva salsa de tomates, costillar ahumado a la canela de elaboración propia, longaniza artesanal, cebolla asada y merkén. Imagínensela humeante, llena de aromas que reconfortan y un sabor imposible de no adorar.

¿Dónde? Constitución 140, Barrio Bellavista.

 

 

CARA DE PEZKAO LLEGÓ AL BARRIO ITALIA CON SU FISH AND CHIPS

Abrieron hace poquito, para la Semana Santa -fecha idónea- en un pequeño local ubicado casi al final del Barrio Italia. El Cara de Pezkao nace de la mano del talentoso y joven cocinero Cris Vargas Arrau, quién fue uno de los socios fundadores de la exitosa Casa Combi (ya no está en ella) y creador de la Fuente Manquehue.

Esta vez la oferta principal es el Fish And Chips, famoso en varias partes del mundo -mayoritariamente en Inglaterra- y que consiste en sazonar de gran manera la sencilla opción de pescado con papas. Con una carta bien humilde, pero de justa medida, el Cara de Pezcao ofrece Reineta Frita / Caleta Cóndor ($4.990) o Pesca Frita / Caleta Tortel ($4.990) más acompañamiento y tres salsas. Los acompañamientos son, por supuesto, papas fritas caseras, papas backer, ensalada a la chilena o ensalada de hojas verdes. Sencillo ¿ve?

Pude probar la Caleta Tortel con Papas Backer. Un pescado delicioso, sedoso, con una capa de crocancia que no esconde sabores, hecha de maizena, harina y cerveza. Las papas bien cocidas, firmes y bastante llenadoras. Fíjese también en el final de la carta donde están las Papas Fritas Caseras ($3.900) y si se considera bueno para el mastique vaya por una de ellas antes -o después- de su pescado. Puede compartirlas también. Yo me fui por las Papas Pe´que están acompañadas de pollo marinado asado, con salsa criolla y salsa huancaína. Súper, súper ricas. Picantitas por el rocoto de la salsa criolla y con harta potencia de sabor. Un plato lleno de color.

Y para los que siguen siendo fanáticos del sánguchito está el El Pecesillo ($4.900) un siempre apetecido pescado frito con ensalada a la chilena, lechuga, ají verde y mayonesa casera en pan ciabatta. Jugosito y lleno de virtud en boca.

No se vaya sin antes tomarse una fresquita Chicha Morada ($2.200), un Té Casero de Hojas y Canela ($1.500) comerse un dulcesito como Donuts o Churros o unas maravillosas Sopaipillas Pasadas (aún no están en carta, pero pregunte por ellas, no sea leso).

El Cara de Pezcao es uno de esos locales que se agradece que existan. Sencillos, sin grandes ostentaciones pero llenos de sabor, en un ambiente bien familiar, cálido y colorido.

¿Dónde? Colo colo 816, Ñuñoa.

 

SIAM THAI: AL BARRIO ITALIA CON NUEVA CARTA DE VERANO

Me tocó conocerlo cuando era una pequeña y prometedora picada ubicada en Bilbao esquina Salvador, con una chef tailandesa en los fuegos y deliciosos sabores que conquistaron a muchos comensales. Y los mismos comensales los siguieron en esta nueva etapa. Luego de un lamentable incendio en el 2016 se vieron obligados a cambiarse de casa. Con ello, cambio de dueñas y chef, pero lo mejor de sus recetas se mantiene intacto en una bella locación bien verde, con algunas vigas a la vista.

Y estas propuestas de verano incluyen nueva coctelería de autor que vienen a ser una alternativa tentadora para refrescar estas tardes calurosas. Son cuatro los cócteles que se suman a los ya conocidos, entre los que podemos encontrar el Cultura Botánica con pisco de 35° machacado con pepino licor de Saint Germain, albahaca, limón, yogurt natural, triple sec y amargo de angostura. Suave, fresco, con un pepino que se siente. Por otro lado, el Moon Blanc es una creación en base a ron blanco, syrop de crema irlandesa y cerveza Blanc con notas de naranja y semillas de cilantro. De sabor toffee, exquisito, muy diferente. ¿De los antiguos? Tómese un Siam Sour, me lo agradecerá.

En los platos también hay renovaciones de temporada que están disponibles desde mediados de diciembre. Tenemos, por ejemplo, el Ceviche Thai que es preparado con reineta y camarón, mango, piña, cilantro, pimentón, cebolla morada, leche de coco (o no sería thai) y aderezo. ¿De sabor? Agradable al paladar, suave, con una piña que rompe con los esquemas de enjundia, quizás algo falto de acidez, con un pescado suave. De linda presentación, ideal para compartir, no sea goloso.

Se suma también la ensalada Tipyapa, que a mi me gustó mucho, porque es una propuesta colorida y veraniega. Lleva un mix de lechugas, rúcula, mix de pimientos, pepino baby, cilantro, sésamo negro, cebolla morada, menta, fideos de soya y una proteína que puede ser tofu, camarón o pollo. Esta vez probé con camarones. ¡Ah! y las salsas. Le entregan toda la personalidad al plato. Puedes elegir entre cuatro opciones; leche de coco, cilantro, jengibre; vinagre, soya, miel; mantequilla de maní, sriracha; aceite de oliva, mostaza, pimienta. La cosa cambia, y bastante.

Y si me permiten sugerirles alguno de los platos ya tradicionales en Siam Thai, me quedo definitivamente (de acuerdo a lo que he probado) con el Spaghetti Kan Siam, con un nivel mínimo de picor, de ese que se siente rico. Tenga cuidado porque es un plato que se enfría rápido, pero que no es difícil comer bocado tras bocado. Se trata de un spaghetti salteado con pollo, camarón, albahaca, leche de coco, curry amarillo, crema y zapallo italiano. Una delicia.

También podría recomendar el Curry Verde con Carne. Y aquí si que le advierto que es un plato picante. Tiene crema de zapallo italiano y albahaca y se acompaña de la proteína que tu elijas; en esta ocasión un filete que estaba muy sabroso, con una cocción correcta y un arroz que ayudaba a calamar a ratos el picor. Un plato para valientes.

En cuanto a los postres, son dos los que debutan este verano. Probé el Siam Rice y me sorprendió gratamente.  Es un tradicional postre tailandés reversionado, con una panacota de mango maracuyá, una bola de arroz cocinado con leche condensada de coco (clave para su dulzor), maní y salsa de berries. Una perfecta combinación, con sabores presentes y suave textura. A parecer de esta humilde sibarita, el cambio de casa les hizo bien.

¿Dónde? Av. Italia 1139, Providencia.

 

 

 

 

CAFÉ HOLLEY: ESTILO, VERSATILIDAD Y SABORES EN UN BARRIO QUE RENACE

Lo descubres en un rinconcito mágico en la calle General Holley, en Providencia, dentro de un barrio que está tomado fuerza y organización para resurgir, como en sus mozos años 90´s y más atrás. Por el momento se perfila como una calle peatonal tranquila, de aires algo europeos.

En una casona de tres pisos con un reloj en la cúspide se refugia el Café Holley, de Freddy Durán chileno/catalán, pastelero, quien llegó hace dos años a nuestro país para tomar el mando de su propia cafetería, como siempre lo había querido y como ya lo había hecho algunas veces, en España.

Su oferta es bien amplia y eso lo hace versátil. No existe una hora del día que sea más conveniente que otra, ya que puedes disfrutar de cafés, tés, pastelería casera y almuerzos para el día y cervezas artesanales (en botella), vinos, picoteos y tablas para cuando el sol comienza a irse.

Y como ya comienzan las ricas tardes veraniegas, les contaré sobre lo que Café Holley tiene para ofrecer en el sunset. Hay harto para compartir como la clásica Tortilla Española, un Hummus de Garbanzos y las Croquetas Caseras de jamón serrano, queso azúl, merluza con piquillo y espárragos verdes. Todas perfectamente crocantes por fuera y cremosas por dentro. No deje de probar la de espárragos.

Otro imperdible es el Salteado de Champiñones con Setas y Jamón, de exquisito aspecto y muy buen sabor, acompañado de unas tostadas crujientes que puedes dejar de lado para usar tu cuchara directamente y disfrutar.

Pero aquí nos detenemos, ya que Freddy se declara experto en las Torradas, todas en pan Ciabatta Artesanal. Las Torradas son como una pizza en la masa de pan que es bastante más gruesa. Pude probar la Torrada Escalivada y Queso de Cabra con un horneado de berenjenas, pimentón rojo, verde, cebolla con tomate y un toque, exquisito, de pesto. Un pan con un centro esponjoso que ayuda en el bocado lleno de color y sabor, destacándose el queso de cabra y el pesto. La cebolla juega muy bien, pero a mi parecer un poco grande, ya que se cae y terminas comiéndola en el plato. Pero nada que no se pueda resolver.

Atentos también con las ensaladas que vienen bastante bien a estas alturas del año y con las temperaturas que se aproximan. Un refresh para nuestro apetito.

Si deciden sentarse en la terraza, entren igual al café. Se encontrarán con una decoración vintage ecléctica llena de estilo. Es parte del estilo también de Freddy que comparte algunos de sus tesoros deco colgados en sus paredes. ¡Vaya a visitarlo! Y sáquese una selfie con el Costanera de fondo. Se ve perfecto.

¿Dónde? General Holley 50, local 20-21, Providencia.

 

 

 

MULATO RESTAURANTE: HACIENDO PATRIA EN EL BARRIO LASTARRIA

El Barrio Lastarria se caracteriza por tener una oferta gastronómica para satisfacer a casi todos los gustos. Restaurantes que han sabido conquistar a sus clientes con una carta rica, buenos precios y entretenido ambiente. Ese que también entrega el mismo barrio. Aquí, y hace algo más de seis años, se instaló Mulato, con su cocina de mercado. 

De la mano de su chef y dueño Cristián Correa, la carta de Mulato se compone de sabores tradicionales chilenos, mar y tierra, pero con nuevas y mejoradas propuestas. Una popular cocina de autor.

Y para abrir el apetito, una ensalada de Láminas de salmón curado en hierbas, hojas verdes y tabboulhé de quinoa con menta, tomate, pepino, palta y aceitunas. Fresca, como siempre logra ser una ensalada con salmón y quinoa.

Seguimos con plato que se ha transformado en un imperdible en varias cocinas chilenas durante esta temporada. Y que se agradece. El Pulmai, en una versión propia de Mulato, presentado en greda para mantener su calorcito y que lleva, además de los mariscos y la papa azul, un maravilloso milcao relleno de chupe de jaiba que le da un toque único y muy consistente. Una maravilla de creación.

Los Locos con ensalada de mote sin duda fueron una sorpresa. Unos locos carnosos, de rico sabor y buen tamaño. Un plato de esos de antaño, de esos que evocan recuerdos. Y bien alimonados para darle vida y sazón.

Harto pescado y marisco se come en Mulato, siempre dependiendo de la disponibilidad, pero nunca faltan en carta. Y gracias a esta abundancia es que el siguiente plato fue una sabrosa Merluza Austral en tapa de aceitunas, servida con cremosa quinoa roja y blanca al huacatay acompañada de una ensalada a la chilena para un golpe de frescor. El huacatay es una generosa hibera que, en este caso, le entregó el color y algo más a este cremoso que estaba increíble. Un plato intenso, de paladar cálido y con exquisita textura.

Y si de comida chilena se trata, no puede faltar la carne. Por eso, finalizamos el festín con una Costilla de cerdo confitada en chimichurri de chancaca y pimientos con su filete envuelto en tocino, servido con puré de pallares al ajo chilote y rábanos. Un plato potente y de gran aliento. Definitivamente un enjundioso imperdible para los amantes carnívoros. Bien chileno.

Sí, fueron varios platos los que probamos en la ocasión y que nos hicieron ver, junto a los demás comensales, el corazón de lo que realmente es Mulato. Cocina honesta y hecha para alimentar el cuerpo y el alma.

Y si se estaban preguntando por los postres, sí, hay postres, y bien novedosos.

Aquí (mire las fotos de abajo) tenemos dos muestras de una magna creatividad, color, textura y sabor. El primero es un Tocino del Cielo, que sí pareció ser del cielo, con fruta fresca y helado y una consistencia que me recordó mucho al clásico y humilde budín de pan. Una delicia. Su par, una Tatín de peras al vino tinto con turrón de almendras y helado de harina tostá, definitivamente puro patriotismo.

¿Dónde? José Victorino Lastarria 307, Santiago.

LA JARDINERA: COMIDA BAJO EL PARRÓN

La Jardinera es un reconocido restaurante allá en Puerto Varas por su alta gastronomía y ubicación privilegiada, reuniendo todo el encanto del sur en un solo lugar. Hace un año están en Santiago gracias a María José Paredes y Álvaro Radrigán. Y, esta vez, fui yo la que pude encantarme con ellos.

Felipe Molina es el chef que está actualmente a cargo de los fuegos y pretende chilenizar por completo una carta que es variada y de buenos precios; carnes, pescados, pastas, ensaladas, tablas, tapas y bebestibles podemos encontrar en ella.

Y para abrir el apetito, un Pisco Sour La Jardinera con macerado de lavanda, muy refrescante. Y comenzamos con las entradas. Llegaron los Mariscos y Crema de Vino considerados en la parte de las Tapas de la carta. Almejas, choritos, pinzas de jaiba y ostiones al vapor bailan sobre una salsa de Chardonnay muy rica y, aunque quizás les faltó un poquito más de cocción a los representantes del mar, no dio pie para opacar un plato simple y sabroso.

A su vez, me enamoré de las Papitas Dauphine, un clásico francés a base de papa frita y esponjosa sobre salsa de queso azul. ¡Que mezcla más perfecta! Y el Ceviche Mixto de salmón y camarón sazonado al estilo peruano y con leche de tigre, es un plato que por lo general nunca falla. Y este tampoco fue el caso. Fresco e ideal para un día caluroso.

A continuación vino (de venir, aunque siempre maridamos con buenos vinos) uno de los favoritos de la mesa. La Polenta Cremosa preparada con leche y queso mantecoso acompañada de champiñones en confit de cebollín y huevo pochado que, como ya les he dicho antes, de ahí sale la mejor salsa que puede existir. Me fue muy difícil dejar de cucharear el plato porque estaba delicioso.

Para completar la velada de los fondos llegó una carne y un pescado bien representativos de nuestra gastronomía. Salmón con Pistachos, que de nombrarlo se hace agua la boca, ¿no? al menos a mi me pasa. Y dejen que les cuente. Cocinado a la plancha en un muy buen punto, con una costra de pistachos y dressing de cilantro sobre un cálido risotto de camarones. Una propuesta bien pensada, que mezcla muy bien sus sabores contrastados y texturas.

Finalmente, y antes de llegar a los postres, un clásico Garrón de Cordero asado y braseado al Carmenère acompañado de pisku araucano que es una especie de charquicán hecho con guiso de zapallo, papas, legumbres y toques de merken, preparación mapuche por supuesto, muy ahumada en paladar y en gran sincronía con el sabor del cordero. Un plato acogedor.

Otro punto importante para destacar en la propuesta del chef Felipe Molina, es que busca imponer en La Jardinera técnicas de cocina internacional con productos nacionales potenciando el sabor más allá de la apariencia del plato.

¡Y nos fuimos a los postres! Dos bellezas dulces llegaron a la mesa para ser probadas. Un Brownie Tibio acompañado de helado y el elegante londinense Sticky Toffee Pudding. El brownie, como es de suponer, juega en tu boca con la mezcla de cálido y frío, provocando sensaciones muy entretenidas. Además, el bizcocho estaba muy húmedo y esponjosito. Por su parte, el postre inglés es dominado por el sabor a ciruela que le da una personalidad muy particular, un dulzor de esos de antaño.

Otras cosas que debes saber de La Jardinera: tienen música en vivo todos los viernes y ofrecen Menú del Día de martes a viernes con entrada, fondo, postre y ice tea. Una propuesta de comida simple, pero muy sabrosa que definitivamente vale la pena probar.

¿Dónde? Condell 1701, Barrio Italia, Ñuñoa.

 

CERVECERÍA KUNSTMANN INAUGURA LOCAL EN QUE SE HARÁ CERVEZA Y TRAE TODA LA TRADICIÓN VALDIVIANA A SANTIAGO

Al más estilo valdiviano, bajo una lluviosa tarde de otoño, el presidente y fundador de Cervecería Kunstmann, Armin Kunstmann, realizó el tradicional pinchado de barril para dar el vamos a su nuevo local. Los principales atractivos están a la vista, una extensa barra frente a los 20 disparadores de cerveza, que contienen las 15 especialidades, incluida las de temporadas y los delirios del maestro.

Se trata su segundo local fuera de Valdivia, se convierte así en el único lugar de la capital donde el especialista cervecero experimentará con lúpulos y levadura, cervezas que no estarán a la venta pero que si podrán probar los visitantes de La Cervecería Kunstmann Kneipe. De fácil acceso, el local abrió oficialmente sus puertas en Barrio Bellavista para que todos los fanáticos del movimiento craft puedan ser partícipes de esta innovadora propuesta.

kunst 1

Además, tiene cuatro marcas artesanales invitadas: Guayacán, de la Región de Coquimbo, Szot, de la zona central, D’olbeck de Coyhaique, y una rotativa perteneciente a la Unión Cervecera de los Ríos, para impulsar el desarrollo de la cervecería de su zona de origen.

Kneipe en alemán significa taberna, y es exactamente el estilo que quieren reflejar los cerveceros. Al interior del local la ambientación es acogedora, con sillas y mesas para compartir entre todos los comensales, además de una terraza para disfrutar al aire libre. La Cervecería Kunstmann Kneipe es el principal punto de venta y relleno de los Growlers, botellones para poder llevar cerveza artesanal fresca a las casas. También es el único lugar de Santiago donde se puede encontrar absolutamente todas las variedades de la marca.

kunst 3

Y como una buena cerveza debe ir acompañada de un delicioso plato, el Bar Kneipe ofrece una carta de comida similar a la que existe en Valdivia, y que destaca por la calidad de sus productos. Desde el clásico crudo, papas bávaras, sándwiches y contundentes recetas tradicionales de la Región de Los Ríos. El local está ubicado en Constitución 57, Barrio Bellavista, y recibe a todos los fanáticos cerveceros de domingo a miércoles entre las 12:30 pm y las 12:30 am, y de jueves a sábado de 12:30 pm a 1:30 am.