VIVE LA SEMANA SANTA CON EXPERTOS EN COMIDA DEL MAR

¿Sabías que en Chile, a pesar de ser uno de los mayores productores del mundo, solo 1 de cada 10 chilenos cumplimos con la recomendación de consumir productos del mar al menos 2 veces por semana? Según el último estudio encargado por la Subpesca, en nuestro país  consumimos 14,9 kilos de pescados y mariscos al año, por debajo de los 20 kg. del promedio mundial y aun más de lejos de Portugal, que ostenta el primer lugar de consumo, con casi 60 kg.

A pesar del bajo consumo las autoridades se encuentran optimistas, ya que estas últimas cifras muestran un incremento de 1,7 kg, respecto a los datos anteriores al 2013. Esto se debe a que “los pescados y los productos pesqueros no sólo están considerados entre los alimentos más saludables del planeta, sino también entre aquellos con menor impacto en el medio ambiente natural”.

Por eso esta Semana Santa, instancia donde los chilenos consumimos el 30% de los pescados y mariscos que comemos al año, te contamos sobre una propuesta innovadora que te permitirá disfrutar de las delicias del mar con una experiencia entretenida, sabrosa y con opciones para todos los gustos.

Mister Fish, el tradicional restaurante nacido en Ñuñoa el año 2013, tendrá este año una gran variedad de preparaciones de pescados y mariscos frescos, comprados varias veces a la semana a pescadores y caletas de todo el país. Mister Fish, se las ha jugado con una propuesta informal de comida de mar de calidad, rica y novedosa; algo así como una fuente de soda de pescados y mariscos.

Esta Semana Santa podrás encontrar preparaciones tradicionales, como pescados fritos o a la plancha, innovaciones como tablas para compartir, churrascos marinos, entretenidas ensaladas marinas y un novedoso ceviche con leche de tigre vegetal. Todo esto con la posibilidad de escoger entre opciones como Reineta, Trucha Arcoíris, Congrio Dorado, Salmón, Merluza Austral o Atún. A esto sumamos sus 2 nuevos locales en La Reina y Providencia que, además de contar con atractivas y amplias terrazas, innovan con una gran barra con excelente coctelería. Así, completamos una experiencia diferente y de primer nivel.

¡Pero no solo eso! Como algunos ya saben, desde hace un par de años, crearon Caleta Mister Fish (@CaletaMisterFish), servicio de delivery de pescados y mariscos frescos y congelados artesanales, para que puedas dar rienda suelta al chef que llevas dentro, deleitando a tu familia con tus mejores recetas del mar.

Así que si estás buscando donde ir a comer pescados y mariscos esta Semana Santa, o eres amante de los productos del mar y buscas un lugar diferente donde poder disfrutar de estas exquisiteces, Mister Fish es un lugar que no puedes dejar de visitar.

Direcciones:

Av. Irarrázaval 3247, Ñuñoa, a pasos de Plaza Ñuñoa.

General Flores 39, Providencia, a pasos de metro Manuel Montt.

Av. Bilbao 5359, La Reina, frente a Jumbo Latadía.

Delivery: www.misterfish.cl

Delivery pescado fresco: www.caletamisterfish.cl

@MisterFishChile @CaletaMisterFish

CALETA SANTIAGO: GOZANDO AL RITMO DE LOS PESCADOS Y MARISCOS

Caleta Santiago, que abrió en junio del año pasado en Manuel Montt, representa todo aquello que buscamos en un lugar para regalonear el paladar: rica comida, buena atención y precios convenientes. Si a eso le sumamos un ambiente bien festivo y familiar, tenemos una picada maravillosa a la cual vamos a querer volver una y otra vez.

Eso, porque aquí los platos son con baranda, como una buena picá de caleta, y se acompañan majestuosamente con coctelería clásica que se sirve con harto cariño. Esta cocina de mercado con toques de autor tiene detrás de los fuegos al joven y talentoso chef Nikola Karoussis, finalista del programa «El Discípulo del Chef» por allá por el 2019.

La carta de Caleta Santiago es pequeña pero generosa y todos los platos tienen el mismo buen precio, lo cual se agradece. Sus empanadas, son de otro nivel. Tremendas y crocantes, como la Camarón – Queso Mantecoso ($3.700) con un camarón a la plancha, blanqueado en vino blanco y mantequilla, que cruje cuando lo masticas y se acopla muy bien a la cremosidad del queso. Por otro lado, la Pino de Mariscos ($3.700) es jugosa y contundente en relleno, una verdadera delicia que debes probar. Ojo, si no tienes mucho aguante, es mejor que las empanadas se compartan. No, no estoy exagerando.

La tanda para comer se divide en dos: la carta local de 13:00 a 18:00 horas y la carta bohemia de 18:00 a 23:00 (o hasta que las velas no ardan). Y en la carta local se encuentran los platos propuestos por la cocina; son cinco que se resumen en Salmón, Papillote de Reineta, Sanguche de Pescá, Reineta a la Plancha y Calugas de Pescado. En la barra, hay disponibles tragos bien patriotas como el Terremoto ($3.500), la Chupilca ($3.200) y el Chichón ($3.000) y otros aperitivos clásicos del recuerdo como el Pichuncho ($3.200), el vino con frutas y el Negroni ($4.500) y otros cocteles de autor.

Comenzamos con la estrella de la casa, el Sánguche de Pescá en Marraqueta ($9.500) con una presentación tan colorida que te alegra al verlo. Solo para valientes, por su tamaño (como casi todo en Caleta Santiago), enjundioso gracias a su salsa tártara, tomate, verdes y ese ají oro que le da harto picor. Para comerlo, tienes que estar dispuesto a chorrearte. Recomiendo acompañar con una Chicha Alegre ($3.500) que conquista desde el primer sorbo con su mezcla de jugo de naranja, chirimoya y chicha.

De los platos, pude probar el Papillote de Reineta al Horno con Cremoso de Mote ($9.500) un pescadito «empaquetado» que se siente sedoso y aromático y que hace que nos traslademos a las mejores cocinerías en la orilla del mar, con un cremoso que le aporta consistencia a cada bocado.

El Salmón a la Plancha con Pastelera ($9.500) se convirtió definitivamente en unos de mis favoritos. Es de esos platos bien presentados, con un poder de atracción inmediato por sus aromas y colores. Sí o sí hay que disfrutarlo con cuchara, cortar el salmón sin mucho esfuerzo y mezclarlo con la pastelera que viene con encurtidos que ayudan a cortar el dulzor. ¡Que rico!

¿De postres? Solo dos, que no dejan de ser tan buenos como el resto de la carta. Están los Churros con Salsa de Manjar ($3.500) y la Tres Leches Asada ($3.900) Esta última es apretadita y húmeda, se cubre de un praliné de almendras con ají cacho de cabra y polvo de cochayuyo y se corona con una espuma de menta que la hace más fresca. Un giro bien atrevido para un postre clásico único en Caleta Santiago .

Sebastián Silva, barman y dueño de Caleta Santiago, asegura que el valor agregado que tienen está en darle importancia a sus cocineros y a todo el personal que trabaja con él, «ya basta de ambientes negreros», asegura.

Esta picada se ambienta con harta cumbia, música chilena y boleros que provocan mover las patitas mientras comes. Atiéndase con la simpática Coni, pareja de Sebastián y no olvide apreciar el arte en las paredes de Bombas Gráficas. 

¡Que rico que llegaste Caleta Santiago!

SANTA EMA, LA PRIMERA VIÑA CHILENA QUE INCORPORA REALIDAD AUMENTADA EN SUS ETIQUETAS

  • Viña Santa Ema, en conmemoración de sus 65° aniversario, irrumpe en el mundo de la innovación y se constituye como la primera viña en Chile en incorporar tecnología de realidad aumentada en sus etiquetas.

Viña Santa Ema lanza al mercado la innovadora tecnología de realidad aumentada, a través de sus productos constituyéndose así, como la primera bodega de vinos en Chile que incorpora esta aplicación virtual en sus etiquetas, buscando un acercamiento e interacción con sus consumidores.

En alianza con la startup australiana Winerytale, importante aplicación tecnológica para la industria del vino, viña Santa Ema se une a este desafío como otras grandes marcas globales.

Para hacer uso de esta innovadora tecnología, el usuario debe descargar desde su celular la aplicación Winerytale y escanear la etiqueta del vino. Automáticamente comienza la interacción con la marca a través de información corporativa y videos.  Además, la aplicación permite que el usuario se dirija directamente a las redes sociales, página web y tienda online de la viña, todo desde el lugar de compra, restaurante o la comodidad de su casa.

Acercar la marca a través de la tecnología

Como parte de una constante búsqueda de acercamiento hacia el consumidor final, la reconocida bodega del Valle del Maipo, apostó por la tecnología de realidad aumentada, siendo así la primera viña en Chile en sumarse a esta iniciativa. Para Felipe Olave Brand Manager de Santa Ema y gestor del proyecto, el objetivo de esta tecnología es que agregue valor y además sea de entretención para los consumidores. “Nos dimos cuenta que a raíz de la pandemia hoy prácticamente todas las personas saben usar códigos QR y la industria de la realidad aumentada ha experimentado un explosivo crecimiento en los últimos años. Hoy se pueden ver marcas de muchas industrias que las utilizan”.

Para la bodega este tipo de iniciativas recién comienza considerando además que es una tecnología versátil y accesible. “Es muy importante la innovación en Santa Ema, ya que nos permite estar al día en un mercado muy competitivo, buscando nuevas soluciones para nuestros consumidores, permite diferenciarnos del resto y a su vez incorporar tecnologías que nos ayudan a tener una gestión más eficiente, afirma Olave.

La transformación digital en la industria del vino

Para nadie es novedad que la transformación digital llegó para quedarse y en el mundo del vino la tendencia va en alza. Para Juan Guerrero, Gerente de TI de viña Santa Ema, “el proceso de transformación digital es clave para la competitividad y viabilidad de las empresas a futuro, en donde los procesos y el tejido organizacional debe adaptarse e internalizar los nuevos disruptores digitales tales como la inteligencia artificial, realidad aumentada, entre otros, los que se convertirán en la base de la industria 4.0 y nos permitirán ofrecer nuevos productos, servicios y experiencias a nuestros consumidores finales que a futuro serán en gran medida parte de nuevas generaciones de nativos digitales”.

La iniciativa lanzada recientemente se enmarca dentro un plan de celebración de 65 años de la bodega del Valle del Maipo.

“Con este primer paso que estamos dando, marcaremos un hito en el uso de esta tecnología para acercarnos al consumidor final, como actualmente está ocurriendo en el mercado norteamericano y en otros mercados en donde Winerytale ha tenido un explosivo crecimiento”, finalizó.

 

PORTOFINO: LA RESILIENCIA DE LOS FUEGOS DE UN CLÁSICO DE VALPARAÍSO

Razones para escaparse a Valparaíso de vez en cuando sobran: cambiar de aire, turistear de local, ir a comprar mariscos frescos a Caleta Portales o disfrutar de la gastronomía del restaurante Portofino. Su historia tiene mucho mérito. Abrieron el año 1998, en una gran casona familiar y contra todo pronóstico de éxito. El año 2000 debieron enfrentar un voraz incendio que destruyó todo. Pese a ello, supieron poner de pie, así como también lo han hecho debido a la pandemia.

Renato Airola, empresario gastronómico y dueño, cometa: “No es la primera vez que hemos enfrentado cierres, pero hemos logramos superar hitos importantes, como la crisis asiática del año 1998 y un destructivo incendio el  2000. Pero pese a todo nunca bajamos los brazos y hemos salido adelante, posicionado la marca que hoy suena entre lo más reconocido de la zona y del rubro”.

Estuvieron cerrados por más de un año, pero volvieron a abrir su puertas en el Cerro Esperanza hace poquito, ofreciendo a sus comensales una vista insuperable y una carta que se define como «estacional» a cargo de un tremendo equipo de cocina liderado por la tremenda trayectoria del chef Giuliano Olmos.

Y si comenzamos a hablar de la comida, en los Antipasti hay para regodiarse. Quizás demasiado. Pero esta servidora puede recomendar el Cappesante Mediterráneo ($8.900) que son ostiones en su concha, gratinados con queso parmesano, de cabra y un toque de orégano. Es justamente ese mix de quesos el que le da toda la magia a este molusco que viene tan carnudito.  Por otro lado, el Polpo al limone (9.900) viene marinado en limón, pepino dill, apio, palta y alioli de limón, tal como debe ser. Lo hacen refrescante y suave en boca, para gozar aún más de sus texturas.

Un Tartar di Tonno Rosso ($8.500) nunca podría fallar. Menos cuando el atún está tan humectado y sedoso y se corona de sésamo negro tostado. Así lo preparan en Portofino, que fue reconocido por Great Wine Capitals como mejor restaurant con oro mundial en la Annual General Meeting.

Algo que resulta imperdible en la carta es la Frittatina ($7.900) también parte de los Antipasti y que es una esfera de spaghetti crocante con crema de parmesano, ricota, jamón, perfume de trufa -que lo da todo- y salsa pomodoro, que funciona como una camita que entrega dulzor y humedad al plato.

Los fondos, o Primi Piatti en italiano, son una mixtura de pastas, mariscos y risottos, muy al estilo Portofino. Aquí, puedo recomendar el Fettuccine Portofino ($9.900) una pasta fresca de la casa con camarones, palta, pesto cremoso y limón de pica. ¡Una delicia! Para los Secondi Di Mare, el Salmone e Gnocchi ($12.900) tiene la identidad del puerto y de Roma. Un salmón de costra crocante y carne gentil, con unos gnocchi de papa de gran tamaño, que se mezclan con habas, tomate cherry y yogurt de albahaca.

Pregunte siempre por la pesca del día y déjese deleitar.

¿Per il Dolce? Clásicos como el Tiramisú ($4.900) que siempre se agradecen para sellar el paladar con algo tan esponjoso y creaciones tan geniales como el Toblerone di Cioccolato 54% ($5.200) un cremeux de bitter relleno de manjar praliné, acompañado de sorbete de maracuya para romper con tanta bondad.

Así, Portofino se convierte en una parada de la que es difícil salir insatisfecho, si andas por el puerto. Una casona con historia familiar que te recibe con grandes espacios y una vista hermosa. Una carta bien preparada, bondadosa en platillos que recorren el mar y la tierra, junto a una atención de primera.

¿Dónde? Bellamar 301 Cerro Esperanza, Valparaíso.

 

SE FUSIONA LA COCINA DE CURICÓ Y SANTIAGO PARA OFRECER SOLO LO MEJOR EN LA BODEGUITA DE MIGUEL TORRES

Cuando se fusiona el trabajo de dos cocinas llenas de prolijidad y sabor, solo cosas buenas pueden pasar. Eso es lo que ofrece actualmente La Bodeguita de Miguel Torres, en Alonso de Córdova, con su local amplio, luminoso y repleto de botellas de vino ¿cómo no? que son justamente las que se descorchan para maridarse con la propuesta gastronómica de los chef Gabriel Ramos, del Restaurante de Vinos en Curicó y Patricio Rosas, chef de La Bodeguita.

Ingredientes orgánicos y bien trabajados, dan origen a creaciones como el Crudo de Pescado ($7.900) con láminas de Corvina servido en aderezo con ensaladilla y mix de hojas. Un incio fresco y cítrico, para luego seguir con otra entrada; las Croquetas de Jamón Serrano ($7.900) servidas en alioli de paprika. Crocantes y cremosas.

El Tapadito de Mechada y Queso Parmesano ($7.900) viene en un pancito esponjoso y amable, conteniendo carne braseada en cocción lenta, montada sobre brioche de zapallo con sutiles toques de ají verde, sin que este se robe la película. Y ya en los platos más colmados, se presenta la Pesca del Día ($12.900) esta vez, un filete de Corvina con pallares salteados en ajo y perejil, junto a una ensaladilla chilena.  Plato más fresquito y marino imposible.

Los vinos son éxito asegurado en La Bodeguita de Miguel Torres, no hay lugar a dudas, después de años y años elaborando y cultivando la vid, con un portafolio destacado a nivel internacional. Debes preguntar por las diferentes etiquetas de espumantes, blancos, rosados y tintos.

Y nada mejor que amenizar un buen tinto con un trozo de carne. Aquí, una Punta Picana Braseada ($12.900) también en cocción lenta, con ñoquis al merkén, salsa de pimientos asados y cebolla estofada. Generoso y cálido, con una pasta firme y cremosa. ¡Una delicia!

¿Postres? Una exquisita y trabajada selección de manjares dulces para cerrar cualquier velada que resulta ser única. Creaciones ingeniosas como el Cremoso de Zapallo ($5.900) un crème brûlée de zapallo Butternut orgánico, junto a tradicionales picarones pasados en salsa de chancaca. Una muestra de lo mejor de lo nuestro.  Se suma para cerrar, el Semifrío de Café ($5.900), una suave mezcla de queso crema y café, con sutiles toques de confit de naranja y churros fritos. ¿Se los imaginó? No lo haga más y vaya directo a la Bodeguita.

¿Dónde? Alonso de Córdova 4280, Vitacura.

¡EN ABRIL CELEBRAMOS LA COCINA CHILENA!

  • Duoc UC conmemora este día con entretenida jornada online de tradicionales recetas dulces y saladas de la gastronomía chilena para aprender en casa.

El área de Extensión de Duoc UC junto al Centro Cultural de Lo Barnechea, invitan a participar y disfrutar de nuestra cocina chilena, actividad gratuita que se llevará a cabo el jueves 15 de abril a través de talleres online, de la mano de destacados expertos de la cocina de nuestro país.

Algunas de los exquisitas recetas dulces y saladas que podrás aprender son: tradicional charquicán con huevo frito, cancato de pescado con papas asadas al merquén, tomaticán con pilpil de berenjenas, chumbeque, cachitos, brazo de reina y más.

Inscríbete y aprende de nuestra cocina chilena, gratis en:https://extension.duoc.cl/en-vivo/

 ¡Te esperamos!

LANZAN PRIMERA CERVEZA CHILENA CON SHOTS DE ESPRESSO

En tiempos de cuarentena es cuando surgen las mejores ideas. Es así como dos pymes chilenas se decidieron a colaborar y crear una cerveza experimental, la cual posee 116 shots de espressos de café producido por una pequeña comunidad de caficultoras en Ruanda y tostado en Chile.

A lo breaking bad: la magia química

Después de conversaciones y catas para dar con un estilo único, el maestro cervecero de Intrinsical, Ignacio Daneri y el maestro tostador de WR4, Enrique Leal definieron la creación de una Porter. Ya en el proceso final, el equipo de WR4 llegó hasta la planta de producción de la cervecería y preparó in-situ los 116 espressos que se utilizaron en el mismo momento para adicionarlos a la mezcla de cebada.

“El sabor final tiene un balance perfecto, donde no se pierde el sabor de ninguno de sus ingredientes. En aroma se perciben notas dulces a malta y caramelo de la cerveza, y las notas frutosas y dulces del café”, indica Diego Abarca, Gerente General de WR4.

Especial día del Papá: ¡Trátalo como rey con este pack!

Sabemos que este año será una celebración distinta, mas no por eso debe dejar de ser entretenida. Es por eso que WR4 e Intrinsical tienen unos packs pensados especialmente para que los papás lo pasen bien en su día:

Pack 1

Lleva 250gr de WR4 Ruanda (en grano o molido) + 3 cervezas Coffee Porter (350 ml) $15.000

Pack 2

Lleva 250gr de WR4 Ruanda (en grano o molido) + 10 cervezas (350 ml) $30.000

Recuerda que en WR4 hay delivery gratuito para toda la provincia de Santiago, y envío a todas las regiones del país.

 

¡LLEGÓ EL CIRCO A PROVIDENCIA! (OJO QUE ESTÁN CON DELIVERY)

Nota: al momento de escribir esta reseña, no se declaraba la cuarentena voluntaria y/u obligatoria en nuestro país a raíz del Covid-19, la que obligó al cierre de cientos de restaurantes en Santiago, entre ellos, El Circo, pero que hoy están buscando reinventarse con despachos a la puerta de tu casa a través de Uber Eats y Pedidos Ya. 

Sencillo y lleno de sabor. Así es El Circo, un nuevo proyecto del chef Criss Vargas, quien antes se hizo cargo de la connotada cocina de la Casa Combi -aún en pie- de la Fuente Manquehue y de Cara de Peskao. El talento en la cocina le sobra.

Tengo la suerte de ya conocer su mano y sabía más o menos a lo que iba en El Circo. Cocina simple, abundante y enjundiosa, que espera a sus comensales en Providencia, debajo de las Torres de Tajamar, cercano a un connotado local nocturno.

La función comienza con un plato que quise probar desde que lo vi. No es nada del otro mundo, pero los Macaroni and Cheese, llamados Krusty en carta ($5.500) -en honor al vicioso payaso de Los Simpson- son suaves y tersos, cocinados y salteados en mantequilla, acompañados de salsa de queso y crocante tocino. Al menos yo, no pude parar de comerlos.

Todos los platos de la carta de El Circo hacen referencia a famosos payasos, actos inolvidables y circos del mundo. Y si bien tienen Fish and Chips, platos calientes y pescado,  los sánguches, son el fuerte. Aquí, dos de ellos; La Tragasables (5.900) es una clásica hamburguesa casera rellena de queso cheddar -puedes pedir tu punto de cocción- acompañada una vez más de tocino, aros de cebolla apanados, huevo frito, pepinillos y salsa bbq. Una mezcla infalible para cualquier hamburguesa bien preparada, a la que le chorrea el huevo para hacer todo más húmedo. Se acompaña de hartas papitas.

Por otro lado, el Circo de Moscú ($5.500) es un sánguche de pescado de merluza frita con ensalada chilena, lechuga, ají oro y mayo casera en pan ciabatta. Fresquito y bien crocante, lleno de color y jovialidad en boca. También viene con papas.

La genialidad de las papas fritas con diferentes toppings, es parte del sello de lo que hace Criss Vargas, porque comprende todo el match que puede haber en ellas; son simples de preparar, fáciles de comer, aportan color y sabores crujientes y todos las amamos. Por ello, probé las Papas Copucha ($3.500) que además de bien presentadas, son interesantes de comerlas, porque traen mermelada de pimentón, champiñón salteado, pesto, tomate asado y queso vegetal, un juego bien pensado de sabores.

La función de El Circo está en receso (pero no olviden que están repartiendo a domicilio) y esperamos que regresen pronto, con bombos y platillos, para dar a conocer su oferta y se llenen del aplauso del público que tanto está necesitando el rubro gastronómico en estos momentos.

 

 

LA NECESARIA ADAPTACIÓN DE PUNTO OCHO EN CUMBRES LASTARRIA

El restaurante del octavo piso del hotel Cumbres Lastarria está ubicado en una de las zonas más afectadas por el estallido social, en la calle del mismo nombre. Es por ello que, ante la baja inminente de huéspedes y comensales, así como ha ocurrido con todo los sectores cercanos a Plaza Baquedano, han tenido que tomar medidas.

De la mano del sous chef Jorge Seguel, esta vez decidieron tener solamente un menú ejecutivo con un valor único de $13.900, con una sabrosa variedad de platos inspirados por la cocina chilena. Esta alternativa, se compone de tres opciones de entradas, tres opciones de platos principales y tres opciones de postres, más café, té o infusión y una copa de alguna buena cepa de la casa.

Este menú solamente se ofrece a la hora de almuerzo de lunes a viernes y se podrán encantar con platos ricos como la Crema de Porotos o los Camarones Tempura con Ostión a la Parmesana y Sour Cream. Pura «inspiración nacional» comenta el sous chef Seguel. Si tienen la posibilidad de probar -y que esté dentro del menú- los Ñoqui a la Carbonara, háganlo. Son sencillamente exquisitos, con láminas de parmesano y un huevo pochado cocinado con una minuciosa técnica de cocción lenta de más de media hora a unos 64°. También hay opciones de carne como la Malaya de Cerdo Rellena de Zarzaparrilla y Arroz Basmati o pescados como la Merluza con Hummus y Espárragos Glaseados. 

¿El postre? tan sofisticado como podría ser pedirlo por carta.

¿Dónde? José Victorino Lastarria 299, Santiago.

 

THE GLASS, LA COCINA CHILENA QUE NUNCA DEJA DE SORPRENDER

Ya resulta prácticamente imposible ir a visitar al chef Claudio Úbeda -quien hace años maneja la cocina del hotel Cumbres Vitacura– y no salir embobada con sus platos. Y si bien, ya tiene varios caballitos de batalla dentro de su propuesta, el sabor y las texturas jamás se han perdido.

Productos frescos y pesca sustentable son parte de la consigna de esta carta de verano, que se acompaña de destacados vinos de la casa; Rui Sparkling (espumante patagón), Cordilleramar, Pedro Jiménez del 2016 de Viña Choapa, Chardonnay 2017, Talinay de la viña Tabalí, entre otras virtuosas etiquetas.

Un extravagante Arrollado de Malaya con pebre de algas y papas nativas ($7.900) fue el puntapié inicial en esta aventura culinaria que siempre resulta tan bien. Yo la he tenido al menos cinco veces. Las papas chilotas cremosas y terrosas acompañan muy bien a la malaya, que se siente fresca y sabrosa.

Los Ravioles rellenos con prieta y manzana, en salsa de humita en olla ($12.000) son todo lo que deseamos saborear del verano y aún más. Esa añoranza que viene en esta época por sentir la bondad del choclo en cualquiera de sus preparaciones, la encontramos en este plato, que se complementa de manera genial con la personalidad de la prieta que tiene un toque algo acaramelado. Aplausos de pie.

Y aquí llega un plato que me dejó con ganas de más. Debe ser porque soy una fan del sur de Chile. Lo cierto es que el Salmón a la grilla, milcao chilote, vegetales ahumados y salsa de curanto ($14.300) es un delicia. Calientito, con un buen juego de sabores y aromas, un milcao crocante, cremoso y un salmón a punto, llegando a ser sedoso. Atento con la salsa de mantequilla como base, que ayuda a levantar cada ingrediente.

Por el lado de las carnes, fue el cordero el que salió a brillar. Cuadril de cordero, crema de pataska nortina y zanahorias glaseadas (14.500) es un plato digno de pasearse por las prestigiosas cocinas del mundo en representación nuestra. Una carne suave, que viene de la parte baja de las «pompis» del animal (descripción lúdica), pero muy presente en boca, con un puré blando de pataska que le da muchísima textura, zanahorias glaseadas en miel que, además de ser una ternura, entregan un dulzor justo y necesario y una tierra de longanizas para un guiño de acidez.

¿Eres un viudo de la navidad? Entonces no puedes perderte esta deconstrucción tan bien lograda de una Tarta tibia de pan de pascua y helado de mazapán ($4.200) Para saborear cada trocito.

¿Dónde? Av. Pdte. Kennedy Lateral 4422, Vitacura.