LA SABROSA FUSIÓN GASTRONÓMICA DE SABOR Y AROMA

Abrieron en noviembre del 2016 y en este algo más de un año se han posicionado como uno de los restaurantes de comida fusión asiática/peruana más exitosos de la escena culinaria. Y es que su cocina, de la mano del chef Leif Ruffasto,  es realmente deliciosa.

Y no sólo destaca, a mi parecer, por su cocina. El lugar es realmente lindo, con espacios amplios, salones confortables y una mesa de Teppanyaki en el centro que es una de las grandes protagonistas, ya que son pocos los restaurantes de comida asiática que poseen una. Un lujito de aquellos, muy atractivo.

Sabor y Aroma fue mi último restaurante del 2017, y por la fecha, tuve la suerte de probar platos del menú especial de fin de año, de la carta y parte del menú ejecutivo del día. Me dí un verdadero festín de sabores.  Y para abrir el apetito y conversar el clásico sour peruano de entrada, unos Grisines crocantes y coloridos con salsa para untar.

Luego, llegó una Ensalada de Solterito fresca y fría para calmar el calor. Tres tipos de quínoa (roja, negra y blanca) con toques de palta. Color, texturas y muy bien aliñada. Lista solo para ser disfrutada. ¿Y el plato? Súper entretenido, como si estuviera mordido por un gigante.

Cabe señalar que los platos que tienen en el menú ejecutivo de lunes a viernes de 12:30 a 16:00 h son platos que se encuentran en la carta por lo que, si te gustan, puedes volver cuando quieras por ellos.

Lo que vino a continuación eran verdaderas explosiones de arte y color al plato. Por un lado un Tataki de Vacuno con espuma de jengibre, bello y suave al paladar, tan suave que se deshacía en la boca y que fue parte de la propuesta de la cena de año nuevo. Con el, un Tiradito de Palometa tan chispeante como su compañero, dulce y muy refrescante. También parte del disfrute de año nuevo.

Pasando a las carnes las propuestas seguían siendo innovadoras, sabrosas y emplatadas de manera excepcional. Les cuento. Primero el Garrón de Cordero a la Norteña con puré de garbanzos. Una carne cocinada a baja temperatura por 12 horas para mantener sus jugos intactos. Un plato de gran aroma y que mezc sus sabores en boca muy, pero muy bien.

El Lomo Mar y Tierra acompañado de papas nativas por su parte también quiso ganar protagonismo en la mesa. Y lo logró. Con mariscos flambeados en vino blanco y pisco y una carne en exquisito punto de cocción. Muy rico.

La atención en Sabor y Aroma es sin duda de primera. Y es lo que se espera de un lugar de su categoría. Los garzones son amables y aplicados por lo que, además de comer rico, puedes aprender. Experiencia redondita.

Y nos pusimos fresquitos de nuevo. El Sushi Hot Chile, que está en la carta, es un perfecto y sabroso bocado de langostino, palta y salmón flambeado en salsa togarashi, una delicatesen que deben probar sí o sí.  Y el otro plato que está en esta línea más veraniega es la Chalaquita que es un festival de choritos y almejas tal como un ceviche, con un justo toque de acidez y presentado sobre hielo para mantener su temperatura ideal.

¿Quieren que hablemos de los postres? Porque si en Sabor y Aroma tienen una carta de platos maravillosa, los postres no podían desentonar. No se asusten porque no lo hacen. Entonces probé (probamos) tres de ellos: Un Crocante de Limón parte de la propuesta de año nuevo, un Sorbete de Naranja frío y tentador parte de la carta y el Tres Leches de Chocolate con mucho sabor lácteo acompañado de unos merenguitos que no se pueden parar de comer. ¡Cierre perfecto!

Una velada encantadora de principio a fin. Sabores, texturas, colores y aromas que cualquier comensal va a agradecer. Bien puesto que tienen el nombre.

¿Dónde? Avenida Raúl Labbé 12559, Lo Barnechea.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *