WINGS AND RINGS PROPONE RICAS ALTERNATIVAS PARA CHUPARSE LOS DEDOS

Cuanto se agradecen las propuestas sencillas y bien logradas. Eso es lo que pensé al momento de terminar mi experiencia en Wings&Rings, a la entradita del Barrio Italia, en la calle Marín esquina Condell. Llamativo, con ambiente ondero y una rica oferta a alitas, costillas y hamburguesas, las cuales puedes aderezar con cualquiera de sus 10 salsas en carta.

Si bien la marca, chilena, lleva más de 4 años andando, hace solo uno se instalaron en el barrio, les tocó la pandemia y hoy por fin están reactivándose. «No había nada 100% de alitas», me comenta el chef José García quien, junto al publicista Daniel Vega, son los dueños.

Comenzamos la experiencia con unos Avocado Sticks ($6.800) unos bastones rellenos de palta, apanados y bien gorditos, repletos de oro verde que se combinan con la salsa Mil Islas, que es de la casa. Una especie de salsa golf, que le dan un completo toque de frescor.

Seguimos con los Boneless ($9.800), que se presentan como parte de las especialidades. De porción muy, pero muy generosa, este plato es una canasta de fierro fundido, para mantener la temperatura, con nada menos que 18 trozos de pechuga de pollo que se bañan con una salsa a elección. Por recomendación de las chicas que nos atendieron, elegimos las salsas Jack, en base a whisky, cebolla caramelizada y piña, que otorgan un after taste delicioso. La otra salsa, fue la clásica barbecue.  Estos bocaditos, van junto a unos palitos de apio y zanahoria con salsa de queso azul, que ya se los quisiera cualquier aperitivo.

¿Las hambruguesas? Golosas, esponjosas. Probamos la Smoky Burger Simple ($6.800) que en Wings&Rings es de las más vendidas. Jugosa hamburguesa de carne ahumada de 130 gr. en pan brioche -mejor forma o mejor formas de gozar una hamburguesa- con tocino, queso cheddar, tomate, lechuga, pepinillos,  ketchup y, por supuesto, una salsa a elección. Elegimos la Spicy. ¡Directo a la aventura! Un arcoiris de sabor, crocancia y disfrute. Por otro lado, la Dr. Bacon ($8.400) es una de esas hamburguesas que, personalmente, adoro. Simples y que te dejan salivando con el resultado que logran en boca. Esta hamburguesa lleva la ya nombrada salsa Mil Islas, con doble carne, doble queso y muuuuuuuuucho tocino crocante (cita textual de su carta).

¿Dónde? Marin 420, Providencia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *