SARITA COLONIA NUNCA DEJA DE SORPRENDER CON SU COCINA PERUANA TRAVESTI

Nuevamente en Sarita Colonia. Siempre es tan agradable venir a verlos y probar una vez más su gastronomía peruana travesti, como ellos mismos la definen. Siempre un placer.

Esta vez los sabores de invierno son los que mandan en la renovada carta -dos al año- siempre de la mano creativa de Juan Andrés García quien inauguró los fuegos de Sarita Colonia el año 2014 vistiendo a la cocina peruana con el arte de otras culturas, travistiéndola de manera deliciosa.

Les comienzo a contar entonces de la Causa de Yuca Frita con camarones en Salsa Acevichada ($11.900) que se mantuvo en carta y que consiste en una yuca empanizada en panko, con camarones ecuatorianos en salsa acevichada caliente de ají amarillo. Es suave, cremosa y con un crunchi otorgado por los camarones. Los Ajíes Rellenos ($12.900) por su parte, y nuevos en carta, son un plato fresco con un picor suavecito que queda en boca. Muy deliciosos. Están rellenos de mariscos del día en salsa blanca, con laminas de palta y chalaquita.

Otra de las nuevas Entradas Travestis es la de Papas Chilotas a la Huancaína ($9.900) con queso fresco y cochayuyo crocante. Son realmente imperdibles, de ricas texturas y una mezcla de sabores fantástica. También tenemos la entrada -ya famosa en Sarita- de Ceviche de Chochas, Ostiones y Pulpo (13.900) siempre con su ají correspondiente, un plato colorido y de rico limón, con chochas de Coquimbo, ostiones y pulpo marinados en jugo de limón de pica servido con un cremoso puré de camotes. Una delicia.

Y si todas estas maravillas aún no son suficientes para que se animen a venir a probar la nueva carta de Sarita Colonia -y los platos anteriores también por cierto- déjenme decirles que la coctelería, a cargo de Cristián Rosel, tiene grandes novedades.

Puedo mencionarles algunas de ellas; el Viejo Peruano ($5.900) que se hace con Tabernero, Monkey Shoulder, syrup de huacatay y bitter orange y de angostura. Ojo, que en Sarita hacen todos sus syrup. Por otro lado el Honey Love ($6.900) suavecito y poco alcoholizado, trae Jack´s Daniels Honey, syrup, jugo de limón, albahaca y tónica. Tu Media Naranja ($5.900) con gin boliviano La República Andina, jugo de naranja y zanahoria, syrup de mandarina, Thomas Henry Ginger Beer y el Corazón Negro ($5.900) muy aromático hecho con pisco Sagrado Corazón, payflour bols, jugo de pomelo y maqui y agua tónica. Rico, rico.

Y no puedo comenzar a hablar de los Fondos Travestis, sin partir por la maravilla de plato que es el Pastel de Choclo Relleno con Lomo Saltado (12.900) ¡Wow! Esta creación es parte de las nuevas propuestas y es realmente delicioso, trae en su aroma y sabor la emoción de las cocinas antiguas, humeantes, recuerdos nostálgicos de la mano de una carne jugosa en contraste con el dulzor magnífico del choclo. Tienen que probarlo.

La Sobrecostilla Glaseada con Cremoso de Mote ($14.900) tiene una suavidad característica. Es un plato dulzón con una carne de libre pastoreo cocinada a fuego lento por 8 horas que se corta con el tenedor y un cremoso de mote con ají amarillo para cucharearlo una y mil veces.  Y el Gnocchi con Filete Sellado, Salsa de Seco y Cherrys Asados ($13.900) no falla, y por algo se sigue manteniendo en carta. Tienen una textura suave y al dente, perfectos, y la carne tiene un toque ahumado delicioso. Es difícil que una pasta pueda fallar, sobretodo si son gnocchis ¿no lo creen?

¿Vamos a los dulces? Sé que es la parte favorita de muchos. Pude probar tres de los cinco Postres Cuáticos que ofrece Sarita Colonia. Y están bien cuáticos. Comenzando por el Tres Leches de Marley Coffee ($5.900) con mucho sabor a café y harto dulzor también, pero esponjosito y húmedo como debe ser. También está el Budín de Pan King´s Hawaiian ($5.900) acompañado de compota de manzana que le da acidez y equilibrio. Sin duda un postre de esos clásicos que tanto nos gustan. Para cerrar, el Princesa 2.0 ($6.900) es un postre para los amantes del chocolate. Trae un mousse de maní, brownie de chocolate, helado de chocolate, maní garrapiñado y salsa butterscotch. Un cierre fantástico para una velada inolvidable, de esas que solo Sarita Colonia sabe entregar.

¿Dónde? Loreto 40, Recoleta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *