GALPÓN ITALIA: EL GOLPE DE ENERGÍA Y SABOR QUE FALTABA EN EL TRADICIONAL BARRIO GASTRONÓMICO

¡No deja de sorprenderme! Definitivamente me gusta mucho todo lo que hace el chef Luis Aurelio Garay, mente creativa tras los pasados proyectos 17°56° y Warú (que se extraña). Hoy, está a la cabeza de Galpón Italia, un espacio destinado a los más ricos manjares en torno a la parrilla y con valor agregado en una maravillosa coctelería. La estética industrial y el arte se toman los espacios abiertos del lugar.

Este concepto de picoteo con los amigos, busca que pidas algún buen corte de carne, que vienen en tablas, y lo acompañes de un complemento. Entre ellos, las Berenjenas ($4.800) grilladas a la parrilla, suaves y de sabor muy homogéneo. O el Pimentón Relleno ($4.700) que viene con una mayo de merkén que pica, pero que tiene un rico juego de sabores con el pino de quínoa. La presentación ambos platos son cuento aparte.

La tabla de Malaya de Cerdo ($7.900) es una buenísima elección, bien cítrica, porque viene al limón, con papa mechuñe -del enorme jardín de la papa chilota-, mermelada de zanahoria y menta. Con capa crocante y exquisito sabor.  Y si busca una carne que no esté parrillada, puede irse a la segura con el Crudo de Res ($6.900) -Ganso al igual que la carne de las hamburguesas-machacado y bien sazonado con especias, con una novedosa mayonesa de ceniza vegetal, brócoli asado, pepinillos y alcaparras.

Y si nos vamos directamente al estelar, que son las carnes de corte americano, la Tabla Mix ($15.900) trae generosos 500 gramos que se conforman de Lomo Vetado, Flat Iron y Entraña los que, a la parrilla, se dejan sentir con el sabor y la textura de una carne bien preparada. Además, todas las tablas vienen acompañadas de papas nativas con chimichurri y vegetales asados. Ojo, que también hay una tabla de vegetales como alternativa verde.

¿Hablemos de la tremenda coctelería que tiene Galpón Italia? Porque Yefry Avilera, un gentil y talentoso venezolano, se luce con las creaciones. De entradita partimos con la Poetisa que se compone de pisco St Germain, Campari, jugo de limón e hibiscus, muy refrescante y herbal con ese contraste dulce y amargo que fascina. Por otro lado está el Artesano, que es muy fácil de tomar, por lo que debe tener cuidaaaado. Trae gin, mezcal, jugo de maracuya, limón, Aperol, frutos rojos y syrup y se siente simple y honesto en boca. ¿Otro más? Caribbean Mule tiene carácter y es muy refrescante, de sabor curioso que incita a descubrirlo. Todos, tienen un precio único de $6.500.

Las Setas en Tomatada ($4.600) son el plato cuchareable de Galpón Italia. Son cuatro champiñones rellenos con pino vegetal y parmesano gratinado, sobre salsa de tomate con albahaca, láminas de más queso y aceite de trufas ¡Puntos extra! Sabor con fuerza pero de sensación sedosa y ácida.

Y, como todo lo que hace Luis Aurelio Garay es atrevido, no me asombró cuando me contó que había llegado a la mesa un postre de Cebolla y Pimiento ($3.500) que es básicamente una cebolla -haciendo alusión al vegetal con que se limpia la parrilla- asada con azúcar rubia, pimiento molle y helado de vainilla al bourbón. «Es una locura mía», me comenta Luis junto a la mesa y claro que lo es, pero el resultado es realmente fascinante, no la pase por alto.

¿Dónde? Av. Italia 1175, Providencia.

 

OMERTÁ: EL SECRETO PIZZERO MEJOR GUARDADO DEL BARRIO BELLAVISTA

Omertá es una pizzería que abrió sus puertas en la calle Constitución -Barrio Bellavista- en noviembre del 2017 de la manos de seis amigos, uno de ellos pizzaiolo, Julio Cuevas. Su oferta principal son pizzas horneadas de masa suave y aireada, perfectas para cualquier hora del día. Además, también tienen antipastos, tablas, ensaladas, calzone, sanguchitos hechos de masa de pizza -Panuozzi- y manjares dulces. Como toda buena propuesta italiana.

La palabra Omertá se define como un código de honor siciliano, la ley del silencio. Un secreto que no se puede revelar. Y si bien fue una sorpresa para mi descubrir esta pizzería, no podría quedarme callada y dejar de contarles los sabores que en ella pueden encontrar. ¿Para comenzar? Un Navegadito que viene perfecto para estos días fríos. Y tan bonito que lo llevan presentado a la mesa. Pregunte por él.

Antes de mangiare, les cuento que Omertá ofrece una carta de pizzas clásicas italianas en donde podemos encontrar la Margherita, que es sin dudas una de mis favoritas ($6.900 / $9.900) o la Quattro Formaggi ($8.900 / $10.900), entre otras.

Pero lo interesante es descubrir los que nos propone en cuanto a sus pizzas especiales o Pizza Specialli. La Lujuriosa de la Tierra ($12.900 / $14.900) bianca, con burrata, jamón crudo, papa en rodaja frita, queso grana padano y aceite de trufa. Este último, uno de los ingredientes que me hizo elegirla. Aromática desde que sale de la puerta del horno. Sabrosa, imperdible. Su hermana, la Lujuriosa del Mar ($12.900 / $14.900), es una fiesta de color y texturas con lo mejor de las costas chilenas; bianca de masa negra con tinta de calamar,  mozzarella, calamares salteados, pulpo, caviar y salsa verde cítrica. Un deleite para el paladar.

Las pizzas de Omertá son de elaboración artesanal, preparadas en un horno traído directamente desde Italia, horneadas a 500° y listas en un abrir y cerrar de ojos. Como una verdadera buena pizza. Su local es acogedor, decorado sin dejar detalle al azar y con música que nos transporta directamente al país de la bota. Mondo Cane, una de mis bandas preferidas, no dejó de sonar durante la velada.

¿Seguimos con más pizzas? La Chimi! ($9.900) es una pizza a la argentina con carne asada, extra mozzarella argentina y un monumental chimichurri de elaboración propia. Deliciosa y muy generosa en queso. Bueno, como todas las pizzas de por aquí. Y una bien propia de nuestra tierra, La Araucana ($8.900 / $10.900) con todo ese sabor ancestral que nos entrega el sur de Chile; lleva salsa de tomates, costillar ahumado a la canela de elaboración propia, longaniza artesanal, cebolla asada y merkén. Imagínensela humeante, llena de aromas que reconfortan y un sabor imposible de no adorar.

¿Dónde? Constitución 140, Barrio Bellavista.

 

 

CELEBRA EL ESPIRITÚ ITALIANO CON EL APERITIVO DE MODA

A pesar de las lluvias y el frío que se apoderan de nuestro país, el aperitivo de origen milanés, te invita a compartir junto a tus amigos y familiares al más puro estilo italiano.

Este año se cumplió el aniversario número 73 de la República y se eliminó la monarquía. Todos los años se conmemora con gastronomía italiana, carnavales, festivales de música y el sobrevuelo de los aviones de la aeronáutica militar.

Si quieres celebrar este día junto a Ramazzotti tú también, no debes olvidar que este cóctel debe ser acompañado con ricas preparaciones como, por ejemplo, bruschettas o un trozo de prosciutto.

Este aperitivo es el complemento perfecto para imitar el concepto de cómo los italianos comparten y gozan cada momento. Es muy frecuente que después del trabajo, estos se junten entre amigos para acortar la semana

¡Te invitamos a que disfrutes esta tradición tú también!

A continuación, te dejamos dos preparaciones para que puedas festejar en tu casa

Ramazzotti Tonic

– Utilizar un copón grande para echarle bastante hielo.

– Agrega 1/3 de Ramazzotti

– Rellena con agua tónica

– Revuelve suavemente y agrega una rodaja de limón.

Ramazzotti Spritz

  • Utilizar un copón grande para echarle bastante hielo.
  • Agrega 1/3 de Ramazzotti
  • Rellena con tu espumante favorito
  • Revuelve suavemente y agrega unas hojas de albahaca

Te invitamos a celebrar este día con espontaneidad y alegría junto a tus seres queridos. Si quieres saber más de la marca ingresa al Instagram @ramazzotti_cl.

CARA DE PEZKAO LLEGÓ AL BARRIO ITALIA CON SU FISH AND CHIPS

Abrieron hace poquito, para la Semana Santa -fecha idónea- en un pequeño local ubicado casi al final del Barrio Italia. El Cara de Pezkao nace de la mano del talentoso y joven cocinero Cris Vargas Arrau, quién fue uno de los socios fundadores de la exitosa Casa Combi (ya no está en ella) y creador de la Fuente Manquehue.

Esta vez la oferta principal es el Fish And Chips, famoso en varias partes del mundo -mayoritariamente en Inglaterra- y que consiste en sazonar de gran manera la sencilla opción de pescado con papas. Con una carta bien humilde, pero de justa medida, el Cara de Pezcao ofrece Reineta Frita / Caleta Cóndor ($4.990) o Pesca Frita / Caleta Tortel ($4.990) más acompañamiento y tres salsas. Los acompañamientos son, por supuesto, papas fritas caseras, papas backer, ensalada a la chilena o ensalada de hojas verdes. Sencillo ¿ve?

Pude probar la Caleta Tortel con Papas Backer. Un pescado delicioso, sedoso, con una capa de crocancia que no esconde sabores, hecha de maizena, harina y cerveza. Las papas bien cocidas, firmes y bastante llenadoras. Fíjese también en el final de la carta donde están las Papas Fritas Caseras ($3.900) y si se considera bueno para el mastique vaya por una de ellas antes -o después- de su pescado. Puede compartirlas también. Yo me fui por las Papas Pe´que están acompañadas de pollo marinado asado, con salsa criolla y salsa huancaína. Súper, súper ricas. Picantitas por el rocoto de la salsa criolla y con harta potencia de sabor. Un plato lleno de color.

Y para los que siguen siendo fanáticos del sánguchito está el El Pecesillo ($4.900) un siempre apetecido pescado frito con ensalada a la chilena, lechuga, ají verde y mayonesa casera en pan ciabatta. Jugosito y lleno de virtud en boca.

No se vaya sin antes tomarse una fresquita Chicha Morada ($2.200), un Té Casero de Hojas y Canela ($1.500) comerse un dulcesito como Donuts o Churros o unas maravillosas Sopaipillas Pasadas (aún no están en carta, pero pregunte por ellas, no sea leso).

El Cara de Pezcao es uno de esos locales que se agradece que existan. Sencillos, sin grandes ostentaciones pero llenos de sabor, en un ambiente bien familiar, cálido y colorido.

¿Dónde? Colo colo 816, Ñuñoa.

 

BRUNELLA: LA COCINA INSPIRADA EN CAPRI QUE LLEGÓ AL BAZAR GOURMET DE PARQUE ARAUCO

¡Mamma mía! En lo personal siempre agradeceré cuando un nuevo lugar de comida italiana abre en algún rincón de la capital. El Bazar Gourmet, creado hace algún tiempo en el espacio Food Hall del Parque Arauco, ha sido sin dudas el escenario ideal para nuevas, novedosas y ricas aperturas gastronómicas. Y aquí entra a jugar Brunella.

Abrieron a principios de este 2019 de la mano del grupo Mil Sabores -mismos dueños de Tanta, Barra Chalaca, La Mar y Muu, entre otros- para ofrecer una auténtica experiencia napolitana con gran variedad de pizzas y deliciosas pastas como principales. Y también antipastos, por supuesto.

Para comenzar, pueden probar el Carpaccio di Manzo, con láminas de res, rúcula y trozos de parmigiano ¡un clásico! fresco y liviano.  Otra rica opción es el Tartare de Tonno preparado con atún, zapallo italiano y tomate, una entrada colorida y con ricas texturas en boca.

Las pizzas son una de sus especialidades. Creadas en horno napolitano certificado, puedes pedirlas en tres tamaños diferentes: Pizzino de 25×10, Napoletana de 33 cms y Al Metro de 80×25, en donde puedes incluir hasta tres sabores diferentes como la Diavolala favorita de Francesco Vannucci, empresario gastronómico italiano, dueño también de Brunapoli y Mangi– que tiene salsa de tomate, mozzarella y salame napoli picante que se hace presente pero no llega a invadir. También puedo recomendar la Tartufina, que es realmente exquisita y se arma con mozzarella, hongos porcini, trocitos de speck (jamón) y aceite de trufa blanca que le entrega un personalizado sabor. No se olvide de probar mi favorita: la Margherita.

En el caso de las pastas, todas traídas directamente desde Italia, no dejen pasar la Lasagna alla Bolognese que debería funcionar perfectamente en cualquier ristorante. En Brunella funciona deliciosa y cremosamente, con una buena acidez entregada por los tomates frescos. Por otro lado el Tortelloni Panna e Prosciutto, relleno de ternera braseada, salsa de crema y jamón cocido es de sensación suave y relleno abundante. Punto a parte es que los garzones van directamente a la mesa con parmesano fresco a coronar cualquiera de tus pastas, a tu antojo.

Lo siguiente fue una total novedad. El Malfatti es una pasta similar al gnocchi hecho de queso ricotta y espinaca con salsa de cuatro quesos. ¿Se imaginan cómo es al probarlo? Es sencillamente maravilloso, de una rica textura, muy similar a una albóndiga, lleno de sabor emulsionado de manera correcta con la salsa. Para mi, es un imperdible de Brunella.

Y si hablamos de gastronomía italiana, los postres no pueden faltar. Es impensable pasar por Brunella sin probar el Tiramisú esponjoso y frío, con cada capa montada uniformemente que nos transporta directamente al país de la bota. El otro postre, que a esta sibarita poco dulcera sorprendió gratamente, fue el Scialatelli Friti. Ponga atención; trozos de pizza fritta con nutella y pistacho. Una delicia crocante para compartir.

Brunella entrega un ambiente informal repleto de color y un techo alimonado (mírelo cuando vaya) en donde los comensales pueden disfrutar de una propuesta italiana sin grandes pretensiones, pero con sabores que no fallan.

¿Dónde? Bazar Gourmet, Parque Arauco.

 

JUEVES DE ABRIL ALLA ITALIANA ICON HOTEL SANTIAGO

Comienza abril rápidamente y con ello, novedades en Bazzar Restaurant, de Icon Hotel Santiago, como las cenas italianas que podrás disfrutar cada jueves de este mes.

Las pastas son y serán siempre bienvenidas, los sabores italianos encantan de principio a fin.

Comenzaremos la noche con un aperitivo a la mesa, un cocktail entre Ramazzotti Spritz, Bellini o copa de espumante junto a una selección de bruschettas; para luego continuar con  un variado mesón de antipastos.

El plato de fondo se podrá seleccionar entre 5 pastas y 2 risottos, que irán variando cada  semana a elección del chef.

El cierre nada mejor que una degustación de postres entre tiramisú, panna cotta, frutos del bosque y gelatto di frutti sobre galletón, servido a la mesa.

La cena incluye ½ botella Leyda Reserva SB o CH  o Misiones de Rengo Reserva CS o ME, cierre perfecto, un aromático café Italiano o infusión.

Valor por persona $18.500

Cada jueves de abril, desde las 8:30pm

 

SIAM THAI: AL BARRIO ITALIA CON NUEVA CARTA DE VERANO

Me tocó conocerlo cuando era una pequeña y prometedora picada ubicada en Bilbao esquina Salvador, con una chef tailandesa en los fuegos y deliciosos sabores que conquistaron a muchos comensales. Y los mismos comensales los siguieron en esta nueva etapa. Luego de un lamentable incendio en el 2016 se vieron obligados a cambiarse de casa. Con ello, cambio de dueñas y chef, pero lo mejor de sus recetas se mantiene intacto en una bella locación bien verde, con algunas vigas a la vista.

Y estas propuestas de verano incluyen nueva coctelería de autor que vienen a ser una alternativa tentadora para refrescar estas tardes calurosas. Son cuatro los cócteles que se suman a los ya conocidos, entre los que podemos encontrar el Cultura Botánica con pisco de 35° machacado con pepino licor de Saint Germain, albahaca, limón, yogurt natural, triple sec y amargo de angostura. Suave, fresco, con un pepino que se siente. Por otro lado, el Moon Blanc es una creación en base a ron blanco, syrop de crema irlandesa y cerveza Blanc con notas de naranja y semillas de cilantro. De sabor toffee, exquisito, muy diferente. ¿De los antiguos? Tómese un Siam Sour, me lo agradecerá.

En los platos también hay renovaciones de temporada que están disponibles desde mediados de diciembre. Tenemos, por ejemplo, el Ceviche Thai que es preparado con reineta y camarón, mango, piña, cilantro, pimentón, cebolla morada, leche de coco (o no sería thai) y aderezo. ¿De sabor? Agradable al paladar, suave, con una piña que rompe con los esquemas de enjundia, quizás algo falto de acidez, con un pescado suave. De linda presentación, ideal para compartir, no sea goloso.

Se suma también la ensalada Tipyapa, que a mi me gustó mucho, porque es una propuesta colorida y veraniega. Lleva un mix de lechugas, rúcula, mix de pimientos, pepino baby, cilantro, sésamo negro, cebolla morada, menta, fideos de soya y una proteína que puede ser tofu, camarón o pollo. Esta vez probé con camarones. ¡Ah! y las salsas. Le entregan toda la personalidad al plato. Puedes elegir entre cuatro opciones; leche de coco, cilantro, jengibre; vinagre, soya, miel; mantequilla de maní, sriracha; aceite de oliva, mostaza, pimienta. La cosa cambia, y bastante.

Y si me permiten sugerirles alguno de los platos ya tradicionales en Siam Thai, me quedo definitivamente (de acuerdo a lo que he probado) con el Spaghetti Kan Siam, con un nivel mínimo de picor, de ese que se siente rico. Tenga cuidado porque es un plato que se enfría rápido, pero que no es difícil comer bocado tras bocado. Se trata de un spaghetti salteado con pollo, camarón, albahaca, leche de coco, curry amarillo, crema y zapallo italiano. Una delicia.

También podría recomendar el Curry Verde con Carne. Y aquí si que le advierto que es un plato picante. Tiene crema de zapallo italiano y albahaca y se acompaña de la proteína que tu elijas; en esta ocasión un filete que estaba muy sabroso, con una cocción correcta y un arroz que ayudaba a calamar a ratos el picor. Un plato para valientes.

En cuanto a los postres, son dos los que debutan este verano. Probé el Siam Rice y me sorprendió gratamente.  Es un tradicional postre tailandés reversionado, con una panacota de mango maracuyá, una bola de arroz cocinado con leche condensada de coco (clave para su dulzor), maní y salsa de berries. Una perfecta combinación, con sabores presentes y suave textura. A parecer de esta humilde sibarita, el cambio de casa les hizo bien.

¿Dónde? Av. Italia 1139, Providencia.

 

 

 

 

MANIERO: PASTA, MARE Y MÚSICA ITALIANA

No hay nada que me guste más que todo lo que venga de italia; sus pastas, sus quesos, sus motos, su arte, su música, su idioma. Por eso la invitación a Maniero fue tan atractiva per me. Ubicado en la esquina de Lyon con Andrés Bello, en Providencia, y donde antes ya se han aventurado otros con la gastronomía, Maniero se presenta como un lugar pequeño y muy acogedor, con especialidad en Pasta e Mare.

Abrieron hace un año y fabrican sus propias pastas. Olimpio Pizio es su carismático dueño. Italiano, por supuesto, proveniente del pueblo de Schilpario, entre Milán y Venecia (sinceramente no sé que hace en Santiago de Chile, jeje. Pero sus razones ha de tener).

El Gamberetti In Kataifi fue el que abrió mi apetito y de muy buena manera. Camarones fritos envueltos en una fina masa kataifi. Muy sabrosos y entretenidos, un antipasti caliente y atractivo.

A estos primeros bocados se sumó un Salmone Selvaggio marinado con especies, hierbas y cítricos en corte rústico con un atractivo color y láminas bien gorditas para disfrutar. Fresco. Una muy buena alternativa para aquellos que se van siempre por lo más clásico.

Maniero tiene una carta muy generosa en pastas y mariscos, pero también tienen carnes, burgers, pescados y sándwiches para ofertar a la demanda de todos sus comensales. Y también tienen vinos italianos en carta. ¡Bravo!

Y con el fondo me fui por uno de mis favoritos, los gnocchi. Pero esta vez unos Gnocchi Alcapone, recomendados por Olimpio que estaban suaves en boca, esponjosos y al dentes. Salteados en crema de camarones y champiñones que bien se hacían notar al probarlos. Delicioso plato.

Por otra parte, y dentro de su oferta de risottos, probé el Risotto ai Frutti di Mare con hartos mariscos seleccionados. Un grano de arroz arboreo en buenísimo punto de cocción y con mucho sabor a mare. Un plato enjundioso, contundente, perfecto para compartir con il tuo amore. 

Y sí, sí, ya, solamente para que ustedes se tienten en ir a Maniero aún más después de ver y leer los platos que esta humilde sibarita probó y describió para ustedes, es que les traigo un par de opciones de postres. El clásico Tiramisú y una clásica Copa de Helado. Para cerrar feliz una linda velada.

Maniero es un pequeño tesorito italiano al lado de la costanera. Te atienden bien, el ambiente es cálido, sus platos son ricos y bien montados y escuchas música italiana todo el tiempo y de todos los tiempos; Mina Mazzini, Nicola Di Bari, Eros Ramazzotti, Gianni Morandi, Laura Pausini, Humberto Tozzi, Salvatore Adamo. Y para mí eso, marcó una gran diferencia.

¿Dónde? Nueva de Lyon 155, Providencia. Santiago.

 

LA JARDINERA: COMIDA BAJO EL PARRÓN

La Jardinera es un reconocido restaurante allá en Puerto Varas por su alta gastronomía y ubicación privilegiada, reuniendo todo el encanto del sur en un solo lugar. Hace un año están en Santiago gracias a María José Paredes y Álvaro Radrigán. Y, esta vez, fui yo la que pude encantarme con ellos.

Felipe Molina es el chef que está actualmente a cargo de los fuegos y pretende chilenizar por completo una carta que es variada y de buenos precios; carnes, pescados, pastas, ensaladas, tablas, tapas y bebestibles podemos encontrar en ella.

Y para abrir el apetito, un Pisco Sour La Jardinera con macerado de lavanda, muy refrescante. Y comenzamos con las entradas. Llegaron los Mariscos y Crema de Vino considerados en la parte de las Tapas de la carta. Almejas, choritos, pinzas de jaiba y ostiones al vapor bailan sobre una salsa de Chardonnay muy rica y, aunque quizás les faltó un poquito más de cocción a los representantes del mar, no dio pie para opacar un plato simple y sabroso.

A su vez, me enamoré de las Papitas Dauphine, un clásico francés a base de papa frita y esponjosa sobre salsa de queso azul. ¡Que mezcla más perfecta! Y el Ceviche Mixto de salmón y camarón sazonado al estilo peruano y con leche de tigre, es un plato que por lo general nunca falla. Y este tampoco fue el caso. Fresco e ideal para un día caluroso.

A continuación vino (de venir, aunque siempre maridamos con buenos vinos) uno de los favoritos de la mesa. La Polenta Cremosa preparada con leche y queso mantecoso acompañada de champiñones en confit de cebollín y huevo pochado que, como ya les he dicho antes, de ahí sale la mejor salsa que puede existir. Me fue muy difícil dejar de cucharear el plato porque estaba delicioso.

Para completar la velada de los fondos llegó una carne y un pescado bien representativos de nuestra gastronomía. Salmón con Pistachos, que de nombrarlo se hace agua la boca, ¿no? al menos a mi me pasa. Y dejen que les cuente. Cocinado a la plancha en un muy buen punto, con una costra de pistachos y dressing de cilantro sobre un cálido risotto de camarones. Una propuesta bien pensada, que mezcla muy bien sus sabores contrastados y texturas.

Finalmente, y antes de llegar a los postres, un clásico Garrón de Cordero asado y braseado al Carmenère acompañado de pisku araucano que es una especie de charquicán hecho con guiso de zapallo, papas, legumbres y toques de merken, preparación mapuche por supuesto, muy ahumada en paladar y en gran sincronía con el sabor del cordero. Un plato acogedor.

Otro punto importante para destacar en la propuesta del chef Felipe Molina, es que busca imponer en La Jardinera técnicas de cocina internacional con productos nacionales potenciando el sabor más allá de la apariencia del plato.

¡Y nos fuimos a los postres! Dos bellezas dulces llegaron a la mesa para ser probadas. Un Brownie Tibio acompañado de helado y el elegante londinense Sticky Toffee Pudding. El brownie, como es de suponer, juega en tu boca con la mezcla de cálido y frío, provocando sensaciones muy entretenidas. Además, el bizcocho estaba muy húmedo y esponjosito. Por su parte, el postre inglés es dominado por el sabor a ciruela que le da una personalidad muy particular, un dulzor de esos de antaño.

Otras cosas que debes saber de La Jardinera: tienen música en vivo todos los viernes y ofrecen Menú del Día de martes a viernes con entrada, fondo, postre y ice tea. Una propuesta de comida simple, pero muy sabrosa que definitivamente vale la pena probar.

¿Dónde? Condell 1701, Barrio Italia, Ñuñoa.

 

Lanzamiento Sauvignon Blanc 2017 del Valle de Curicó

En pleno barrio Italia con una exclusiva y nueva propuesta en donde el diseño y la arquitectura del Hotel La Maison Italia 1029 fueron los anfitriones, se desarrolló el esperado Lanzamiento de los Sauvignon Blanc 2017 Valle de Curicó. El evento organizado cada año por la Ruta del Vino Valle de Curicó contó con la presencia de prensa especializada, enólogos y sommeliers quienes en esta ocasión tuvieron la oportunidad de degustar los vinos de las viñas Aresti, Correa Albano, Echeverría, Las Pitras, Miguel Torres, Millamán, Requingua, Valdivieso y Viñedos Puertas.

Para Alejandra Inda, gerente de la Ruta del Vino Valle de Curicó, esta nueva cosecha destaca por la versatilidad de sus vinos. “Creemos que una vez más la diversidad, el valor y la calidad de los vinos, quedó demostrada claramente en los Sauvignon Blanc cosecha 2017 del Valle de Curicó, tierra de vinos auténticos y envolventes”.

En el evento y una vez finalizada la cata, los invitados participaron de una distendida recepción en el último piso de la casona donde disfrutaron de un cocktail, maridaje y ambiente ya más relajado.

Los vinos presentados fueron:

1.- Aresti: Trisquel Series Sauvignon Blanc 2017, Hualañé Costa;                  Bellavista, Sauvignon Blanc 2017, Valle de Curicó.

2.- Correa Albano: Sauvignon Blanc 2017, Valle de Curicó.

3.- Echeverria: Echeverria Reserva Sauvignon Blanc 2017, Valle de Curicó.

4.- Las Pitras: Raíces Sauvignon Blanc 2017, Valle de Curicó.

5.- Miguel Torres: Santa Digna Sauvignon Blanc 2017, Valle Central.

6.- Millamán: Estate Reserve Sauvignon Blanc 2017, Valle de Curicó.

7.- Requingua: Toro de Piedra, Sauvignon Blanc 2017, Sagrada Familia.

8.- Valdivieso: Sauvignon Blanc 2017, Valle Curicó.

9.-Viñedos Puertas: Lujuria Sauvignon Blanc 2017, Valle de Curicó.