INVIERNO Y EL PLACER DE COMER EN THE GLASS

Placer. Si existe una palabra que puede definir la experiencia que se vive en la cocina del gran chef Claudio Úbeda esa es, a mi parecer, placer. Placer visual, olfativo, al paladar. Es por eso que cada vez que recibo la invitación de ir a The Glass de Cumbres Vitacura, acepto feliz.

Esta vez pude probar los platos que se presentarán durante esta temporada de invierno en el restaurante del hotel, donde la cocina chilena renovada se siente en cada bocado. Por eso, para abrir el apetito, unos Erizos al Cajón (siempre dependiendo de la disponibilidad) coloridos y no tan potentes en boca. Quedan fantásticos como tentempié inclusive para aquellos que temen un poco a los mariscos.

Lo siguiente fue una amiga ya conocida y que me había dejado pensando en ella todo el tiempo. Una Prieta Confitada, en grasa de pato por ciertocon manzana en tostada perfumada al ajo y es, definitivamente, uno de los platos más increíbles que me ha tocado probar últimamente. ¡Bravo!

Lo que siguió ya se está transformando en un clásico de esta temporada. Un Pulmai Chilote lleno de tesoros en el interior, de intenso aroma y sabor, con texturas suaves y un inigualable sabor a mar en boca. Y del mar también lo mejor de nuestra costa con una Merluza Austral dorada en su jugo servida en ragout de hongos de recolección con frutos secos y habas salteadas. Un plato cálido, reconfortante, de sabores con personalidad que alegran el corazón. Los maridajes: Secreto de Viu Manent, Viogner 2016 y Cariblanco Kingstone Sauvignon Blanc 2016, respectivamente.

Y del campo a la mesa la Punta de Ganso en cocción de 36 horas con crema de porotos con rienda y polvo de longaniza. Una carne que no daba más de blandita con crocancia e intensidad otorgada por el polvo de longanizas y un sabor de antaño de la crema de porotos. Un plato adorable que queda definitivamente en la memoria. ¿El vino? Un Malbec Pura Alma.

Desde su apertura el año 2016, The Glass ha obtenido innumerables reconocimientos por su gastronomía, destacando el otorgado por el Círculo de Cronistas Gastronómicos a Mejor Restaurante de Cocina Chilena ese mismo año. Hoy, en 2018, el chef Claudio Úbeda mantiene su oferta de gran nivel y muchísimo corazón. Eso, se nota.

Y para cerrar algo muy nuestro. Una Leche Asada con Caramelo esponjosa, húmeda y dulce que llegó para confirmar lo que dije en esta reseña desde un principio. El placer de estar frente a los platos de tan talentoso chef, en tan hermoso y acogedor lugar.

¿Dónde? Av. Pdte. Kennedy Lateral 4422, Vitacura.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *