ÁUREA RESTAURANTE: LA COCINA DE ORO DEL BARRIO LORETO

Abrieron hace poquito más de un año con gastronomía que apunta a la cocina chilena de autor, pero con ostentosos guiños de otras culturas -la española va fuerte- en donde el producto nacional es trabajado meticulosamente, con tiempos y técnicas de admirar. Ubicados en una hermosa y renovada casona en el barrio Loreto, donde antes estuvo Casa Alma, llenan el ambiente con una verdosa terraza y un ambiente interior que goza de decoración kitsch.

Los chefs Tomás Saldivia, quien se hizo cargo del pabellón chileno de Expo Milán el año 2015 como chef ejecutivo y que permaneció un año trabajando en la cocina del connotado Celler de Can Roca e Ismael Lastra, especialista en la técnica Cook and Chill -que alarga la vida y mantiene las propiedades de los alimentos-, son los socios fundadores de esta apuesta de montajes delicados y gran sabor.

Comenzamos con un Paté de Ave Casero ($8.900) una receta que le hace honor a los años y que viene en tres variedades; miel de palma y coco tostado, pesto – pistacho y pesto – albahaca. Textura y cremosidad en el paladar que abre perfectamente cualquier experiencia sensorial. Se acompaña de tostadas de la casa. Por otro lado, los Locos en Salsa Tártara y Tártaro de Papas llega como una alternativa fresca para capear los atardeceres llenos de calor. Definitivamente la palta, los locos y la mayo no fallan nunca. Unos moluscos de buena y apretadita consistencia.

La Ración de Choritos a la Marinera son increíblemente ¡wow! Demasiado ricos, que te empapan los dedos de una salsa de tomate cocinada cuidadosamente durante 14 horas, con la ansiedad de abrir las conchitas sin parar para saborear su interior. Tienes que descubrirlos dentro de una olla. No por nada, son uno de los platos estrellas de Áurea.

Y por aquí se deja sentir un guiño a la cocina internacional. Tenemos las Caraqueñas Santiaguinas ($8.900) que vienen rellenas de cerdo mechado atomatado y que son bien crocantes y sabrosas. Y para los vegetarianos, está el Pastel de Choclo con base de pino de berenjenas, queso ricotta y parmesano -mucho, mucho queso- y con unas tímidas legumbres que asoman en más de un bocado.

¿El lado dulce? Un sensual postre de Tres texturas de chocolate para disfrutar acompañado -o solito si es bastante golozo-.

Póngale ojo a la coctelería de autor, el barista Diego Marín lo encantará con creaciones como El Hombre Cosecha con tequila, chancaca, laurel, limón, naranja y Aperol, fresco y de linda presentación, o La Última Esperanza creado magníficamente con gin, calafate y syrup de violeta, muy acaramelado.

¿Dónde? Antonia López de Bello 191, Recoleta, Santiago.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *