WARÚ RESTAURANTE: SABORES CON DESPERDICIO CERO

Hoy tuve el placer de probar una apuesta gastronómica diferente pero que va ganando adeptos a pasos agigantados. Una apuesta honesta, simple y llena de sabor. Un apuesta de la mano de su dueño Francisco Jauregui Cumsille y del  chef ejecutivo Luis Aurelio Garay (ex Boragó, Cascarrabia y actual Capicúa) y que está emplazada a uno de los costados del cerro Santa Lucía.

Warú Restaurante abre sus puertas al público hoy 04 de abril y espera todos sus comensales con menús de tres tiempos por $5.990 con novedosos maridajes con jugo detox. Los ricos menús se basan principalmente en los super alimentos y vegetales que se utilizan de punta a punta, sin desperdiciar nada. Es así como en los platos podemos apreciar, hojas, tallos y brotes que dan textura, color y mucha identidad a la cocina de Warú.

En la velada previa a su inauguración, pude probar parte de la carta que me dejó fascinada. Honestamente Warú demuestra con creces la versatilidad y gusto que tienen los vegetales cuando son bien trabajados.

Entramos con el clásico pancito para untar. Pero este pancito era amasado y hojuelas de avena. Estaba crujiente y calentito. Su acompañante; una pasta de tallos de setas y merkén ahumado solo para valientes, porque estaba bien picante.

Dentro de las entradas que pude probar fue primero la de Crema de palmitos, Betarragas asadas y Hierbas aromáticas que me dejó enamorada. La textura de la crema era simplemente exquisita. A ello le siguió un Carpaccio de setas, vegetales crocantes y hojas frescas. Una entrada fresca y con una acidez equilibrada.

Los fondos, esperados por todos, también fueron dos: Reineta apanada en avena con Puré de brócoli, tallo y mix de hojas y Guiso de coliflor con queso gratinado, tocino vegetal de berenjena y hojuelas de papa. La avena le aportó a la Reineta una costra consistente para darle más cuerpo y se complementó muy bien con el suave puré de brócoli. Por su parte, mucha cremosidad en el Guiso de coliflor.

Para cerrar, y como es lógico, vino lo dulce (lo naturalmente dulce). Un vistoso y colorido Tofu grillado con Esponja de coco y berries que me dio la sensación de estar saboreando una nube. El otro fue un Risotto de mote y duraznos asados. Ambos productos tan nuestros que Warú rescató para un saludable y sabroso postre.

Cocina rica, de presentación armoniosa, de sabores chilenos y universales. Una cocina con conciencia, sin desperdicios, que aprovecha los recursos de la tierra. Eso es Warú Restaurante y a mí me encantó.

IMG_4371

Los esperan de lunes a viernes de 12:00 a 15:30. Ah! Olvidaba mencionar que siempre habrá dos opciones de jugos detox para acompañar tu almuerzo y que sus platos carecen de productos cárnicos que se obtengan a través de un sacrificio o maltrato animal. Bienvenidos son el queso, el huevo, los pescados y los mariscos.

¿Dónde? Santa Lucía 168, Santiago.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *